Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Vaginismo: qué es, causas y cómo es el tratamiento

El vaginismo es la contracción involuntaria de los músculos del suelo pélvico de la mujer, que no permite la penetración vaginal durante el contacto íntimo o la penetración de objetos, como tampones o espéculo vaginal que utiliza el ginecólogo durante exámenes de rutina.

Este cambio puede suceder en cualquier etapa de la vida sexual de la mujer y puede tener causas físicas o psicológicas, como por ejemplo, temor a quedar embarazada, abuso sexual, enfermedades del tracto urinario o hemorroides, por ejemplo. A pesar de tener varias causas, el vaginismo se puede tratar fácilmente, siendo importante que el tratamiento sea realizado por el ginecólogo y en algunos casos con la ayuda de un psicólogo.

Existen 2 tipos de vaginismo, el primario en que la mujer nunca ha sufrido penetración sea por medio de exámenes ginecológicos, uso de tampones o contacto íntimo, y el secundario que es desencadenado por eventos traumáticos, como abuso sexual, parto, cirugía o menopausia, por ejemplo.

Vaginismo: qué es, causas y cómo es el tratamiento

Principales síntomas

Los síntomas del vaginismo son fáciles de sentir, existiendo principalmente la dificultad o imposibilidad de penetración. Sin embargo, pueden estar presentes otros síntomas, como dolor durante el contacto íntimo, contracción o ardor en la vagina y molestias durante la realización de exámenes ginecológicos o la introducción de tampones.

Estos síntomas pueden variar de una mujer a otra según la causa, siendo importante que el diagnóstico sea realizado por un ginecólogo para que indique el tratamiento más adecuado.

Qué puede causar vaginismo

El vaginismo puede tener causas físicas y psicológicas como recuerdos de relaciones sexuales dolorosas en el pasado, temor de quedar embarazada o ser controlada por el hombre. Otras causas incluyen:

  • Miedo al dolor por contacto íntimo;
  • Miedo de quedar embarazada;
  • Ansiedad y estrés;
  • Abuso sexual o testigo de abuso sexual;
  • Educación religiosa desequilibrada;
  • Enfermedades como infección urinaria, endometriosis, tumores pélvicos;
  • Trauma relacionado con el parto;
  • Molestia en la relación al contacto íntimo;
  • Después de la menopausia por atrofia genital;
  • Hímen rígido;
  • Septo o Tabique vaginal;
  • Hemorroides;
  • Carúnculas vaginales;

Es importante aclarar que la contracción de los músculos de la vagina es involuntaria y la mujer no es responsable por esta situación, originando en la mujer un descontento.

Qué hacer si tiene dificultad en la penetración

Si la mujer presenta dificultad durante la penetración, es importante buscar ayuda médica, porque existen diversas estrategias que pueden ayudar a solucionar el problema y hacer que tenga una vida sexual sana y placentera. Acudir a una consulta con el ginecólogo, es el primer paso que se debe hacer, porque es necesario investigar si existen enfermedades que están provocando esta dificultad.

Cuando se establece que las causas son psicológicas, es importante realizar el tratamiento con un psicólogo o psiquiatra para tratar las emociones y curar traumas, en caso de ser necesario. Además, es importante que la pareja también sea evaluada por el médico, porque situaciones como la impotencia sexual y la eyaculación precoz, también favorecen al vaginismo y pueden tener solución.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para el vaginismo dependerá de la causa y puede incluir el uso de medicamentos contra la ansiedad, anestésicos en forma de pomadas, así como el uso de vasodilatadores vaginales recetados por el ginecólogo.

Además, el médico le explicará a la mujer cómo es la anatomía vaginal para que aprenda a conocerse mejor. También podrá recomendar que acuda a un fisiatra o fisioterapeuta para que indique algunas técnicas de dilatación vaginal, en combinación con los ejercicios de Kegel, para trabajar la musculatura del suelo pélvico, de manera que la mujer consiga permitir la penetración de forma progresiva.

El asesoramiento psicológico con técnicas de psicoterapia cognitiva y comportamental, pueden ayudar a acelerar el proceso y reducir la ansiedad, por lo que también están indicados.

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje