10 enfermedades que se transmiten por la saliva (y cómo tratarlas)

Las enfermedades que se transmiten por la saliva o por un beso son en su mayoría infecciones causadas por virus, bacterias y hongos, como la gripe, la mononucleosis, el herpes y las paperas, por ejemplo.

Aunque estas enfermedades generalmente son de corta duración y se curan por sí solas, en algunas personas pueden ocurrir complicaciones, como la propagación de la infección a otras partes del cuerpo, llegando incluso al cerebro.

Por este motivo, es importante adoptar medidas que ayuden a prevenir la transmisión de enfermedades y, en caso de ser necesario, realizar el tratamiento indicado por el médico general o infectólogo.

Imagem ilustrativa número 1

10 enfermedades que se transmiten por la saliva

Las principales enfermedades que se transmiten por la saliva o un beso son:

1. Mononucleosis infecciosa

La mononucleosis es una enfermedad contagiosa, causada por el virus Epstein-Barr, también conocida como la enfermedad del beso, ya que es común que se transmita fácilmente de una persona a otra a través de la saliva, surgiendo luego de besar a personas desconocidas en fiestas, por ejemplo.

Principales síntomas: los principales síntomas de la mononucleosis infecciosa son fatiga, malestar general, dolor corporal y fiebre, que puede ser baja o alcanzar los 40ºC, dolor de garganta y bultos en la región del cuello, que duran entre 15 días y 1 mes. Algunas personas pueden tener una variante más intensa de la enfermedad, con dolor intenso en las articulaciones, dolor abdominal y manchas en el cuerpo. Conozca más sobre los síntomas de la mononucleosis.

Cómo tratar: el tratamiento consiste en la administración de medicamentos para controlar los síntomas, como dipirona o paracetamol, reposo e ingestión de líquidos, de manera que el organismo combata el virus. No existe un medicamento específico para hacer que la infección se cure más rápido, pudiendo el virus permanecer activo hasta por 2 meses.

Prevención: para prevenir la mononucleosis se recomienda evitar compartir tazas y cubiertos, además de evitar el contacto estrecho con personas infectadas por el virus de la mononucleosis.

2. Gripe y resfriados

La gripe es causada por los virus del tipo Influenza, mientras que el resfriado puede ser causado por más de 200 tipos de virus, como el rinovirus o el coronavirus, y ambas infecciones pueden transmitirse a través de la saliva o el beso.

Principales síntomas: la gripe causa fiebre que puede llegar a 40ºC, dolor en el cuerpo, dolor de cabeza, secreción nasal, dolor de garganta y tos seca. Estos síntomas duran alrededor de 1 semana,y se curan por sí solos. El resfriado es una infección viral más leve y provoca secreción, comezón y congestión nasal, estornudos, dolor de cabeza y fiebre baja o quebranto.

Cómo tratar: el tratamiento de la gripe y el resfriado tiene como objetivo aliviar los síntomas, pudiendo estar indicado el uso de medicamentos analgésicos y antipiréticos, como dipirona o paracetamol, así como reposo, hidratación y alimentación que ayude a fortalecer la inmunidad, con frutas ricas en vitamina C, caldo de pollo o gallina y tés con canela y miel. Vea qué debe comer para curar la gripe más rápido.

Prevención: para prevenir gripes y resfriados es importante evitar ambientes cerrados con mucha gente, especialmente en las épocas más frías del año, aumentar el consumo de alimentos ricos en vitamina C y evitar el contacto con personas que tengan gripe o resfriado. Además, también es posible vacunarse contra la gripe, especialmente los niños, las personas mayores o que posean una inmunidad más débil.

3. Herpes labial

El herpes labial es causado por el virus del herpes simple, que puede infectar el labio o la zona íntima a través del contacto con la saliva de personas que tienen este virus.

La transmisión se produce a través del contacto directo con las ampollas o lesiones que presentan las personas infectadas, principalmente a través del beso.

Principales síntomas: los principales síntomas del herpes son las lesiones en la piel, principalmente alrededor de los labios, que son de color rojo, con pequeñas ampollas de color amarillento, que provocan hormigueo y dolor, además de fiebre, malestar general, dolor de garganta y bultos en el cuello. Estas ampollas duran alrededor de 7 a 14 días, pero cada vez que la inmunidad disminuye, pueden aparecer nuevas lesiones. Consulte otros síntomas del herpes.

Cómo tratar: se pueden utilizar pomadas con propiedades antivirales durante unos 4 días, debido a que ayudan a disminuir la multiplicación del virus, evitando que empeore o que sea transmitido a otras personas.

Además, se puede realizar el tratamiento por vía oral en forma de comprimido, debiendo ser ingerido durante 7 días, y debe ser prescrito por el médico general. Conozca cuáles son las pomadas para el herpes labial.

Prevención: para evitar el herpes labial es importante evitar besar o entrar en contacto cercano con personas que tengan llagas o ampollas en la boca y evitar compartir objetos personales, como vasos, cubiertos y lápiz labial, por ejemplo.

4. Varicela

La varicela, también conocida como lechina, es una enfermedad muy contagiosa causada por el virus de la varicela zóster, ocurriendo principalmente en niños. Sin embargo, los adultos que nunca hayan sufrido la enfermedad o que no han sido vacunados también pueden contraerla. La infección se transmite a través de la saliva o por el contacto directo con las lesiones de la piel.

Principales síntomas: la varicela se caracteriza por la aparición de pequeñas lesiones en la piel, inicialmente con ampollas, que se convierten en costras al cabo de unos días. También puede presentar dolor en el cuerpo, quebranto y cansancio, que dura alrededor de unos 10 días. Las personas con inmunidad más frágil, como es el caso de los recién nacidos, personas mayores o con enfermedades crónicas, pueden desarrollar una variante grave, que provoca infección cerebral y aumenta el riesgo de muerte.

Cómo tratar: el tratamiento de la varicela pasa por cuidar las heridas, mantenerlas limpias y secas, además de reposo, hidratación y medicamentos para el dolor y la fiebre, como dipirona y paracetamol.

Prevención: la principal forma de prevenir la varicela es a través de la vacuna, que está disponible en los centros de salud para niños mayores de 1 año y personas que nunca han padecido esta enfermedad o que no han sido vacunadas a lo largo de su vida. Además, es importante evitar el contacto y compartir objetos con personas a las que se les haya diagnosticado varicela.

5. Paperas

Las paperas, también conocidas como parotiditis, es una infección viral causada por el virus Paramyxovirus que puede transmitirse a través de gotitas de saliva y provoca inflamación de las glándulas salivales y sublinguales.

Principales síntomas: los principales síntomas de las paperas son hinchazón y dolor en la región de la mandíbula, dolor al masticar y tragar, fiebre de 38 a 40ºC, dolor de cabeza, fatiga, debilidad y pérdida de apetito. En los hombres, el virus de la parotiditis también puede infectar la región de los testículos, provocando orquiepididimitis, con dolor e inflamación en esta región. Otra complicación puede ser la meningitis, que provoca un fuerte dolor de cabeza y en estos casos es recomendable acudir a urgencias de inmediato.

Cómo tratar: el tratamiento para las paperas debe realizarse según las indicaciones del médico y consiste en controlar los síntomas mediante el uso de medicamentos para el dolor, la fiebre y las náuseas, como dipirona, paracetamol y metoclopramida, por ejemplo. Además, son fundamentales el descanso y la hidratación, así como una dieta ligera, evitando alimentos ácidos, para no irritar las glándulas salivales. Conozca cómo se trata las paperas.

Prevención: la principal forma de prevenir las paperas es mediante la vacunación, que puede ser triple viral o tetraviral, que además de proteger contra las paperas protege contra otras enfermedades causadas por virus.

6. Candidiasis

La candidiasis oral, conocida también como sapito o algodoncillo, es causada por los hongos del tipo Candida. Algunos tipos de este hongo están presentes en nuestra piel naturalmente y otros pueden causar la enfermedad, principalmente si el sistema inmune se encuentra afectado, siendo transmitidos de una persona a otra a través del beso.

Principales síntomas: por lo general, aparece una pequeña lesión rojiza o blanquecina en la lengua, que puede causar dolor y dura unos 5 días. Sin embargo, en personas más frágiles o con la inmunidad comprometida como bebés, desnutridos, SIDA, o con enfermedades crónicas, por ejemplo, pueden desarrollar una forma más grave de la infección, con varias placas blancas en la boca.

Cómo tratar: se puede utilizar un antifúngico en forma de pomada a base de nistatina, la cual se debe colocar 4 veces al día y en casos más graves, puede ser necesario recurrir a comprimidos como el ketoconazol, prescritos por el médico general.

Prevención: es importante fortalecer la inmunidad mediante el consumo de alimentos ricos en vitamina C, ya que esto permite prevenir el desarrollo de Candida sp. Vea más sobre la candidiasis oral.

7. Sífilis

La sífilis es una infección de transmisión sexual (ITS) causada por la bacteria Treponema pallidum, pero que también puede ser transmitida por la saliva, en las personas que tienen pequeñas heridas en la boca.

Principales síntomas: en la fase inicial surgen pequeñas lesiones, localizadas en la boca o en la región íntima que, si no se tratan, pueden evolucionar hacia una enfermedad crónica, que se disemina por el cuerpo, pudiendo causar lesiones cerebrales, cardíacas y óseas. La confirmación de la enfermedad se realiza obteniendo una muestra de las lesiones y a través de exámenes de sangre para confirmar la presencia de la bacteria. Conozca más sobre los síntomas de la sífilis.

Cómo tratar: el tratamiento debe ser indicado por el médico general o un infectólogo, a través de la inyección de un antibiótico llamado penicilina directamente por vía intravenosa.

Prevención: no existe vacuna ni inmunidad contra la enfermedad, siendo importante que se utilice preservativo durante las relaciones sexuales.

8. Gonorrea

La gonorrea es una infección de transmisión sexual (ITS) que normalmente se transmite a través del contacto íntimo oral, vaginal o anal sin condón con una persona infectada con la bacteria Neisseria gonorrhoeae.

Además, algunos estudios han demostrado que la gonorrea también se puede transmitir al besar a una persona infectada con gonorrea oral u orofaríngea.

Principales síntomas: los principales síntomas de la gonorrea oral son sensación de ardor en la boca y garganta, placas blancas y/o heridas o úlceras en la boca,.

Cómo tratar: el tratamiento debe ser realizado por un infectólogo o estomatólogo con el uso de antibióticos, como azitromicina o ceftriaxona, por ejemplo, durante 7 a 10 días. Además, es importante evitar el contacto íntimo durante el tratamiento y la pareja sexual también debe consultar a un médico para iniciar el tratamiento. Vea otras opciones de tratamiento para la gonorrea.

Prevención: la gonorrea se puede prevenir utilizando preservativo en todas las relaciones sexuales, además de evitar besos o tener contacto íntimo oral, anal o vaginal durante el tratamiento.

9. Citomegalovirus

El citomegalovirus también se puede transmitir a través de los besos, ya que está presente en la saliva de las personas infectadas.

Además, también existen otras vías de transmisión, como la tos, la leche materna, la orina, el semen o al compartir objetos, como vasos o cubiertos, por ejemplo.

Principales síntomas: fiebre superior a 38ºC, hinchazón o dolor de estómago, cansancio excesivo o malestar general. Sin embargo, la mayoría de las personas no experimentan síntomas, presentándose solo cuando tienen el sistema inmunológico debilitado.

Cómo tratar: el tratamiento debe realizarse bajo la supervisión de un infectólogo o médico general, quien puede recomendar el uso de medicamentos antivirales, como ganciclovir, valaciclovir, cidofovir o foscarnet, por ejemplo.

Prevención: se debe evitar besar a una persona que tenga una infección por citomegalovirus, además de evitar compartir tazas y cubiertos, por ejemplo. Vea otras formas de prevenir el citomegalovirus.

10. COVID-19

La COVID-19 es la infección respiratoria causada por el coronavirus SARS-CoV-2 que se puede transmitir al besar, ya que el virus está presente en la saliva.

Además, la COVID-19 también puede transmitirse a través de gotitas de saliva o secreciones respiratorias al toser o estornudar.

Principales síntomas: los primeros síntomas que pueden surgir son dolor de garganta, tos seca, fiebre o cansancio excesivo. Además, otros síntomas son dolor corporal, dolor de cabeza, pérdida del gusto o del olfato, secreción o congestión nasal, por ejemplo. En casos más graves, también puede producirse dificultad para respirar o falta de aire. Vea todos los síntomas de COVID-19.

Cómo tratar: es importante mantenerse aislado y realizarse la prueba rápida de COVID o la prueba RT-PCR recomendada por el médico general, de manera que se confirme la infección y, si es necesario, prescriba el uso de medicamentos que ayuden a aliviar los síntomas. Vea cómo se trata la COVID-19.

Prevención: debe cubrirse la boca y la nariz siempre que sea necesario toser o estornudar, lavarse las manos con frecuencia, evitar besar a alguien o tener contacto con personas infectadas por el coronavirus, así como evitar compartir objetos personales, como vasos o cubiertos.