Diabetes tipo 2: qué es, síntomas, tratamiento y consecuencias

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica caracterizada por la resistencia del organismo a la insulina y el aumento de los niveles de azúcar en la sangre, lo cual produce síntomas clásicos como sensación de boca seca, aumento de las ganas de orinar, sed aumentada, e incluso, pérdida de peso sin causa aparente. 

Al contrario de la diabetes tipo 1, la persona no nace con diabetes tipo 2, si no que va desarrollando la enfermedad con el paso de los años debido a los hábitos de vida poco saludables, especialmente el consumo excesivo de carbohidratos en la alimentación y estilo de vida sedentario.

Dependiendo del grado de alteración en los niveles de azúcar, el tratamiento puede basarse en la realización de algunos cambios en la dieta y en el estilo de vida de la persona; o incluir medicamentos como los hipoglucemiantes orales o insulina, los cuales deben ser siempre prescritos por un médico. La diabetes no tiene cura, pero es una enfermedad que puede evitarse las complicaciones. 

Diabetes tipo 2: qué es, síntomas, tratamiento y consecuencias

Principales síntomas

Si cree que puede padecer diabetes tipo 2, selecciones los síntomas que actualmente presenta y descubra el riesgo de tener esta enfermedad:

  1. 1. Ganas exageradas de beber agua
  2. 2. Boca constantemente seca
  3. 3. Ganas frecuentes de orinar
  4. 4. Cansancio frecuente
  5. 5. Visión borrosa o nublada
  6. 6. Heridas que demoran en cicatrizar
  7. 7. Sensación de hormigueo en las manos o en los pies
  8. 8. Infecciones frecuentes como candidiasis o infecciones urinarias
Imagem que indica que o site está carregando

A veces, estos síntomas pueden ser difíciles de identificar, por lo que una de las mejores formas de conocer la posibilidad de tener diabetes es realizándose exámenes de sangre de forma continua, con el fin de ir evaluando los niveles de azúcar en la sangre, especialmente en ayuno.

Causas de diabetes tipo 2

Aunque la diabetes tipo 2 es más frecuente que la diabetes tipo 1, las causas aún no están muy claras. Sin embargo, se sabe que el desarrollo de este tipo de diabetes está influenciado por un conjunto de factores, siendo los principales:

  • Tener exceso de peso;
  • Llevar un estilo de vida sedentario;
  • La ingesta de una dieta rica en carbohidratos, azúcares y grasas;
  • Tabaquismo;
  • Acumulación de grasa en la región abdominal.

Además, la diabetes tipo 2 también puede ocurrir con mayor facilidad en personas con más de 45 años que usan corticosteroides, que tienen presión arterial alta, mujeres que tienen síndrome de ovario poliquístico y personas con antecedentes familiares de diabetes.

Por este motivo, ante la presencia de un conjunto de factores, es posible que el páncreas disminuya la producción de insulina con el tiempo, dando como resultado niveles más altos de glucosa en sangre y favoreciendo el desarrollo de la enfermedad.

Cuáles son los exámenes que confirman la diabetes tipo 2

El diagnóstico de diabetes mellitus tipo 2 se realiza a través de un análisis de sangre o de orina, que evalúa la cantidad de glucosa en el organismo. Este examen se realiza generalmente en ayuno y debe ser hecho en 2 días diferentes, para poder hacer la comparación entre los resultados.

Los valores de referencia de glucosa en ayudo son de hasta 99 mg/dL en sangre. Cuando la persona posee valores de glucosa en ayuno entre 100 e 125 mg/dL, se diagnostica como prediabetes y cuando posee glucosa en ayuno superior a 126 mg/dL puede tener diabetes. 

Conozca las pruebas que diagnosticas la diabetes y los valores de referencia.

Cómo se realiza el tratamiento

La primera forma de tratamiento de la diabetes tipo 2 es la adopción de una dieta equilibrada y con menos cantidad de azúcar y otras formas de carbohidratos. Además, también es importante realizar actividad física por lo menos 3 veces a la semana y perder peso en el caso de personas con sobrepeso y obesidad. 

Después de estas recomendaciones, en caso de que los niveles no se normalicen, el médico puede aconsejar el uso de antidiabéticos orales, que son comprimidos que ayudan a controlar los niveles de azúcar en la sangre. 

El uso de insulina es la opción de tratamiento para aquellas personas que no logran mantener controlado el nivel de glucosa con el uso de medicamentos orales o que no pueden utilizar los antidiabéticos debido a otros problemas de salud, como insuficiencia renal o que no pueden utilizar metformina, por ejemplo. 

Estas personas necesitan monitorizar todos los días los niveles de azúcar y la administración de insulina correspondiente durante toda su vida, en la mayoría de los casos. Sin embargo, pueden volver a utilizar comprimidos en caso de que tengan un buen control de la glucemia. 

Vea en el siguiente video cuáles son los mejores ejercicios para combatir la diabetes:

Posibles consecuencias de la diabetes tipo 2

Cuando el tratamiento de diabetes no se inicia a tiempo, la enfermedad puede causar varias complicaciones en el organismo, relacionadas con la acumulación de azúcar en varios tipos de tejidos. Algunas de las más comunes incluyen:

  • Alteraciones graves de la visión que pueden llevar a la ceguera;
  • Mala cicatrización de heridas que pueden llevar a necrosis y a la amputación del miembro;
  • Disfunciones en el sistema nervioso central;
  • Complicaciones cardíacas y coma.

Estas complicaciones también pueden presentarse cuando la persona está haciendo el tratamiento pero no sigue las orientaciones médicas de forma correcta. Vea en el vídeo a continuación qué debe comer cuando se padece diabetes: 

Conozca más consejos sobre la dieta para diabéticos.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • SOCIEDADE BRASILEIRA DE DIABETES . Diretrizes 2017-2018. 2017. Disponível em: <https://www.diabetes.org.br/profissionais/images/2017/diretrizes/diretrizes-sbd-2017-2018.pdf>. Acceso en 14 Ene 2020
Más sobre este tema: