Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Dolor de piernas: causas más comunes y qué hacer

El dolor de piernas puede tener diversas causas como mala circulación, dolor en la ciática, varices, exceso de esfuerzo físico o neuropatía y debido a esto, para identificar su causa se debe observar la región exacta y las características del dolor, así como si están afectadas las dos piernas o solamente una.

Normalmente el dolor en reposo indica problemas de circulación como enfermedad vascular periférica, mientras que el dolor en las piernas al despertar puede ser señal de calambres nocturnos o falta de circulación. Ya el dolor en las piernas y en la espalda, pueden ser síntomas de problemas en la columna o compresión de los nervios. 

Otras causas menos comunes son enfermedades como el lupus, gota o enfermedad de Paget. Cuando el dolor de piernas está más relacionado al cansancio y a la falta de energía, el médico puede sospechar de fibromialgia, síndrome de fatiga crónica o dolor miofascial. 

Dolor de piernas: causas más comunes y qué hacer

1. Mala circulación

El dolor en las piernas causado por una mala circulación afecta principalmente a los ancianos y puede surgir a cualquier hora del día, pero empeora después de pasar algún tiempo sentado o de pie, en la misma posición. Los pies y los tobillos pueden quedar hinchados y con una coloración oscura, indicando que hay dificultad en que la sangre retorne al corazón.

Una situación un poco más grave es el surgimiento de trombosis, que ocurre cuando un pequeño coágulo logra interrumpir una parte de la circulación hacia las piernas. En ese caso, el dolor se localiza más frecuentemente en la pantorrilla y existe dificultad para mover los pies. Esta es una situación que puede suceder después de alguna cirugía o cuando se usa el anticonceptivo sin orientación médica.

Cómo aliviar: Acostarse boca arriba con las piernas elevadas durante 30 minutos puede ayudar, pero el médico puede indicar el uso de medicamentos para mejorar la circulación, así como el uso de medias de compresión elástica. En el caso de que se sospeche de trombosis se debe acudir rápidamente al hospital.

Conozca otros tratamientos naturales para mejorar la mala circulación.

2. Problemas musculares

El dolor en las piernas de causa osteomuscular no sigue el trayecto de los nervios y empeora al realizar algún movimiento. Algunas alteraciones que pueden causar el dolor son la miositis, tenosinovitis, absceso del muslo y la fibromialgia. El dolor muscular también puede surgir después de realizar un un esfuerzo físico repentino, como después de practicar una actividad física intensa, o al utilizar un zapato incómodo. En estos casos, el dolor por lo general surge al final del día y, por lo general, se siente como "cansancio en las piernas". 

Otra causa común de dolor en las piernas de origen muscular son los calambres, los cuales suelen ocurrir durante la noche y son muy frecuentes durante el embarazo. 

El dolor intenso en la región de la pantorrilla también puede ser causado por el síndrome compartimental, que además del dolor también puede causar hinchazón, y surge al cabo de 5 a 10 minutos después de haber iniciado la actividad física, haciendo con que la región permanezca dolorida durante largos períodos. El dolor en la región anterior de la pierna también puede ser causado por una tendinitis del tibial anterior, que ocurre en atletas y personas que practican actividad física muy intensa, como corredores de larga distancia.

El dolor muscular puede surgir después de un esfuerzo físico repentino como por ejemplo, correr 5km y no estar acostumbrado o al usar un zapato incómodo. En estos casos, el dolor generalmente aparece al final del día y, a menudo, se siente como "cansancio en las piernas". Otra causa común de dolor en las piernas de origen muscular son los calambres que normalmente ocurren durante la noche, y son muy frecuentes durante el embarazo.

Qué hacer:  Se debe tomar un baño tibio y acostarse con las piernas elevadas para facilitar la circulación sanguínea, reduciendo el cansancio. Mantenerse de reposo también es de suma importancia, sin embargo, no es necesario mantener reposo absoluto, se debe tan solo evitar entrenamientos de alta intensidad y grandes esfuerzos. En los casos de tendinitis, el uso de hielo y de pomadas antiinflamatorias pueden acelerar la cura. 

3. Problemas articulares

Especialmente en ancianos, el dolor en las piernas puede estar relacionado a problemas ortopédicos como artritis o artrosis. En estos casos, por lo general están presentes otros síntomas como dolor en las articulaciones y rigidez durante los primeros 15 minutos al despertarse. El dolor puede que no se presente todos los días pero suele empeorar al realizar esfuerzos y a mejorar con el reposo.

La deformidad de las rodillas puede indicar artrosis, mientras que una apariencia más rojiza y caliente puede indicar artritis. Sin embargo, el dolor en la rodilla también puede estar presente después de una caída, enfermedades de la cadera o en personas que tienen las piernas de diferentes tamaños.  

Conozca todo sobre la artritis.

Qué hacer: aplicar una compresa caliente sobre la articulación afectada como por ejemplo en la rodilla o el tobillo, durante 15 minutos aproximadamente. Además de esto, se recomienda consultar al traumatólogo ya que puede ser necesario tomar antiinflamatorios o realizar varias sesiones de fisioterapia.  

4. Alteraciones de la columna

Cuando el dolor en las piernas se agrava con el movimiento de la columna podría ser causado por lesiones a nivel de las vértebras. La estenosis del canal vertebral puede causar dolor moderado o intenso, así como sensación de peso o calambres en la región lumbar, glúteos, muslos y en las piernas al caminar. En estos casos el dolor sólo se alivia al sentarse o al inclinar el cuerpo hacia adelante, podría estar presente una sensación de adormecimiento.

La espondilolistesis también es una posible causa de dolor en la espalda inferior que se irradia hacia los glúteos y las piernas, además de esto también suele haber rigidez muscular y contracturas, este dolor suele aliviarse durante el reposo. 

La hernia discal también causa dolor en la espalda que se irradia hacia los glúteos y las piernas, e inclusive extenderse hasta el tobillo y la planta del pie, este dolor suele ser agudo e intenso. 

Qué hacer: colocar una compresa tibia en el lugar del dolor puede aliviar los síntomas, sin embargo, el médico puede recomendar la ingesta de antiinflamatorios y la realización de fisioterapia. 

5. Dolor en la ciática

Cuando el dolor en la pierna es provocado por alteraciones del nervio ciático, la persona suele sentir dolor en la espalda, glúteos, en la parte de atrás o lateral del muslo y puede inclusive afectar el tobillo, además de esto, puede acompañarse de sensación de hormigueo o debilidad en las piernas. El dolor puede sentirse como pinchazos, puntadas o ardor y aparece súbitamente.

Si cree que el dolor es provocado por el nervio ciático, responde las preguntas a continuación:

  1. 1. Dolor con sensación de hormigueo, entumecimiento o shock en la columna, glúteos, pierna o planta del pie.
    No
  2. 2. Sensación de quemazón, puntadas o pierna cansada.
    No
  3. 3. Debilidad en una o en las dos piernas.
    No
  4. 4. Dolor que se intensifica con el reposo.
    No
  5. 5. Dificultad para caminar o quedarse mucho tiempo en la misma posición.
    No
Imagen que indica que el site está cargando

Qué hacer: colocarse una compresa tibia en la región donde se presenta el dolor, dejándola actuar durante 20 minutos, además de evitar esfuerzos, levantar objetos pesados y, en algunos casos, puede ser necesario realizar fisioterapia. 

Vea algunos ejercicios que puede realizar en casa para combatir el dolor en la ciática en el vídeo a continuación:

EJERCICIOS PARA EL NERVIO CIÁTICO

1.4 milhões visualizaciones

6. Dolor del crecimiento

El dolor en la pierna que surge en los niños u adolescentes puede ser causado por el crecimiento óseo, pudiendo ocurrir alrededor de los 3 a 10 años, no siendo una alteración grave. El dolor suele ser cerca de la rodilla pero también podría afectar toda la pierna, alcanzando el tobillo.

Es común que los niños se quejen durante la noche antes de irse a dormir o después de haber realizado algún tipo de actividad física más intensa.

Qué hacer: Agarrar unos cubitos de hielo e introducirlos dentro de un calcetín, colocar la compresa en la región dolorida dejándola actuar durante 10 a 15 minutos, esto ayudará a aliviar el dolor. Los padres también pueden realizarle un masaje con crema hidratante o aceite de almendras antes de dormir, por ejemplo. No es necesario dejar de realizar actividad física, sólo disminuir su intensidad o frecuencia semanal.

Otras causas menos comunes

Otras causas menos comunes son la hemocromatosis, gota, enfermedad de Paget, osteomalacia o tumores. Cuando el dolor en las piernas está más relacionado al cansancio y a la falta de energía, el médico podría sospecha de fibromialgia, síndrome de fatiga crónica o dolor miofacial, por ejemplo. Por esto, para saber exactamente qué está causando el dolor en las piernas podría ser necesario una evaluación médica o fisioterapéutica.

Dolor de piernas en el embarazo

El dolor en las piernas en el embarazo es un síntoma muy común y normal, principalmente al inicio del embarazo, debido a que ocurre un aumento en la producción de estrógeno y progesterona, hormonas que provocan un aumento del volumen sanguíneo en el organismo y a su vez dilatan las venas de las piernas causando dolor. 

En la fase más avanzada del embarazo, el crecimiento del bebé en el útero y el aumento de peso de la embarazada pueden comprimir el nervio ciático y la vena cava inferior, esto hace con que las piernas se hinchen causando dolor e incomodidad. 

Qué hacer: Para aliviar esta incomodidad, la mujer puede acostarse boca arriba con las rodillas dobladas, haciendo un ejercicio de estiramiento de la columna y descansar con las piernas elevadas. 

Cuándo acudir al médico

Es aconsejable ir al médico cuando el dolor en las piernas es muy intenso o cuando existen otros síntomas. También es importante ir al médico cuando:

  • El dolor en la pierna es localizado y muy intenso;
  • Hay rigidez en el muslo o en la pantorrilla;
  • En caso de fiebre;
  • Cuando los pies y los tobillos están muy hinchados; 
  • En caso de sospecha de fractura;
  • Cuando no permite trabajar;
  • Cuando dificulta el caminar.

En la consulta se debe referir la intensidad de dolor, cuándo surgió y lo que se ha hecho para disminuirlo. El médico podrá solicitar exámenes para indicar el tratamiento adecuado, que a veces puede incluir el uso de medicamentos o fisioterapia. 


Bibliografia

  • KISNER, Carolyn; COLBY Lynn Allen. Exercícios terapêuticos: Fundamentos e Técnicas. 6ª.ed. São Paulo: Manole, 2016.
  • Mark Dutton. Fisioterapia ortopédica: exame, avaliação e intervenção. 2ª.ed. Porto Alegre: Artmed, 2010.
  • TEIXEIRA, Manoel Jacobsen, et al. Dor nos membros inferiores. Rev. Med. (São Paulo). Vol.80. 2.ed; 391-414, 2001
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje