Resistencia a la insulina: qué es, exámenes y tratamiento

El síndrome de resistencia a la insulina ocurre cuando se reduce la acción de esta hormona en el organismo, cuya función es transportar el azúcar que se encuentra en la sangre a las células para producir energía, provocando que la glucosa se acumule en la sangre y dando origen a una diabetes a largo plazo.

La resistencia a la insulina generalmente es causada por una combinación de influencias hereditarias con otras enfermedades y hábitos de vida, como la obesidad, el sedentarismo y el aumento del colesterol, por ejemplo. Este problema puede detectarse a través de diferentes análisis de sangre, como la prueba de glucosa en ayunas, el índice HOMA o la curva de tolerancia a la glucosa.

Este síndrome es una forma de prediabetes, por lo que si no es tratada y corregida a tiempo, a través de una alimentación equilibrada, pérdida de peso y actividad física, podría llegar a convertirse en una diabetes tipo 2.

Resistencia a la insulina: qué es, exámenes y tratamiento

Exámenes para identificarla y valores normales

La resistencia a la insulina normalmente no provoca síntomas, por esto, para confirmar el diagnóstico pueden realizarse diferentes exámenes de sangre, que incluyen:

1. Curva de tolerancia a la glucosa

Este examen se realiza midiendo el valor de la glucosa después de la ingestión de 75 g de un líquido azucarado. La interpretación del examen de la curva de tolerancia a la glucosa después de 2 horas de haber ingerido el líquido es de la siguiente forma:

  • Normal: inferior a 140 mg / dl;
  • Resistencia a la insulina: entre 140 y 199 mg / dl;
  • Diabetes: igual o superior a 200 mg / dl.

A medida que la resistencia a la insulina empeora, además de que la glucosa se eleva después de comer, también pasa a estar elevada en ayuno, porque el hígado intenta compensar la falta de azúcar dentro de las células. Por esto, también se puede realizar el examen de glucosa en ayunas para evaluar el grado de la resistencia.

Vea cómo se realiza el examen de curva de tolerancia a la glucosa.

2. Glucosa en ayunas

La glucosa en ayunas, conocida también como glicemia o glucemia en ayunas, es un examen en el que la persona debe mantenerse sin comer durante 8 a 12 horas, para luego ser recogida una muestra de sangre en el laboratorio y determinar los valores de azúcar en la sangre.

Los valores de referencia son:

  • Normal: inferior a 110 mg / dl;
  • Glucosa en ayuno alterada: entre 110 mg / dl y 125 mg / dl;
  • Diabetes: igual o superior a 126 mg / dl.

En este período los niveles de glucosa aún pueden ser controlados porque el organismo estimula el páncreas a producir cada vez mayores cantidades de insulina, para compensar la resistencia a su acción.

Conozca cómo se realiza el examen de glucosa en ayunas y cómo interpretar el resultado.

3. Índice HOMA

Otra forma de diagnosticar la resistencia a la insulina es calcular el índice HOMA, que es un cálculo realizado para evaluar la relación entre la cantidad de azúcar y de insulina en la sangre.

Los valores normales del Índice Homa son:

  • Valor de referencia del Homa-IR: inferior a 2,15;
  • Valor de referencia de Homa-Beta: entre 167 y 175.

Estos valores de referencia pueden variar dependiendo del laboratorio y de si el paciente tiene un índice de masa corporal (IMC) muy elevado. Por este motivo, el resultado debe ser interpretado por el médico tratante.

Conozca para qué sirve y cómo calcular el índice Homa.

Resistencia a la insulina: qué es, exámenes y tratamiento

Posibles causas de la resistencia a la insulina

La resistencia a la insulina, la mayoría de las veces, surge en personas que ya tienen predisposición genética, al tener otros familiares que han tenido o que tienen diabetes.

No obstante, también puede desarrollarse en personas que no tienen antecedentes familiares, como consecuencia de hábitos de vida que causan un desajuste en el metabolismo y provocan un exceso de peso y el aumento de la circunferencia abdominal, debido a: una alimentación desequilibrada y rica en carbohidratos, la falta de actividad física y la presencia de enfermedades como hipertensión o dislipidemia.

Además de esto, las alteraciones hormonales, principalmente en la mujer, también pueden aumentar las posibilidades de desarrollar resistencia a la insulina como en las mujeres que tienen síndrome de ovario poliquístico. En estas mujeres, las alteraciones que causan el desequilibrio menstrual y el aumento de las hormonas androgénicas, también causa un descontrol en el funcionamiento de la insulina.

Cómo se realiza el tratamiento

Si el tratamiento para la resistencia a la insulina es realizado correctamente, esta puede ser curada, evitando así que la enfermedad se agrave y se convierta en una diabetes.

Para ello es importante controlarse con un médico general o endocrinólogo, ya que en algunos casos, donde el riesgo de desarrollar diabetes es elevado, podría indicar el uso de hipoglicemiantes orales como la metformina. Este es un medicamento que ayuda a controlar la producción de glucosa en el hígado y aumenta la sensibilidad de la insulina en el organismo.

Asimismo, se debe mantener una monitorización de los niveles de glucosa en la sangre, con el acompañamiento del médico cada 3 o 6 meses.

Además de esto, también es necesario acudir a un nutricionista, para que a través de una evaluación, establezca una dieta adecuada que permita disminuir el exceso de carbohidratos que se ingieren y mejorar los hábitos alimentarios, facilitando así la pérdida de peso. Además de la dieta, también se debe realizar actividad física de forma regular, como caminar, trotar, correr, bailar o hacer algún deporte.

Vea en qué consiste la dieta para prediabetes.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • GRUPO CIMED. cloridrato de metformina. 2017. Disponible en: <https://www.onofre.com.br/estaticos/bulas/639115.pdf>. Acceso en 02 Jul 2019
  • LONGO, Dan L. et al.. Medicina interna de Harrison. 18.ed. São Paulo: AMGH Editora, 2013. 1347-1358.
Más sobre este tema: