Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Metformina: qué es, para qué sirve, dosis y efectos secundarios

La metformina es un hipoglucemiante oral indicado principalmente para el tratamiento de la diabetes tipo 2, el cual puede ser utilizado por si solo o asociado a otros antidiabéticos orales. También puede ser utilizado para el tratamiento de la diabetes tipo 1, como complemento de la insulina.

La metformina puede ser comprada en farmacias, su precio depende de la dosis, contenido del envase y marca del medicamento, siendo necesario la presentación de la receta médica.

Metformina: qué es, para qué sirve, dosis y efectos secundarios

Para qué sirve

La metformina es un medicamento antidiabético que ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, utilizándose principalmente en diabéticos del tipo 2, principalmente en aquellos que poseen sobrepeso. El médico podría indicar este medicamento solo o en conjunto a otros medicamentos para tratar la diabetes o con insulina. 

Además, este medicamento puede ser usado para el tratamiento del Síndrome de los Ovarios Poliquísticos, que es una condición que se caracteriza por ciclos menstruales irregulares y dificultad para quedar embarazada. Vea más sobre este síndrome.

¿La metformina ayuda a bajar de peso?

En estudios clínicos, la metformina se ha asociado a una estabilización del peso corporal o a una ligera pérdida de peso. Sin embargo, este medicamento no debe ser usado con esta finalidad, a no ser que sea indicado por el médico, ya que puede causar efectos secundarios.

¿En qué dosis se debe tomar?

Los comprimidos deben ser ingeridos durante o después de la comida, iniciando el tratamiento con pequeñas dosis que se pueden aumentar gradualmente, lo que permite reducir la aparición de efectos secundarios gastrointestinales. Los comprimidos deben ser tomados en el desayuno en caso de toma única diaria y en el desayuno y en la cena en caso de dos tomas por día y en caso de tres veces por día, una en el desayuno, almuerzo y cena. 

La metformina está disponible en comprimidos de 500 mg, 850 mg y 1000 mg. La posología depende del problema a tratar:

1. Diabetes tipo 2

Para adultos con diabetes tipo 2, que no son dependientes de insulina, la metformina puede ser usada sola o en combinación con otros medicamentos antidiabéticos, como las sulfonilureas. La dosis inicial es de 500 mg u 850 mg, dos veces al día y, si es necesario, esta dosis puede ser aumentada semanalmente hasta un máximo de 3000 mg divididos en 3 tomas al día.

En niños mayores de 10 años, la dosis inicial es de 500 mg u 850 mg al día, y la dosis diaria máxima no debe exceder de 2.000 mg, divididos en 2 o 3 tomas.

2. Diabetes tipo 1

Para adultos con diabetes tipo 1 que son dependientes de insulina, la metformina e insulina pueden ser utilizados en combinación para obtener un mejor control de la glucemia. La metformina debe ser administrada en la dosis inicial habitual de 500 mg u 850 mg, 2 a 3 veces por día, mientras que la dosis de insulina debe ser ajustada en base a los valores de la glucemia.

3. Síndrome de los Ovarios Poliquísticos

La posología usualmente es de 1.000 a 1.500 mg por día divididos en 2 o 3 tomas. El tratamiento debe ser iniciado con una dosis baja y se puede ir aumentando gradualmente la dosis cada semana, hasta alcanzar la dosis deseada. En algunos casos, puede ser necesario el uso de 1 comprimido de 850 mg, 2 a 3 veces al día. Para la presentación de 1 g, se recomienda el uso de 1 a 2 comprimidos al día.

Cuál es el mecanismo de acción

Las personas con diabetes no producen insulina suficiente o no son capaces de utilizar correctamente la insulina producida, haciendo que circulen niveles elevados de glucosa en sangre. 

La metformina actúa reduciendo estos niveles anormales de glucosa en la sangre, para llevarlos a niveles más próximos del normal.

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes que pueden ocurrir durante el tratamiento con metformina son problemas digestivos como náuseas, vómito, diarrea, dolor de abdomen, pérdida de apetito y alteraciones en el sentido del gusto.

Contraindicaciones

El clorhidrato de metformina no debe ser usado por personas con hipersensibilidad a la metformina o a otros componentes de la fórmula, con problemas de funcionamiento del hígado o de los riñones, diabetes no controlada, con hiperglucemia o cetoacidosis grave.

Asimismo, no debe ser usada en personas con deshidratación, infecciones graves, estén sometidos a tratamientos por problemas cardíacos, que hayan sufrido recientemente un ataque cardíaco, problemas circulatorios graves o dificultades respiratorias, consuman bebidas alcohólicas en exceso, hayan sido sometidas a cirugías electivas de mayores portes o a exámenes utilizando medios de contraste que contengan yodo.

Este medicamento no debe ser utilizado por mujeres embarazadas, madres lactantes o niños menores de 10 años, sin orientación médica.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje