Cápsulas de ajo: para qué sirven y cómo usarlas

Actualizado en diciembre 2023
Evidencia científica

Las cápsulas o pastillas de ajo son un suplemento nutricional que aporta diversos beneficios para la salud, como ayudar a reducir el colesterol, disminuir la presión arterial, favorecer la pérdida de peso, mejorar la memoria, controlar la diabetes, mantener el buen funcionamiento del corazón, fortalecer el sistema inmune y prevenir el cáncer.

Estos beneficios se deben, a que el ajo posee sustancias bioactivas, como la alicina, además de compuestos sulfurados y antioxidantes, aportando propiedades hipocolesterolémicas, vasorelajantes, antiinflamatorias, inmunitarias y anticancerígenas. Conozca todos los beneficios del ajo.

El ajo en cápsulas como suplemento alimentario puede ser comprado en farmacias y tiendas de productos naturales o a través de internet. No obstante, es importante verificar en el rótulo cuál es la materia prima, debido a que el ajo crudo es más potente que el ajo cocido, y el ajo fresco es más potente que el ajo viejo.

Imagem ilustrativa número 2

Para qué sirven

Las cápsulas de ajo aportan diversos beneficios para la salud, como:

1. Evitar enfermedades del corazón

Las cápsulas de ajo contienen alicina y otros componentes sulfurados que ayudan a disminuir el colesterol "malo" (LDL), aumentar el colesterol "bueno" (HDL) y disminuir los triglicéridos, por lo que contribuye a mejorar la salud cardiovascular, previniendo enfermedades como ACV, aterosclerosis e infartos. Conozca otros alimentos para mantener la salud del corazón

2. Ayudar a controlar la presión arterial

Los compuestos bioactivos del ajo promueven la relajación de los vasos sanguíneos, fortalecen la pared vascular y mejoran el flujo sanguíneo, disminuyendo así la presión arterial. Además, podrían inhibir la agregación plaquetaria, disminuyendo el riesgo de formación de trombos o coágulos sanguíneos.

3. Prevenir el envejecimiento prematuro

El ajo contiene compuestos sulfurados que ejercen acción antioxidante en el organismo, esto reduce así el estrés oxidativo y evitan el daño que causan los radicales libres a las células, previniendo el surgimiento de enfermedades crónicas y mejorando el aspecto de la piel.

4. Fortalecer el sistema inmune

Las cápsulas de ajo crean un efecto inmunomodulador en el organismo que hacen con que haya un aumento en las células de defensa, las cuales ayudan a luchar contra diversas infecciones bacterianas, virales y fúngicas. La principal responsable por este efecto es la alicina, la cual inhibe el crecimiento y la multiplicación de estos microorganismos.

Por este motivo, estas cápsulas podrían ser útil para tratar infecciones bacterianas vaginales, influenza, parasitosis, entre otras. 

5. Mejorar la memoria y el aprendizaje

Las cápsulas de ajo podrían proteger las células del cerebro de compuestos tóxicos y favorecer la formación de neuronas, gracias a su poder antioxidante, mejorando la memoria y el aprendizaje, y previniendo enfermedades como el Alzheimer. 

6 Aliviar los síntomas de la osteoartritis

Gracias a su potencial antiinflamatorio, las cápsulas de ajo podrían ayudar a aliviar los síntomas de la osteoartritis, y aparentemente, también podría prevenir el desarrollo de esta enfermedad. Conozca otros antiinflamatorios naturales.

7. Prevenir el cáncer

El ajo, por su efecto antioxidante, inmunomodulador, antiinflamatorio e inmunoestimulante, podría ejercer efecto antitumoral y anticancerígeno, pues algunos estudios tanto en humanos como en animales parecen indicar un aumento en las células naturales asesinas, que son las encargadas de destruir células infectadas y células cancerígenas. 

8. Ayudar a controlar la diabetes 

El ajo natural o en la forma de cápsulas tiene propiedades antidiabéticas que están relacionadas con la capacidad de incrementar la secreción de insulina desde las células beta del páncreas, mejorando su funcionamiento, ayudando así a prevenir y a controlar la diabetes. 

Además de eso, las cápsulas de ajo pueden actuar evitando la progresión de esta enfermedad, al inhibir los productos avanzados de la glicólisis, unos compuestos relacionados con el envejecimiento prematuro, que además produce complicaciones en la diabetes. 

9. Favorecer la pérdida de peso

Algunos estudios en animales e in vitro sugieren que el aceite de ajo podría favorecer la pérdida de peso, debido a que podría evitar la acumulación de grasa en el organismo, reducir la proliferación de células de grasa; aumentar la adiponectina, una enzima que participa en el metabolismo de las grasas y azúcares; y aumentar la termogénesis, favoreciendo la quema de grasa.

Vea en el siguiente video otros beneficios del ajo:

youtube image - Beneficios del ajo para la salud (y cómo usar)

Cómo tomar

Existe cierta controversia en los estudios científicos sobre la eficiencia y la dosis más aconsejada del suplemento de ajo. Los estudios realizados sobre las cápsulas de aceite de ajo han sido principalmente en animales, siendo necesario más estudios científicos que permitan determinar la dosis adecuada, según el objetivo para el cual se deseen utilizar. 

Por lo general, la recomendación varía entre 600 a 900 mg al día, dividido de la siguiente forma: 300 mg, 2 veces al día durante 12 semanas, o 300 mg, 3 veces al día durante 8 semanas, preferiblemente antes de las comidas.

Sin embargo, es importante leer el rótulo con las indicaciones del fabricante y seguir las indicaciones del médico, fitoterapeuta o del nutricionista, el cual podrá adecuar la dosis según sea el caso. 

Posibles efectos secundarios 

Las cápsulas de ajo puede provocar algunos efectos secundarios, como: olor corporal a ajo, náuseas, vómitos, diarrea, acidez y malestar estomacal.

Algunos estudios en animales, recomiendan no ingerir más de 25 g de ajo crudo o más de 400 mg/kg de aceite de ajo en cápsulas porque podría resultar tóxico con respecto a los testículos.

Contraindicaciones del aceite de ajo

Las cápsulas de ajo deben evitarse durante el embarazo y la lactancia materna, pues puede alterar el sabor de la leche materna. Tampoco debe ser ingerida por niños menores de 3 años de edad y días antes previos a una cirugía, ya que se ha relacionado con trastornos hemorrágicos durante el procedimiento. Asimismo, deben ser evitadas por personas con alergia al ajo.

Además de esto, estas cápsulas no deben tomarse en conjunto con los medicamentos que se mencionan a continuación, sin orientación médica: anticoagulantes orales (Warfarina), antirretrovirales (Saquinavir, Ratinovir), antihipertensivos (Lisinopril) y analgésicos (paracetamol).