Heridas vaginales: 4 causas y qué hacer

marzo 2022

Las heridas o lesiones en la vagina o en la vulva pueden surgir por diversas razones, incluyendo heridas provocadas por la fricción durante el contacto íntimo, alergia a la ropa o a las toallas sanitarias, o por una depilación efectuada sin cuidados.

No obstante, estas heridas también pueden indicar una infección de transmisión sexual, como el herpes genital o la sífilis, surgiendo acompañadas de otros síntomas.

Por este motivo, cuando las heridas en la vagina o en la vulva no desaparecen a lo largo del tiempo o cuando surgen acompañada de otros síntomas como comezón, dolor, flujo o sangrado, se debe consultar a un ginecólogo para que realice exámenes de diagnóstico que permitan saber cuál es la causa e iniciar el tratamiento más adecuado.

Conozca más sobre las causas y qué hacer en caso de tener una bolita en la vagina.

Las principales causas de herida en la vagina incluyen las siguientes:

1. Lesiones y alergias

Una herida en la vagina o en la región de la vulva puede surgir debido la fricción causada por el uso de ropa íntima apretada, por lesión durante la depilación íntima o por el roce durante el contacto íntimo. Además, sufrir de alergia al material de la ropa interior o a la toalla sanitaria también puede causar el surgimiento de heridas, por el hecho de causar comezón.

Qué hacer: en estos casos, la herida suele cicatrizar por sí sola al cabo de unos días. Sin embargo, se recomienda usar ropa cómoda y ropa interior de algodón para evitar el contacto directo con la región y permitir que la piel respire adecuadamente, además de evitar depilarse y tener relaciones sexuales mientras se encuentre con la lesión.

En caso que no haya mejorías al cabo de una semana, se recomienda consultar a un ginecólogo, para que evalúe si es necesario el uso de pomadas que faciliten la cicatrización.

2. Infecciones de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual son causas importantes de heridas en la vagina, siendo las siguientes las más comunes:

  • Herpes genital: es una infección causada por el virus del herpes simple, el cual es adquirido por el contacto con las ampollas o úlceras de la pareja sexual. Provoca enrojecimiento y pequeñas ampollas que causan dolor, ardor y comezón. Conozca más sobre los síntomas del herpes genital y qué hacer.
  • Sífilis: es causada por la bacteria Treponema pallidum, la cual es transmitida, usualmente, por medio del contacto íntimo sin el uso de preservativo. Por lo general, el estadio inicial surge como una úlcera única e indolora que aparece después de 3 semanas de contagio. En caso de que no sea tratada, la sífilis puede avanzar y volverse una enfermedad muy grave. Conozca más detalles acerca de esta peligrosa infección.
  • Chancro blando o chancroide: es una infección causada por la bacteria Haemophilus ducrey, la cual provoca úlceras múltiples, dolorosas y con secreción purulenta o sanguinolenta.
  • Linfogranuloma venéreo: es una infección inusual causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, la cual suele provocar pequeños bultos que se transforman en heridas dolorosas y profundas que están acompañadas de inflamación de los ganglios.
  • Granuloma inguinal o donovanosis: es causado por la bacteria Calymmatobacterium granulomatis, la cual provoca lesiones iniciales en forma de nódulos subcutáneos o pequeños bultos que evolucionan a úlceras no dolorosas que crecen paulatinamente y pueden provocar grandes daños en la región genital. Conozca más sobre el granuloma inguinal.

En el caso de heridas en la vagina o vulva sean provocadas por una infección de transmisión sexual, es común que no desaparezcan con el tiempo y que se acompañen de otros síntomas como flujo vaginal, sangrado y dolor durante las relaciones, por ejemplo. ejemplo.

Es importante tener en cuenta que la presencia de infecciones genitales representa un riesgo de infección por VIH y, además, estas son puertas de entrada para virus y otros microorganismos; por esta razón, deben ser correctamente tratadas por el ginecólogo o infectólogo.

Qué hacer: en estos casos es importante consultar un ginecólogo para identificar la infección relacionada con el surgimiento de la herida, de manera de iniciar el tratamiento más adecuado. El médico puede indicar el uso de antibióticos o antivirales, dependiendo de cuál sea la infección. Además de esto, la pareja sexual también debe ser evaluada así no presente signos o síntomas de la enfermedad.

3. Enfermedades autoinmunes

Existen ciertas enfermedades relacionadas con la inmunidad que pueden provocar heridas en la región genital, entre las cuales incluyen enfermedad de Behcet, enfermedad de Crohn, síndrome de Reiter, liquen plano, eritema multiforme, aftosis compleja, pénfigo, penfigoides, dermatitis herpetiforme (enfermedad de Duhring -Brocq​) o dermatosis ampollar por IgA lineal, por ejemplo. Estas enfermedades suelen ser menos usuales, pudiendo surgir en mujeres jóvenes, adultas o de la tercera edad, y manifestarse como úlceras también en la región oral, anal, entre otras.

Las lesiones causadas por enfermedades autoinmunes también pueden estar acompañadas de otros síntomas sistémicos, como fiebre, debilidad, pérdida de peso o compromiso de otros órganos, como riñones y circulación sanguínea; por esta razón, pueden ser preocupantes y deben ser investigadas y tratadas por el reumatólogo o el dermatólogo.

Qué hacer: si la mujer tiene una enfermedad autoinmune, o tiene antecedentes de enfermedad autoinmune en la familia, se recomienda informar al ginecólogo en cuanto se advierta la presencia de la herida, para que se pueda realizar la medicación para regular la inmunidad, como corticosteroides o inmunosupresores, o cremas para ayudar a cicatrizar la herida.

4. Cáncer

El cáncer es una causa poco usual de lesiones en la vagina, el cual generalmente provoca comezón, mal olor y secreción, y es más común en mujeres mayores. La probabilidad de que una herida en la vagina se convierta en cáncer es mayor cuando esta es causada por el VPH.

Qué hacer: si la mujer tiene conocimiento que es portadora del VPH, debe acudir al ginecólogo apenas note el surgimiento de una herida con secreción, para que se le haga una biopsia y, de confirmarse, iniciar tratamiento para el cáncer de vagina, que generalmente implica extirpar el área afectada mediante cirugía, además de completar el tratamiento con radioterapia, quimioterapia y revisar los ganglios linfáticos cercanos.

Conozca más detalles sobre cómo identificar el cáncer vaginal.

¿Fue útil esta información?

Actualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, en marzo de 2022.

Bibliografía

  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Protocolo Clínico e Diretrizes Terapêuticas (PCDT). 2015. Disponível em: <http://bvsms.saude.gov.br/bvs/publicacoes/protocolo_clinico_diretrizes_terapeutica_atencao_integral_pessoas_infeccoes_sexualmente_transmissiveis.pdf>. Acceso en 08 oct 2020
  • FEDERAÇÃO BRASILEIRA DAS ASSOCIAÇÕES DE GINECOLOGIA E OBSTETRÍCIA . Manual de Orientação Ginecologia Oncológica. 2010. Disponível em: <https://www.febrasgo.org.br/images/arquivos/manuais/Manuais_Novos/Manual_Ginecologia_Oncologica.pdf>. Acceso en 08 oct 2020
Abrir la bibliografía completa
  • INTERNATIONAL JOURNAL OF GYNECOLOGICAL CÂNCER,. Oncology Guidelines for the Management of Patients With Vulvar Câncer.. 2017. Disponível em: <http://www.esgo.org/media/2019/01/ESGO_Vulvar-Cancer_A4PT.pdf>. Acceso en 08 oct 2020
Equipo editorial constituido por médicos y profesionales de salud de diversas áreas como enfermería, nutrición, fisioterapia, análisis clínicos y farmacia.