7 remedios caseros para tratar el sarpullido por calor (miliaria)

Evidencia científica

Algunos remedios caseros para el sarpullido por calor, también conocido como miliaria o sudamina, incluyen baño de avena, compresas de camomila o de caléndula y colocarse gel de sábila, por ejemplo, pues poseen acción antiinflamatoria, calmante y cicatrizante para la piel.

El uso de estos remedios ayuda a aliviar la comezón, hinchazón e irritación en la piel, debiendo emplearse solo sobre ella y no ser ingeridos. Antes de utilizarlos, es importante realizar una prueba de alergia, para esto se puede aplicar un poco del remedio casero en el dorso de la mano, si la piel se enrojece o se irrita, no debe ser usado.

Los remedios caseros son una buena opción natural para la miliaria en adultos, bebés y niños, sin embargo, no sustituyen el tratamiento médico, debiendo ser empleados para aliviar los síntomas de forma más rápida. 

Imagem ilustrativa número 1

Remedios caseros para la miliaria

Algunas opciones de remedios caseros para el sarpullido por calor son:

1. Gel de sábila

La sábila es una planta medicinal que posee propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y cicatrizantes, las cuales ayudan a aliviar los síntomas de comezón e irritación de la piel con miliaria, además de ejercer un efecto humectante y cicatrizar heridas. 

Ingredientes

  • 2 hojas de sábila.

Modo de preparación

Lavar las hojas de sábila, cortarlas por la mitad y retirar el gel de su interior, colocándolo dentro de un recipiente limpio y seco. Luego, humedecer una toalla limpia o una gasa con gel y aplicar en las regiones del sarpullido por calor, alrededor de 3 veces al día. Vea otros beneficios de esta planta medicinal.

Al preparar este remedio casero, es importante no usar la cáscara de la hoja de sábila, pues posee efectos tóxicos, por lo que solo debe utilizarse el gel que contiene en su interior. 

2. Baño de avena

El baño de avena posee propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y calmantes para la piel, y también actúa como humectante debido a las grandes cantidades de almidón en su composición, ayudando a aliviar la comezón de la piel, por lo que es una buena opción de remedio casero para la miliaria. 

Ingredientes

  • ⅓ de taza de harina de avena.

Modo de preparación

Triturar la harina de avena en una licuadora hasta obtener un polvo bien fino. Preparar un baño tibio en la bañera o en un recipiente grande. Añadir el polvo de avena en el agua y mezclar durante 15 minutos hasta que esté completamente disuelto y el agua presente un color lechoso. 

Luego, tomar un baño habitual con un jabón adecuado para el tipo de piel y después permanecer sumergido en el agua, del cuello para abajo, de 10 a 20 minutos, o aplicar el agua con la avena por el cuerpo, a una temperatura cercana a la de la piel, pues el agua tibia tiende a empeorar la comezón y el agua fría puede ser desagradable. 

Por último, enjuagar el cuerpo con agua corriente y secarse con una toalla limpia y suave. 

En bebés, antes de finalizar el baño habitual, se debe cambiar el agua de la bañera y luego añadir la mezcla, dejando al bebé dentro del agua durante unos 2 minutos. 

3. Compresas de manzanilla

La manzanilla es excelente para tratar problemas de la piel como el sarpullido por calor, debido a que posee sustancias con acción antiinflamatoria, antialérgica y calmante, como azuleno, bisabolol y farneseno, que alivian la comezón y el enrojecimiento de la piel con miliaria.

Ingredientes

  • 20 a 30 g de flores frescas o secas de manzanilla;
  • 500 ml de agua hirviendo.

Modo de preparación

Agregar las flores frescas o secas de manzanilla en el agua hirviendo y dejar reposar durante 15 minutos. Luego, colar la mezcla y humedecer una gasa, algodón o paño limpio y aplicar en el área de la piel con sarpullido, al menos, 2 veces al día.

4. Compresas de infusión de caléndula

La caléndula, conocida científicamente como Calendula officinalis, posee propiedades antiinflamatorias, por lo que es una excelente opción como remedio casero cuando es empleada en forma de compresa para uso tópico, preparada a partir de la infusión de esta planta, pues ayuda a aliviar los síntomas de miliaria como inflamación o comezón en la piel. 

Ingredientes

  • 1 a 2 cucharaditas de flores de caléndula;
  • 150 mL de agua hirviendo.

Modo de preparación

Colocar las flores de caléndula en el agua hirviendo y dejar reposar durante 5 minutos. Esperar a que entibie, colar y mojar una compresa limpia y seca en la infusión de caléndula, como una gasa o algodón, por ejemplo. Aplicar en la zona de la piel con sarpullido, 3 veces al día, dejándola actuar por 30 minutos. 

5. Baño de inmersión con sales de Epsom

Las sales de Epsom son ricas en sulfato de magnesio, el cual es fácilmente absorbido por la piel, mejorando la barrera protectora de la misma, aumentando la humedad y reduciendo la hinchazón y la inflamación causadas por la miliaria. 

Este baño de inmersión es muy fácil de preparar y permite aliviar la hinchazón y el enrojecimiento de la piel de forma rápida, además de relajar. 

Es importante tener cuidado para no ingerir el agua del baño con sales de Epsom, principalmente en niños, pues cuando es consumido por vía oral, estas sales poseen efecto laxante y pueden causar diarrea. 

Ingredientes

  • 1 vaso de sales de Epsom;
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación

Colocar las sales de Epsom en un recipiente con agua tibia y mezclar hasta diluirlas bien. Añadir esta solución en el agua de la bañera y permanecer sumergido de 15 a 20 minutos. Luego, enjuagar el cuerpo, secar y aplicar algún humectante en la piel. Este proceso puede repetirse hasta 3 veces por semana. 

6. Pomada de hojas de neem

La pomada de hojas de neem, elaborada con la planta medicinal Azadirachta indica, posee propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antisépticas que ayudan a aliviar la comezón, el ardor o el enrojecimiento de la piel, siendo una buena opción de remedio casero para el sarpullido por calor. 

Ingredientes

  • 5 gramos de hojas frescas de neem.

Modo de preparación

Triturar las hojas de neem en una licuadora, añadiendo un poco de agua hasta que se forme una pasta. Aplicar un poco de la pomada sobre el área de la miliaria, dejándola actuar de 10 a 20 minutos. Luego, lavar con agua tibia y secar con una toalla limpia y seca. 

7. Loción casera de calamina

La loción casera de calamina, preparada con el aceite esencial de lavanda, bicarbonato de sodio y sal marina, ayuda a humectar y aliviar la piel, reduciendo la comezón y la irritación causadas por el sarpullido por calor.

Ingredientes

  • ¼ de taza de agua filtrada;
  • 1 cucharada de arcilla bentonita ou arcilla verde;
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio;
  • 1 cucharada de sal marina;
  • 12 gotas de aceite esencial de lavanda o de menta piperita.

Modo de preparación

En un recipiente limpio y seco, añadir los ingredientes, mezclando levemente. De ser necesario, se puede añadir un poco de agua filtrada hasta que se obtenga una consistencia pastosa. Aplicar la loción casera de calamina en el área de la piel con miliaria, de 2 a 3 veces al día.