Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Qué es la alergia al calor/sudor, síntomas y tratamiento

La "alergia al calor" o al sudor, conocida así popularmente, sucede cuando la temperatura corporal se eleva demasiado, como en los días más calurosos o después de entrenar intensamente, por ejemplo, y surgen pequeñas reacciones alérgicas en la piel caracterizadas por el surgimiento de pequeñas bolitas y comezón.

Aunque no se conozca una causa exacta para la manifestación de estos síntomas, es posible que se produzcan debido a una reacción alérgica al sudor o como una respuesta del sistema nervioso al estrés causado por el aumento de la temperatura corporal.

Esta alergia puede observarse principalmente en niños. Normalmente, no es necesario ningún tipo de tratamiento con medicamentos, pudiendo ser aliviado con estrategias naturales, como tomar un baño frío o aplicar cremas calmantes.

Qué es la alergia al calor/sudor, síntomas y tratamiento

Síntomas de alergia al calor

Los síntomas de alergia al calor pueden surgir en personas de cualquier edad, pero son más frecuentes en bebés, niños, ancianos y personas encamadas, siendo el cuello y las axilas las regiones más afectadas.

  • Pequeñas ronchas rojas o sarpullido en las regiones expuestas al sol o en la regiones que más transpiran;
  • Comezón en las áreas más afectadas;
  • Puede haber formación de costras en las regiones donde se presentan las ronchas debido al acto de rascarse;
  • Aparición de placas rojizas en la piel;
  • Hinchazón en la región que estuvo más expuesta al sol.

Además de estos síntomas, cuando la persona permanece mucho tiempo expuesta al sol o en un ambiente muy caliente, pueden surgir otros síntomas como náuseas, diarrea, dificultad para respirar, vómitos y cansancio excesivo, por ejemplo, siendo estos síntomas indicadores de insolación que deben ser tratados de acuerdo a la orientación del médico.

Cómo tratar la alergia al calor

El tratamiento para la alergia al calor consiste en hidratar bien la piel con cremas que contengan sábila o calamina, que tienen una acción calmante, además de esto, bañarse con agua a temperatura ambiente a fría, beber mucha agua, utilizar ropas livianas, evitar transpirar excesivamente y mantenerse en un sitio que sea aireado y fresco.

En situaciones más severas, si estas medidas no son suficientes para resolver el problema, puede ser necesario utilizar lociones, cremas o pomadas con corticoides como la hidrocortisona o betametasona, pero sólo si son prescritas por el médico. Las fórmulas con corticosteroides se deben utilizar en pequeñas cantidades y se deben aplicar en una capa fina durante un corto período de tiempo para no dañar la piel.

En el caso de los bebés, se recomienda limpiar el cuello con un paño suave y limpio, que ayuda a disminuir el sarpullido, disminuyendo la irritación. Colocar talco puede ayudar a mantener la piel seca, sin embargo, si el bebé continúa transpirando, el talco puede no ser eficaz y lo mejor será bañar al bebé varias veces al día, utilizando solamente agua para proteger la piel del bebé. El té de manzanilla ligeramente frío o a temperatura ambiente también es útil para preparar una compresa que ayude a aliviar la irritación en la piel. Para preparar la compresa sólo es necesario una gasa o paño limpio, el cual debe ser empapado en el té y luego aplicado sobre el sarpullido. Vea otros remedios caseros que pueden ayudar.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje