8 causas de astenia y qué hacer

Actualizado en octubre 2022

La astenia es una condición que se caracteriza por una sensación de debilidad y falta general de energía, pudiendo estar asociada a cansancio físico e intelectual, temblores, lentitud de movimientos y espasmos musculares.

La astenia puede ser temporal o crónica y puede ser causada por varios factores, como gripes y resfriados, problemas de tiroides, deficiencias vitamínicas, exposición a ciertos tratamientos, como la quimioterapia, por ejemplo, o incluso a la llegada de la primavera, en el caso de la astenia primaveral.

Es importante que ante la presencia de estos síntomas se acuda al médico, de manera que realice una evaluación para identificar cuál es la posible causa e indique el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 6

Las principales causas de astenia son:

1. Gripe

La gripe es una infección causada por el virus de la influenza, que además de causar astenia, origina síntomas como fiebre, tos, dolor de garganta, estornudos y congestión nasal, pudiendo durar de 5 a 7 días.

Qué hacer: el tratamiento para la gripe consiste principalmente en reposo e hidratación, y en la ingesta de medicamentos para aliviar los síntomas, como analgésicos para los dolores y la fiebre y un antihistamínico para los síntomas alérgicos. Conozca qué tomar para cada síntoma de la gripe.

2. Anemia

La anemia se caracteriza por una disminución de los niveles de hemoglobina en la sangre, que es una proteína que se encuentra en el interior de los glóbulos rojos, responsable por transportar el oxígeno hacia los órganos. Además del cansancio extremo, la anemia puede originar la aparición de síntomas como falta de aire, palidez y somnolencia. Vea cuáles son las principales causas de anemia.

Qué hacer: el tratamiento depende del tipo de anemia que la persona presenta, pudiendo ser administrado suplementos de hierro y/o vitamina B12, corticosteroides e inmunosupresores o en casos más graves trasplante de médula ósea. Conozca más sobre el tratamiento de cada tipo de anemia.

3. Alteraciones en la tiroides

Ciertas alteraciones en la tiroides, como en el hipotiroidismo, pueden causar astenia, aumento de peso, dolor de cabeza y caída del cabello, por ejemplo, debido a la baja actividad de la tiroides.

Qué hacer: el tratamiento para el hipotiroidismo se realiza a través del reemplazo hormonal con levotiroxina, que debe ser prescrita por el endocrinólogo. Conozca más sobre el tratamiento del hipotiroidismo.

4. Depresión

Uno de los síntomas más comunes en personas con depresión, es el cansancio excesivo, asociado a la falta de disposición para realizar las tareas habituales del día a día. La depresión es una enfermedad que afecta el estado de ánimo, causando tristeza profunda, persistente y desproporcionada, que va más allá de las 2 semanas y no tiene motivo que justifique lo que está ocurriendo.

Qué hacer: el tratamiento para la depresión se hace, por lo general, con medicamentos antidepresivos recomendados por el psiquiatra y sesiones de psicoterapia, realizadas semanalmente con un psicólogo. Vea cómo es el tratamiento de la depresión.

5. Insomnio

El insomnio es un trastorno que provoca la dificultad para conciliar el sueño o para mantener una buena calidad del sueño, haciendo que la persona se sienta muy cansada al día siguiente, principalmente, si ocurre varias noches seguidas. Esta situación es más común en períodos de estrés, pudiendo estar asociada a enfermedades, como la depresión, el embarazo o la menopausia.

Qué hacer: es muy importante adoptar hábitos que permitan conciliar bien el sueño en el momento adecuado, como es el caso de la higiene del sueño, evitando ver televisión o teléfono celular a la hora de dormir, evitar acostarse en horas diferentes y practicar ejercicio físico durante todo el día, por ejemplo.

Además, también existen remedios naturales, como el té de maracuyá o manzanilla, por ejemplo, que pueden ayudar a conciliar el sueño. En situaciones más graves, puede ser necesario tomar medicamentos, si el médico lo recomienda. Conozca algunos remedios caseros para el insomnio.

Vea en el video a continuación algunas estrategias para dormir mejor:

6. Deficiencia de vitamina B12

La vitamina B12 es muy importante para el buen funcionamiento del organismo y por esto, la deficiencia de esta vitamina puede provocar diferentes alteraciones en el organismo, como astenia, anemia, falta de aire, pérdida de memoria, dificultad visual e irritabilidad, por ejemplo. Conozca cuáles son las principales causas de la falta de vitamina B12.

Qué hacer: el tratamiento debe realizarse cambiando los hábitos alimentarios a través del aumento de la ingesta de alimentos ricos en vitamina B12, pudiendo en algunos casos ser necesario los suplementos de esta vitamina.

7. Medicamentos

La ingesta de ciertos medicamentos, principalmente ansiolíticos y los usados en tratamientos de quimioterapia, pueden causar astenia como efecto secundario.

Qué hacer: en algunas situaciones, el médico puede hacer ajustes en el tratamiento, pero esto no siempre es posible, además de que se recomienda que la persona descanse siempre que lo pueda hacer.

Además de estas situaciones, otras menos comunes que pueden ser la causa del cansancio excesivo y la debilidad, es el cáncer, ACV, los disturbios del corazón, diabetes no tratada, enfermedades que afectan a los músculos y las intoxicaciones.

8. Astenia primaveral

El inicio de la primavera puede causar astenia en ciertas personas, en especial cuando los días de calor comienzan de una forma abrupta y hay muchos cambios en la presión atmosférica y en la humedad ambiental.

La astenia primaveral se da mayormente en mujeres entre los 20 y 50 años de edad, y aparentemente la presencia de factores como estrés, ansiedad y sobrecarga laboral, por ejemplo, pueden predisponer a la persona a presentar síntomas de astenia en esta estación. Asimismo, esta alteración también puede afectar el sistema inmunitario, haciendo que la persona sea más susceptible a infecciones.

Qué hacer: el tratamiento es llevado a cabo mediante la adopción de medidas que permitan mejorar la calidad de vida de la persona y su autoestima, las cuales incluyen la práctica de ejercicio físico, dormir un mínimo de 7 horas diarias, realizar actividades al aire libre, reducir el consumo de alcohol y tabaco e intentar disminuir el estrés con técnicas de relajación o calmantes naturales. Vea cómo controlar el estrés y la ansiedad.

Asimismo, también se recomienda tener una dieta sana y equilibrada, baja en grasas y alta en fibras, y dar prioridad al consumo de frutas y verduras; además de mantenerse hidratado, bebiendo un mínimo de 2 litros de agua por día.

Vídeos relacionados