Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Conozca los tratamientos para la gripe en el embarazo

Durante el embarazo no se pueden ingerir los medicamentos comunes que venden en la farmacia para tratar la gripe, ya que pueden perjudicar al bebé, por lo que se pueden seguir algunas recomendaciones simples en casa, y en caso de que la gripe no se cure, lo ideal es acudir al médico para que sea evaluada y oriente un tratamiento médico, en caso de ser necesario. 

Para el tratamiento de la gripe en el embarazo, se recomienda:

  • Mantenerse de reposo;
  • Beber mucho líquido, preferiblemente agua para fluidificar las secreciones;
  • Tomar paracetamol para aliviar el dolor y el malestar, bajo orientación del obstetra;
  • Tomar 60 mg de vitamina C por día para fortalecer las defensas naturales del organismo.

El consumo de alimentos ricos en vitamina C como acerola, fresa, naranja y mandarina, también es una excelente forma de tratar y evitar la gripe naturalmente, sin tener que recurrir a los medicamentos, los cuales sólo pueden ser utilizados bajo orientación médica.

Conozca los tratamientos para la gripe en el embarazo

Para combatir la tos, que puede llegar a ser muy desagradable en el embarazo, lo que puede hacer es consumir bastantes líquidos para ayudar a que las secreciones salgan. Chupar un caramelo de jengibre o de miel puede ser muy eficaz para disminuir la tos, ya que ellas irán a evitar que la garganta quede seca e irritada. Vea cómo calmar la tos durante el embarazo.

​​Tratamiento para la gripe en el embarazo

Para el tratamiento natural contra la gripe en el embarazo lo que puede hacer es:

  • Nebulizaciones con suero fisiológico para aliviar la congestión nasal;
  • Gárgaras con agua y sal para el dolor de garganta o utilizar un spray de miel con propóleo para la garganta;
  • Tomar tes mezclados con limón y miel para fortalecer el sistema inmune. Vea una lista completa de tés que la embarazada no puede tomar
  • Colocar una toalla húmeda en la frente y en las axilas en caso de fiebre. 

Sin embargo, si la embarazada se siente muy débil o si la fiebre se encuentra por encima de 38º C se recomienda acudir al médico, ya que la gripe se pudo haber agravado y el médico podrá evaluar la necesidad de consumir antibióticos. La aspirina y los antiinflamatórias como el ibuprofeno no deben ser utilizados, ya que pueden afectar el desarrollo del bebé o afectar el trabajo de parto. 

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar