Encías inflamadas: 10 causas y tratamiento (con remedios caseros)

Actualizado en enero 2024

Las encías inflamadas pueden ser causadas por situaciones como gingivitis, nacimiento de las muelas del juicio y absceso dental, por ejemplo. Otros síntomas que también pueden acompañar la encía inflamada son mal aliento, enrojecimiento y sangrado en la encía, fiebre y movilidad en los dientes.

Asimismo, la encía inflamada también puede surgir en el bebé, siendo causada por el nacimiento de los primeros dientes, lo cual suele ocurrir entre los 4 y 9 meses de edad del bebé, y puede causar otros síntomas como irritación, exceso de saliva y falta de apetito. Conozca todos los síntomas del nacimiento de los dientes en bebés.

Es importante consultar al odontólogo para que sea evaluada la causa de las encía inflamadas y sea recomendado el tratamiento más adecuado, el cual puede ser llevado a cabo con una buena higiene dental, una limpieza dental realizada en el consultorio y, en ciertos casos, uso de antibióticos y/o cirugía. 

Imagem ilustrativa número 1

Principales causas de encías inflamadas

Las principales causas de encías inflamadas son:

1. Gingivitis

La gingivitis es una inflamación de la encía que causa síntomas como encía hinchada y dolorida, mal aliento y sangrado de las encías al cepillar los dientes, pasar el hilo dental o comer alimentos duros. Conozca más sobre la gingivitis

Tratamiento: el tratamiento incluye la limpieza de los dientes para retirar la placa dental y el sarro, el cepillado correcto de los dientes y el uso de hilo dental. En ciertos casos, el odontólogo también puede prescribir el uso de antibióticos y enjuagues bucales antisépticos.

Asimismo, algunos remedios caseros, como solución de agua tibia con sal, de agua tibia con aceite esencial de melaleuca o té de clavo de olor, también ayudan a complementar el tratamiento, aliviando el dolor y la inflamación causada por la gingivitis.

2. Nacimiento de las muelas del juicio

La erupción de las muelas del juicio puede provocar síntomas como encía hinchada o enrojecida en la zona donde está naciendo el diente, dolor e hinchazón en la cara y dolor o dificultad para abrir la boca o masticar. Vea mejor cómo ocurre el nacimiento de las muelas del juicio.

Tratamiento: se debe acudir al odontólogo para que evalúe la necesidad de extraer las muelas del juicio. Asimismo, algunos consejos para aliviar la hinchazón y el dolor del nacimiento de las muelas del juicio es aplicar una compresa de agua tibia en la cara, evitar alimentos duros, hacer buches con agua tibia y sal y tomar medicamentos analgésicos o antiinflamatorios, como paracetamol o ibuprofeno, que deben ser prescritos por el odontólogo.

3. Aparatos de ortodoncia

El uso de aparatos de ortodoncia puede provocar traumas o lesiones en la encía o favorecer la formación de placa dental y sarro, debido a la dificultad para limpiar correctamente los dientes, lo que hace que la encía se hinche y esté dolorida, sensible e inflamada.

Tratamiento: se aconseja mejorar la higiene oral mediante el uso de hilo de dental y un correcto y regular cepillado dental, para evitar la acumulación de alimentos. Asimismo, es importante también consultar al dentista, para evaluar la necesidad de mantenimiento del aparato de ortodoncia. 

4. Absceso dental

El absceso dental es un tipo de bolsa con pus que puede formar en el diente debido a una infección, causando síntomas como encía hinchada, dolor, sensibilidad en el diente, fiebre y mal aliento.

El absceso dental generalmente es consecuencia de una caries, pero algunos factores que pueden favorecer su surgimiento son mala higiene oral, diabetes no controlada, alimentación rica en azúcar y gingivitis no tratada, por ejemplo.

Tratamiento: el tratamiento debe ser orientado por el odontólogo y varía de acuerdo con la causa del absceso, la localización y la gravedad, pudiendo ser recomendado hacer un drenaje del absceso, para facilitar la liberación del pus, y el uso de medicamentos, como antibióticos y antiinflamatorios, para aliviar los síntomas y evitar la infección. Vea más sobre el tratamiento del absceso dental

5. Mala higiene oral

La mala higiene oral puede ocasionar la acumulación de alimentos entre los dientes, lo que provoca la multiplicación de las bacterias en la boca. De esta forma, las bacterias se adhieren al diente, favoreciendo el surgimiento de placa dental y la inflamación en la encía, lo que causa síntomas como encía hinchada, mal sabor en la boca y/o sensibilidad a alimentos fríos o calientes.

Tratamiento: los dientes deben ser cepillados con un cepillo con cerdas suaves por lo menos 2 veces al día, principalmente después de las comidas, y usar el hilo dental por lo menos 1 vez al día. Conozca 5 pasos para cepillarse los dientes correctamente.

Asimismo, el odontólogo podrá realizar una limpieza de los dientes, para remover completamente la placa dental y el sarro.

6. Gingivoestomatitis

La gingivoestomatitis, también conocida como estomatitis herpética, es un tipo de estomatitis que es causada por el virus del herpes simples, pudiendo causar síntomas como encía hinchada y enrojecida, fiebre, sangrado en las encías, heridas y sensibilidad en la boca, siendo más común niños.

Tratamiento: el tratamiento es llevado a cabo con medicamentos antivirales, en forma de comprimidos o pomadas, como el aciclovir o el penciclovir, que deben ser indicados por el odontólogo o médico general. En los casos de dolor intenso, el médico también puede indicar el uso de analgésicos como paracetamol e ibuprofeno.

Para completar el tratamiento de la gingivoestomatitis, también se puede aplicar el extracto de propóleo sobre la herida, para aliviar el dolor y el ardor.

7. Periodontitis

La periodontitis es una inflamación e infección crónica en la encía, provocada por la multiplicación excesiva de bacterias que destruye el tejido que sustenta el diente, causando síntomas como encía hinchada y enrojecida, movilidad de los dientes, sangrado en la encía y sensibilidad en los dientes.

Tratamiento: el odontólogo puede realizar un raspado de la raíz del diente, para promover la placa dental y el sarro. El odontólogo también puede indicar la realización de cirugías y prescribir el uso de antibiótico en algunos casos.

Además, es importante también evitar fumar, cepillar los dientes diariamente y pasar el hilo dental, para controlar y ayudar en el tratamiento de la periodontitis.

8. Aftas

Las aftas son ampollas o heridas blanquecinas que pueden surgir debido a situaciones como estrés, enfermedad autoinmune y alteración del pH boca, causando hinchazón en la encía, dolor, molestias y dificultad para comer y hablar. Conozca otras causas de aftas.

Tratamiento: por lo general, las aftas desaparecen espontáneamente dentro de 10 a 14 días. Sin embargo, evitar alimentos picantes, salados y ácidos, beber muchos líquidos, mantener una buena higiene oral y hacer buches con agua tibia y sal, son algunas medidas simples que ayudan a aliviar los síntomas de las aftas. 

9. Escorbuto

El escorbuto es una enfermedad rara que ocurre debido a la falta grave de vitamina C en el organismo, provocando síntomas como encía hinchada, dificultad de cicatrización de heridas, sangrado fácil de la piel y de la encía y dolor muscular. Entienda más sobre el escorbuto

Tratamiento: el tratamiento debe ser realizado por el médico general o nutricionista a través de la suplementación de 300 a 500 mg de vitamina C al día, hasta por 3 meses. 

Asimismo, es importante también consumir alimentos ricos en vitamina C, como acerola, fresa, piña, naranja, limón y pimentón amarillo, por ejemplo. Vea otros alimentos ricos en vitamina C.

10. Uso de medicamentos

Algunos medicamentos como corticosteroides, antihipertensivos o antidepresivos, como fluoxetina, paroxetina o nortriptilina, pueden reducir la producción de saliva, lo que aumenta la acumulación de placa dental y el riesgo de periodontitis y caries, causando síntomas como hinchazón en la encía, mal aliento, dificultades para tragar y labios secos y agrietados.

Tratamiento: se recomienda beber bastante cantidad de líquidos, mantener una buena higiene oral y comunicar al médico sobre la encía inflamada, para que sea evaluada la posibilidad de ajustar los medicamentos empleados.

Asimismo, también es importante consultar al odontólogo regularmente para evaluar la salud de las encías y de los dientes, y de ser necesario, usar la saliva artificial, por ejemplo.

Encía inflamada en el bebé

La encía inflamada en el bebé puede surgir debido al nacimiento de los dientes, que generalmente ocurre entre los 4 y 9 meses del bebé. Además, otros síntomas que también pueden surgir en el nacimiento de los dientes son irritación, exceso de saliva y falta de apetito. Conozca todos los síntomas de nacimiento de los dientes en bebés.

Para aliviar el dolor del nacimiento de los dientes, se puede hacer un masaje en la encía del bebé, ofrecerle helado de leche materna o darle mordedores fríos para que muerda, ya que esto ayuda a aliviar las molestias. Vea más consejos para aliviar el dolor del nacimiento de los dientes en el bebé.

Encía inflamada en el embarazo

Durante el embarazo, la encía de la mujer puede inflamarse debido a alteraciones hormonales que favorecen el surgimiento de gingivitis, causando la hinchazón y el enrojecimiento de las encías, dolor en los dientes, mal aliento y sangrado fácil de las encías, por ejemplo. Entienda cómo ocurre la gingivitis en el embarazo.

La gingivitis en el embarazo debe ser tratada lo antes posible, para evitar el surgimiento de complicaciones como aumento del riesgo de parto prematuro o de bajo peso del bebé al nacer. El dentista podrá realizar una limpieza de la placa dental y también podrá indicar el uso de cremas dental para dientes sensibles y el uso de un hilo dental fino para evitar la irritación y el sangrado de la encía. 

Remedios caseros para la encía inflamada

Algunos remedios caseros como solución de agua oxigenada, agua tibia con sal, aceite esencial de melaleuca o té de regaliz, son buenas opciones para complementar el tratamiento de la encía inflamada, pues tiene acción antiinflamatoria, analgésica y antiséptica, ayudando a aliviar los síntomas.

Además, para evitar que la encía se inflame nuevamente, también es fundamental mantener una dieta saludable y balanceada, evitando alimentos y bebidas ricas en azúcar, cepillar los dientes diariamente con un cepillo de cerdas suaves y pasta de diente, pasar el hilo dental y evitar fumar.