Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo tratar la garganta inflamada en el embarazo

La garganta inflamada en el embarazo puede ser tratada con medidas fáciles y caseras como gárgaras con agua tibia y sal, bebiendo jugo o té de granada o incluso aumentando el consumo de alimentos ricos en vitamina C como naranja, mandarina y limón, que ayudan a aumentar las defensas del organismo y, como consecuencia, a combatir la inflamación o la infección más rápido.

El uso de medicamentos antiinflamatorios y antibióticos en el embarazo sólo debe hacerse bajo indicación y prescripción del obstetra por el riesgo de que puedan causar malformaciones en el feto o problemas en su crecimiento y desarrollo. E inclusive los medicamentos para la garganta inflamada que se pueden utilizar en el embarazo como el paracetamol, o los antibióticos como la amoxicilina, sólo se deben utilizar bajo prescripción y orientación médica.

Cómo tratar la garganta inflamada en el embarazo

¿Qué hacer para tratar la garganta inflamada naturalmente?

La garganta inflamada en el embarazo puede ser tratada con medidas caseras que ayudan a aliviar el dolor y la inflamación de la garganta y que incluyen:

  1. Beber hasta 3 tazas de té de jengibre con limón al día: este té posee propiedades analgésicas y antiinflamatorias, aumentando las defensas naturales del organismo. Para hacer el té, basta colocar 1 cáscara de 4 cm de 1 limón y 1 cm de jengibre en 1 taza de agua hirviendo, a continuación se debe dejar reposar y se deben beber un máximo de 3 tazas de té por día;
  2. Ingerir 2 cucharadas de miel con 10 gotas de extracto de propóleo al día: ayuda a desinfectar la garganta y a tratar el dolor y la inflamación, además de fortalecer el sistema inmune;
  3. Aplicar 3 a 4 veces al día el spray de propóleo con miel o el spray de propóleos, miel y granada: estos sprays actúan como un antibiótico natural y ayudan a aliviar el dolor y la inflamación de la garganta;
  4. Beber el jugo de granada con miel 2 veces al día: la granada posee acción antiinflamatoria y antiséptica, ayudando a desinfectar la garganta y a reducir la inflamación, en el caso de la miel ayuda a mantener lubricada la garganta, disminuyendo el dolor. Para hacer el jugo, se debe batir en la licuadora 1 granada y 1 vaso de agua, añadiendo después 1 cucharadita de miel, revolviendo bien;
  5. Beber hasta 3 tazas de té de granada al día: este té ayuda a tratar la garganta inflamada y a eliminar los microorganismos que pueden estar causando la inflamación. Para hacer el té, basta con añadir 20 g de la cáscara o de las flores y hojas de granada en 1 taza de agua hirviendo;
  6. Comer más alimentos ricos en vitamina C como fresa, naranja o brócoli: aumentan las defensas del organismo, ayudando a combatir más rápidamente la inflamación. Vea otros alimentos ricos en vitamina C.
  7. Chupar un cuadradito de chocolate y comer hojas de menta, según lo indicado por la nutricionista Tatiana Zanin en ese video:

Normalmente, con estas medidas caseras la inflamación de la garganta mejora en unos 3 días. Sin embargo, si los síntomas persisten, es importante consultar al obstetra para que observe si hay pus en la garganta siendo necesario indicar el uso de antibióticos, pero incluso con la indicación de usar este tipo de medicamento, las 6 formas naturales que indicamos aquí son aconsejables para complementar el tratamiento clínico.

Más sobre este tema:


Carregando
...