Síndrome de Cushing: síntomas y tratamiento

El Síndrome de Cushing, también llamado hipercortisolismo, es una alteración hormonal que ocurre debido a una elevada cantidad de cortisol en la sangre causando síntomas como el rápido aumento de peso y la acumulación de grasa en la zona abdominal y cara, además del desarrollo de estrías rojas en el cuerpo, así como piel grasosa con tendencia al acné, por ejemplo. 

Así, ante la presencia de estos signos y síntomas, se recomienda consultar a un endocrinólogo para que solicite los análisis de sangre y estudios de imagen necesarios, y así, indicar el tratamiento adecuado, que puede ser por medio de medicamentos o la realización de cirugía, por ejemplo. 

Síndrome de Cushing: síntomas y tratamiento

Principales síntomas

El síntoma más característico del síndrome de Cushing es la acumulación de grasa en la región abdominal y en el rostro, también conocido como "cara de luna llena". Además, otros signos y síntomas que pueden estar relacionados con este síndrome son:

  • Aumento rápido de peso, pero con brazos y piernas delgados;
  • Manifestación de estrías anchas y rojas en la barriga;
  • Desarrollo de vellos en el rostro, principalmente en el caso de la mujeres;
  • Aumento de la presión arterial;
  • Diabetes, ya que es común que haya un aumento en el nivel de azúcar en sangre;
  • Disminución de la libido y de la fertilidad;
  • Debilidad muscular;
  • Piel más grasosa y con tendencia al acné;
  • Dificultad para que las heridas cicatricen;
  • Surgimiento de manchas moradas.

Normalmente se observa la manifestación de varios síntomas al mismo tiempo y son más comunes en pacientes con enfermedades como artritis, asma, lupus o después de un trasplante de órganos y que toman corticoides por varios meses en cantidades elevadas. En el caso de niños con síndrome de Cushing puede observarse un crecimiento lento, con estatura baja, aumento del vello facial y corporal, pero con calvicie.

Causas del síndrome de Cushing

El síndrome es causado por el aumento de los niveles de cortisol en la sangre, que puede suceder como consecuencia de diversas situaciones. Una causa frecuente de ese aumento y que favorece el desarrollo de la enfermedad, es el uso prolongado y en dosis elevadas de corticoides, que normalmente están indicados en el tratamiento de enfermedades como lupus, artritis reumatoide y asma, además en casos de trasplante de órganos.

Además, también puede ocurrir debido a la presencia de un tumor en la glándula pituitaria, que se encuentra en el cerebro, llevando al desequilibrio en la producción de ACTH y, por consecuencia, aumento en la producción de cortisol, que puede ser detectado en altas concentraciones en la sangre. Conozca más sobre las funciones del cortisol.

Síndrome de Cushing: síntomas y tratamiento

Cómo se realiza en diagnóstico

El diagnóstico del síndrome de Cushing debe ser realizado por el endocrinólogo basado en la evaluación de los síntomas presentados por la personas, antecedentes de salud y realización de exámenes de laboratorio o de imagen.

De esta forma, el médico puede solicitar la realización de un análisis de sangre, saliva y de orina de 24 horas para evaluar los niveles de cortisol y ACTH que circulan en el organismo. Además, puede también solicitarse la realización del test de estimulación con dexametasona, que es un medicamento que estimula el funcionamiento de la hipófisis y que puede ayudar en el diagnóstico. Debido al uso de dexametasona, puede recomendarse que la persona permanezca hospitalizada durante 2 días.

Con el objetivo de confirmar la presencia del tumor en la hipófisis, el médico puede solicitar la realización de una tomografía computarizada o resonancia magnética, por ejemplo. En muchos casos, es necesario repetir los exámenes para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento correcto, ya que algunos síntomas son comunes a los de otras enfermedades, lo cual puede dificultar el diagnóstico.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento para el Síndrome de Cushing debe ser prescrito por el endocrinólogo y varia conforme a la causa del síndrome. Cuando la enfermedad es causada por el uso prolongado de corticoides, está indicada la disminución de la dosis del medicamento, según la orientación del médico y, si es posible, su suspensión. Conozca los principales efectos secundarios de los corticoides.

Cuando el Síndrome de Cushing es causado por un tumor, el tratamiento suele considerar la cirugía para removerlo y posteriormente la realización de radioterapia o quimioterapia. Además, antes de la cirugía o cuando el tumor no puede ser removido, el médico puede recomendar que el paciente tome medicamentos para controlar la producción de cortisol.

Para reducir los síntomas de la enfermedad es importante mantener una alimentación pobre en sal y comer todos los días fruta y vegetales, ya que son alimentos ricos en vitaminas y minerales que ayudan a fortalecer el sistema inmune.

Posibles complicaciones

Cuando el tratamiento para el Síndrome de Cushing no se realiza correctamente no no se recibe tratamiento, hay riesgo de muerte debido al descontrol hormonal. Esto debido a que el desequilibrio de los niveles hormonales puede causar un mal funcionamiento de los riñones y falla de los órganos.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • DAMASCENO, Sérgio A.; FREITAS, Eduarda P. P.; SILVA, Janaína M.; PEREIRA, Tassiana M. A et al. Doença de Cushing: Revisão Integrativa. Revista de Saúde. Vol 10. 2 ed; 76-81, 2019
Más sobre este tema: