Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Interacciones entre medicamentos y alimentos: cuáles son y cómo evitar

La ingesta de alimentos y bebidas en conjunto con algunos tipos de medicamentos puede afectar la forma como estos medicamentos funcionan, impidiendo que tengan el efecto esperado o aumentando el riesgo de causar efectos colaterales.

No obstante, no todas las interacciones causan efectos negativos, pues algunos medicamentos cuando se toman en conjunto con los alimentos pueden hasta favorecer su absorción, aumentando la eficacia del tratamiento.

Por este motivo, cuando se comienza a tomar un nuevo medicamento o se realiza un tratamiento prolongado, es muy importante seguir todas las recomendaciones médicas para que el tratamiento sea seguro y eficaz, incluyendo los consejos de alimentación.

Interacciones entre medicamentos y alimentos: cuáles son y cómo evitar

Las interacciones entre medicamentos y alimentos dependen de la clase de medicamento que se utiliza, como se indica a continuación:

1. Antihipertensivos

Los antihipertensivos son los principales medicamentos utilizados para controlar la presión arterial, debido a que relajan los vasos sanguíneos, facilitando la circulación de la sangre y ayudando a que el corazón realice menos esfuerzo para bombearla.

Estos medicamentos pueden dividirse en 3 clases, y dependiendo de cual sea, es necesario tener algunos cuidados de alimentación específicos:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), como captopril, enalapril, lisinopril o ramipril: se debe evitar el consumo excesivo de alimentos com potasio, debido a que estos medicamentos causan un aumento de potasio en la sangre. En el caso del captopril, en específico, también es importante tomar el medicamento con el estómago vacío, debido a que los alimentos disminuyen su absorción;
  • Betabloqueadores como propranolol, carvedilol y metoprolol: se debe evitar suplementos o alimentos ricos en calcio, debido a que este mineral puede reducir la eficacia de estos medicamentos. Lo ideal es tomar el medicamento 2 horas después de la ingestión de este tipo de alimentos o suplementos. En el caso del propanolol o metoprolol, se aconseja tomar la pastilla en conjunto o después de una comida, esto mejorará su absorción y la eficacia del tratamiento;
  • Bloqueadores de los canales de calcio como nifedipina, amlodipino, nicardipina, verapamil y diltiazem: se debe evitar la ingesta de suplementos o alimentos ricos en calcio, debido a que disminuye la eficacia de este tipo de antihipertensivos.

Además de esto, el jugo de toronja, también conocido como pomelo, debe evitarse durante el tratamiento con fármacos antihipertensivos porque disminuye la actividad de la enzima responsable por metabolizar estos fármacos, lo que puede provocar un aumento de los efectos secundarios o intoxicación.

2. Diuréticos

Los diuréticos son medicamentos generalmente utilizados para el tratamiento de la hipertensión, la insuficiencia cardíaca o la acumulación de líquidos en el organismo, y actúan aumentando la eliminación de este exceso de agua a través de la orina.

Algunos cuidados de alimentación importantes para quien usa diuréticos son:

  • Usar suplementos minerales: debido a que suelen eliminar minerales importantes a través de la orina como potasio, magnesio o calcio. Este tipo de suplementación debe ser prescrita por el médico;
  • Tomar 1 a 2 horas antes de las comidas: algunos diuréticos, como bumetanida, furosemida e hidroclorotiazida, pueden verse alterada su absorción cuando se ingieren con alimentos;

Además de esto, se debe evitar el uso de plantas medicinales como cáscara sagrada, tejocote, la raíz de diente de león, ginseng, cola de caballo, regaliz, la uva ursi y la hierba de San Juan o hipérico, pueden aumentar el riesgo de efectos secundarios de los diuréticos.

Interacciones entre medicamentos y alimentos: cuáles son y cómo evitar

3. Agentes antiarrítmicos

Los fármacos antiarrítmicos se utilizan para tratar enfermedades del corazón como la insuficiencia cardíaca o arritmia, ya que actúan aumentando la fuerza de contracción cardíaca. En esta clase de fármacos, el más utilizado es la digoxina.

La digoxina tiene un índice terapéutico estrecho, es decir, pequeñas variaciones en la dosis pueden causar efectos secundarios graves. Por lo tanto, para que el tratamiento sea seguro, se deben mantener algunos cuidados como:

  • Evitar alimentos ricos en fibra, como el salvado de trigo, la avena, el arroz integral, el brócoli o la zanahoria, por ejemplo, ya que reducen la absorción de digoxina, disminuyendo su efecto. Lo ideal es tomar digoxina 1 hora antes o 2 horas después de una comida, además de acudir a un nutricionista para que pueda indicar cuál es la mejor forma de reducir la ingesta de fibra sin perjudicar tu salud. Conozca una lista de alimentos ricos en fibra que deben evitarse con el uso de la digoxina;
  • Evitar suplementos y alimentos ricos en vitamina D, porque esta vitamina puede aumentar la cantidad de calcio en la sangre y aumentar los efectos de la digoxina, pudiendo causar intoxicación y generar síntomas como somnolencia, desánimo, confusión, náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, visión borrosa o latidos cardíacos irregulares;
  • Evitar el jugo de toronja o grapefruit, porque el jugo de esta fruta puede aumentar la concentración de digoxina en la sangre y causar intoxicación o sobredosis.

El uso de digoxina debe ser monitorizado por un cardiólogo regularmente, de manera que la dosis sea ajustada cuando sea necesario, evaluar la efectividad del tratamiento y evitar el surgimiento de efectos secundarios.

4. Anticoagulantes orales

Los anticoagulantes orales, como la warfarina o el acenocumarol, retrasan el proceso de coagulación de la sangre, lo que hace que la sangre sea más fluida, disminuyendo el riesgo de complicaciones cardiovasculares como un accidente cerebrovascular, ataque cardíaco o trombosis.

Estos medicamentos, especialmente la warfarina, actúan inhibiendo la vitamina K, que es la principal vitamina que participa en el proceso de coagulación de la sangre. Por ello, las dietas ricas en este nutriente hacen que la warfarina sea menos eficaz, por lo que el consumo de suplementos o alimentos ricos en vitamina K como el brócoli, la col, las espinacas, el nabo y las coles de Bruselas deben ser evitadas. Consulte la lista completa de alimentos ricos en vitamina K que deben evitarse.

La warfarina se puede tomar con el estómago lleno o vacío, sin embargo, debe evitar ingerirla con jugo de arándano (cranberry) o polvo de arándano seco en cápsulas, jugo de granada, jugo de zarzaparrilla negra y aceite de semilla de zarzaparrilla negra, ya que pueden aumentar el efecto de warfarina y a su vez el riesgo de sangrado o de que se genere una hemorragia.

Interacciones entre medicamentos y alimentos: cuáles son y cómo evitar

5. Hipolipemiantes

Los hipolipemiantes, también llamados estatinas, son medicamentos que actúan reduciendo el colesterol malo y los triglicéridos en la sangre, como simvastatina, lovastatina, fluvastatina, pravastatina, rosuvastatina o atorvastatina.

Algunas precauciones dietéticas que se deben tomar en consideración al usar este tipo de medicamentos son:

  • Tomar por la noche, ya que la síntesis de colesterol en el organismo varía durante el día, alcanzando un pico máximo entre la medianoche y las 5 o 6 de la mañana;
  • Evitar los alimentos ricos en fibra o pectina, ya que pueden interferir con la absorción de las estatinas;
    Evitar ingerir jugo de toronja, especialmente cuando use atorvastatina, lovastatina o simvastatina, ya que aumenta la concentración de estos medicamentos en la sangre y el riesgo de ocasionar efectos secundarios como dolor muscular, debilidad excesiva, fiebre, malestar u orina de color oscuro.

Otras estatinas como la fluvastatina, pravastatina y rosuvastatina no interactúan con el jugo de toronja y tienen un menor riesgo de causar efectos secundarios.

6. Antidiabéticos orales o hipoglucemiantes

Los antidiabéticos orales como metformina, glimepirida, acarbosa o glipizida, actúan reduciendo los niveles de glucosa en sangre para controlar la diabetes y así prevenir las complicaciones de la enfermedad.

Estos medicamentos deben ser ingeridos al comienzo de una comida como el desayuno o la primera comida principal del día, por ejemplo. La glipizida, glimepirida, glibenclamida o gliclazida de liberación inmediata deben administrarse 30 minutos antes de las comidas para una mejor eficacia del tratamiento.

Interacciones entre medicamentos y alimentos: cuáles son y cómo evitar

7. Antibióticos

Los antibióticos son medicamentos que se usan para tratar infecciones causadas por bacterias. Estos medicamentos actúan previniendo la proliferación o eliminando los microorganismos que causaron la enfermedad.

A la hora de utilizar un antibiótico es importante tomarlo siempre con un vaso de agua, ya que los productos lácteos contienen minerales, como calcio y magnesio, que impiden su absorción y disminuyen su efecto. Asimismo, los suplementos que contengan estos minerales, deben ser ingeridos al menos 2 horas después de haber tomado el antibiótico.

Otras precauciones con algunos antibióticos específicos incluyen:

  • Ciprofloxacino: se debe evitar tomarlo con jugo de frutas, ya que reduce la absorción de este medicamento, debiendo esperarse 2 horas entre la ingestión del antibiótico y de algún tipo de jugo de fruta;
  • Azitromicina: debe tomarse con el estómago vacío, ya que los alimentos disminuyen su absorción. Lo ideal es tomar este medicamento 1 hora antes o 2 horas después de las comidas;
  • Tetraciclina, doxiciclina o minociclina: deben tomarse en ayunas para mejorar la absorción, por lo tanto, deben administrarse al menos 2 horas entre la ingesta de alimentos y la dosis del antibiótico;
  • Penicilinas, como amoxicilina o ampicilina: deben tomarse al comienzo de una comida ligera para reducir la irritación del estómago. Sin embargo, se debe evitar ingerir leche y productos lácteos en conjunto con estos antibióticos;
  • Eritromicina: debe tomarse con el estómago vacío ya que la comida reduce la absorción de este medicamento. Lo ideal es que se ingiera 30 minutos antes o 2 horas después de comer.

Asimismo, también es importante evitar el consumo de bebidas alcohólicas durante el tratamiento con cualquier tipo de antibiótico, ya que pueden dañar el hígado e interferir en el metabolismo de este tipo de medicamentos, disminuyendo su efecto, causando intoxicación o aumentando el riesgo de ocasionar efectos secundarios.

8. Antidepresivos

Los antidepresivos son fármacos que se utilizan para tratar la depresión, ansiedad, esquizofrenia, hiperactividad o trastornos del sueño, por ejemplo.

Hay muchos tipos de antidepresivos, pero entre ellos, hay una clase que necesita cuidados dietéticos más específicos. Esta clase se llama inhibidores de la monoaminoxidasa, que incluye: la amitriptilina, clomipramina, imipramina, fenelzina, tranilcipromina, isocarboxazida o selegilina. Estos medicamentos pueden interactuar con alimentos que contienen tiramina y causar una crisis hipertensiva con síntomas de mareos, aumento de la producción de sudor, cansancio excesivo, visión borrosa, nerviosismo, agitación, dolor de cabeza y dolor de cuello.

La tiramina se puede encontrar especialmente en alimentos fermentados o en alimentos añejos como queso curado, tocino, salchichas, salami, jamón, espinaca, repollo, salsa de soja, cerveza y vino, por ejemplo.

Interacciones entre medicamentos y alimentos: cuáles son y cómo evitar

9. Analgésicos e antiinflamatorios

Los analgésicos y antiinflamatorios se utilizan para tratar el dolor leve a moderado y la fiebre, pudiendo interactuar con algunos alimentos:

  • Paracetamol: debe tomarse con el estómago vacío porque los alimentos, especialmente los que contienen pectina, pueden disminuir su absorción, reduciendo su eficacia. Además, se debe evitar el consumo de bebidas alcohólicas ya que pueden causar intoxicación hepática y facilitar la aparición de cirrosis o hepatitis medicamentosa. Vea una lista de alimentos ricos en pectina que deben ser evitados;
  • Ácido acetilsalicílico, ibuprofeno, naproxeno y ketoprofeno: deben ingerirse con alimentos para evitar que el estómago se irrite.

Además, algunas plantas medicinales como la hierba de San Juan (hipérico) o el ginkgo biloba deben evitarse cuando se usan medicamentos antiinflamatorios, ya que pueden aumentar el riesgo de irritación o sangrado en el estómago.

10. Broncodilatadores

Los broncodilatadores son fármacos que se utilizan para tratar y prevenir ataques en personas con problemas respiratorios como asma, bronquitis crónica, enfisema o enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Algunas precauciones importantes con los alimentos, especialmente cuando se usan broncodilatadores durante mucho tiempo, son:

  • Evitar el consumo de alimentos y bebidas que contengan cafeína, como café, té verde, té negro, chocolate, refrescos o bebidas energéticas, ya que pueden aumentar el riesgo de ocasionar efectos secundarios, como agitación, nerviosismo o aceleración de los latidos cardíacos;
  • Evitar el uso de la planta medicinal dedalera (Digitalis purpurea) ya que puede aumentar el riesgo de causar efectos secundarios o intoxicación;
  • Evitar el consumo de alcohol, especialmente cuando se usa teofilina, debido a que estas bebidas pueden aumentar el riesgo de ocasionar efectos secundarios, como náuseas, vómitos, dolor de cabeza o irritabilidad.

Algunos broncodilatadores, especialmente el salbutamol y la teofilina, cuando se utilizan durante periodos prolongados, pueden provocar una mayor pérdida de minerales como calcio, magnesio y potasio, pudiendo ser necesario el uso de suplementos indicados por el médico.

11. Levotiroxina

La levotiroxina es una hormona tiroidea sintética que se usa para tratar el hipotiroidismo o cuando hay deficiencia de esta hormona en el torrente sanguíneo.

Este medicamento debe tomarse con el estómago vacío, ya que los alimentos reducen su absorción, disminuyendo su eficacia. Por lo tanto, se recomienda tomar levotiroxina por la mañana con el estómago vacío, al menos 30 a 60 minutos antes del desayuno.

Interacciones entre medicamentos y alimentos: cuáles son y cómo evitar

12. Antineoplásicos

Los agentes antineoplásicos son fármacos que se utilizan en el tratamiento del cáncer y pueden reducir su eficacia si se ingieren con algunos alimentos. Algunos ejemplos son:

  • Tamoxifeno: se debe evitar consumir alimentos y productos con soya ya que reducen la acción del tamoxifeno, disminuyendo su efectividad en el tratamiento del cáncer de mama.;
  • Mercaptopurina: debe tomarse en ayunas y siempre con un vaso de agua, nunca con leche. Los alimentos disminuyen su absorción, reduciendo la eficacia del tratamiento de la leucemia. Lo ideal es tomar este medicamento 1 hora antes o 2 horas después de comer;
  • Capecitabina: debe tomarse durante los 30 minutos posteriores a las comidas, ya que el alimento mejora la absorción de capecitabina utilizada para tratar el cáncer de mama, intestino o estómago.

Al iniciar este tipo tratamiento, el oncólogo o el farmacéutico oncológico debe asesorar a la persona sobre las interacciones de los agentes antineoplásicos con los alimentos de forma individual, según la medicación indicada y el tipo de tratamiento.

13. Bisfosfonatos

Los bisfosfonatos son fármacos que se utilizan para prevenir y tratar diversas enfermedades óseas como: osteoporosis, cáncer con metástasis en los huesos, aumento de calcio en sangre o el mieloma múltiple.

Estos medicamentos deben tomarse con el estómago vacío, al menos 30 minutos antes de comer, ya que la presencia de alimentos en el tracto gastrointestinal disminuye su absorción y reduce la efectividad del tratamiento.

Cómo el pH del estómago afecta los medicamentos

Algunos medicamentos dependen del pH del estómago para funcionar correctamente, como el omeprazol o el esomeprazol, por ejemplo, que necesitan el ácido del estómago para activarse y ejercer su efecto, debiendo tomarse con el estómago vacío.

Otro buen ejemplo son los antifúngicos, como el ketoconazol, que funcionan mejor cuando hay un pH ácido en el estómago. En este caso, se puede recomendar optar por tomar el medicamento después de una comida con alimentos ácidos, como huevo, queso o pescado. Además, se recomienda evitar el uso de antiácidos en conjunto, por ejemplo.

Del mismo modo, los probióticos también funcionan mejor cuando hay un ambiente ligeramente más ácido en el estómago. Por este motivo, un buen consejo es tomar el probiótico después de una comida pequeña o merienda, que contenga preferentemente alimentos que favorezcan una acidez moderada, como la leche o el yogur. Vea una lista más completa de los principales alimentos ácidos.

En los casos donde el ácido del estómago puede disminuir el efecto del medicamento o causar irritación del estómago, el comprimido o cápsula puede contener un recubrimiento, llamado recubrimiento entérico, de manera que el medicamento se absorba directamente a través del intestino, evitando la disminución de su eficacia y efectos secundarios como acidez o sensación de ardor o dolor de estómago, por ejemplo.

Qué hacer antes de iniciar algún medicamento

Algunas recomendaciones importantes al comenzar a usar medicamentos incluyen:

  • Tomar siempre los medicamentos con un vaso de agua, evitando jugos o leche;
  • Preguntarle al médico o farmacéutico acerca de los alimentos que pueden o no comer durante el tratamiento;
  • Es importante seguir las orientaciones médicas con respecto a los horarios en que deben ser ingeridos los medicamentos y si este debe tomarse con el estómago lleno o vacío;
  • Informar a su médico de inmediato si presenta algún efecto secundario.

Además, también es importante comunicarle al médico de todos los medicamentos, plantas medicinales o suplementos dietéticos que se están utilizando para evitar aumentar o disminuir la eficacia del medicamento.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.

Bibliografía

  • MOORE, Nicholas; et al. Adverse drug reactions and drug–drug interactions with over-the-counter NSAIDs. Ther Clin Risk Manag. 11. 1061–1075, 2015
  • BLAND, Sarah E. Drug-Food Interactions. Journal of the Pharmacy Society of Wisconsin. 28-35, 1998
  • ÖTLES, Semih; SENTURK Ahmet. Food and Drug Interactions: a general overview. Acta Sci Pol Technol Aliment. 13. 1; 89-102, 2014
  • BUSHRA, Rabia; et al. Food-Drug Interactions. Oman Medical Journal. 26. 7; 77-83, 2011
  • FACULDADE DE CIÊNCIAS DA NUTRIÇÃO E ALIMENTAÇÃO DA UNIVERSIDADE DO PORTO. Interação fármaco-nutriente em doentes oncológicos. 2019. Disponible en: <https://repositorio-aberto.up.pt/bitstream/10216/122778/2/357847.pdf>. Acceso en 25 Ene 2021
  • FARHAT, Fátima Cristiane Lopes Goularte; et al . Interações entre Hipoglicemiantes Orais e Alimentos. Saúde Rev (Piracicaba). 9. 21; 57-62, 2007
  • AMERICAN PHARMACISTS ASSOCIATION. Understanding Food-Drug Interactions. 2008. Disponible en: <https://www.pharmacist.com/sites/default/files/files/Understanding%20Food-Drug%20Interactions%20-%20eng.pdf>. Acceso en 25 Ene 2021
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje