Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo diagnosticar y tratar la resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina ocurre cuando esta hormona tiene menor capacidad para colocar la glucosa de la sangre dentro de las células, haciendo que la glucosa se mantenga en la sangre en concentraciones un poco más elevadas de lo normal. Este síndrome es causado por la combinación de influencias hereditarias con otras enfermedades y hábitos de vida de la persona como la presencia de obesidad, sedentarismo y aumento del colesterol, por ejemplo.

Esta resistencia es detectada por el examen de sangre, donde se observa el aumento de los niveles de glucosa sanguínea, principalmente después de las comidas o en ayuno. Por lo tanto, este síndrome es una forma de prediabetes, ya que si no es tratada y corregida a tiempo a través del control de la alimentación, pérdida de peso y realización de actividad física, se convertirá con el paso del tiempo en una diabetes tipo 2.

Cómo diagnosticar y tratar la resistencia a la insulina

Cómo diagnosticar

El síndrome de resistencia a la insulina normalmente no provoca síntomas y, por esto, para confirmar si está presente se debe hacer el examen de la curva de tolerancia a la glucosa, también llamada prueba de tolerancia oral a la glucosa. 

Este examen se realiza midiendo el valor de la glucosa después de la ingestión de 75 g de un líquido azucarado. 

La interpretación del examen de la curva de tolerancia a la glucosa después de 2 horas es de la siguiente forma:

  • Normal: inferior a 140 mg / dl;
  • Resistencia a la insulina: entre 140 y 199 mg / dl;
  • Diabetes: igual o superior a 200 mg / dl.

A medida que la resistencia a la insulina empeora, además de que la glucosa se eleva después de comer, también pasa a estar elevada en ayuno, porque el hígado intenta compensar la falta de azúcar dentro de las células. Por esto, también se puede realizar el examen de glucosa en ayunas para evaluar el grado de la resistencia.

Los valores de la glucemia en ayuno son: 

  • Normal: inferior a 110 mg / dl;
  • Glucemia en ayuno alterada: entre 110 mg / dl y 125 mg / dl;
  • Diabetes: igual o superior a 126 mg / dl.

En este período los niveles de glucosa aún pueden ser controlados porque el organismo estimula el páncreas a producir cada vez mayores cantidades de insulina, para compensar la resistencia a su acción.

Por esto, otra forma de diagnosticar la presencia de este síndrome es calcular el índice de resistencia a la insulina (Homa-IR), que es un cálculo realizado para evaluar la relación entre la cantidad de azúcar y la cantidad de insulina en la sangre.

Los valores normales del Índice Homa son, en general, como se indica a continuación:

  • Valor de referencia del Homa-IR: inferior a 2,15;
  • Valor de referencia de Homa-Beta: entre 167 y 175.

Estos valores de referencia pueden variar dependiendo del laboratorio, y de si el paciente tiene el Índice de Masa Corporal (IMC) muy alto, por lo que debe ser siempre interpretado por el médico. 

Sin embargo, al cabo de algunos meses o de años con el síndrome de resistencia a la insulina, aparece la diabetes tipo 2, esto ocurre debido a que el páncreas comienza a fallar y a disminuir la producción de insulina que es necesaria para el cuerpo. Esta enfermedad causa síntomas como sed y hambre excesiva, además de diversas complicaciones a los órganos como ojos, riñones, corazón y piel. 

Cómo diagnosticar y tratar la resistencia a la insulina

¿Qué puede causar resistencia a la insulina?

Este síndrome, la mayoría de las veces, surge en personas que ya tienen una predisposición genética, al tener otros familiares que han tenido o que tienen diabetes, por ejemplo.

Sin embargo, puede desarrollarse incluso en personas que no tienen este riesgo, debido a hábitos de vida que desajustan el metabolismo como la obesidad o aumento de la circunferencia abdominal, alimentación con exceso de carbohidratos, sedentarismo, hipertensión o aumento del colesterol y triglicéridos.

Además de esto, las alteraciones hormonales, principalmente en la mujer, también pueden aumentar las posibilidades de desarrollar resistencia a la insulina como en las mujeres que tienen síndrome de ovario poliquístico. En estas mujeres, las alteraciones que causan el desequilibrio menstrual y el aumento de las hormonas androgénicas, también causa un descontrol en el funcionamiento de la insulina.

Cómo tratar la resistencia a la insulina

Si el tratamiento de la resistencia a la insulina es realizado correctamente puede curarse y, así evitar que la enfermedad se agrave convirtiéndose en diabetes. Para tratar esta condición, es necesario la orientación del médico general o del endocrinólogo además de la realización de algunos pequeños cambios en los hábitos del individuo como:

  • Perder peso, con realización de dieta y actividad física;
  • Practicar actividad física por lo menos 3 veces por semana durante 1 hora;
  • Monitorizar los niveles de glucemia, con acompañamiento médico cada 3 o 6 meses;

El médico puede prescribir Metformina en aquellos casos donde el riesgo es elevado para diabetes, esta es una medicación que ayuda a controlar la producción de glucosa por el hígado y a mejorar la acción de la insulina, ayudando a transportar la glucosa hacia las células. Sin embargo, si la persona es rigurosa en el tratamiento con dieta y actividad física, el uso de medicamentos puede que no sea necesario. 

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar