Heridas vaginales: principales causas y qué hacer

noviembre 2022

Las heridas o lesiones en la vagina o en la vulva pueden surgir por diversas razones, principalmente debido a la fricción durante la relación sexual, alergia a la ropa o absorbentes íntimos o ser consecuencia de una depilación hecha sin muchos cuidados.

Sin embargo, estas heridas también pueden indicar una infección de transmisión sexual (ITS), como el herpes genital, sífilis o chancro blanco, por ejemplo, y acompañarse de otros síntomas como flujo, sangrado y dolor durante el contacto íntimo.

Es importante consultar al ginecólogo siempre que surjan heridas en la vagina para que se realicen exámenes más específicos que indiquen la causa de la herida y se inicie el tratamiento más adecuado.

Imagem ilustrativa número 1

Principales causas de heridas en la vagina

Las principales causas de herida en la vagina incluyen:

1. Alergias

Las alergias en la piel de la vagina o de la vulva puede causar heridas por irritación en la piel debido al uso de sustancias química, como jabones, desodorante íntimo, talco o papel higiénico, por ejemplo.

Además, la herida en la vagina también puede surgir debido a alergia al material de la ropa interior o del absorbente íntimo, del preservativo o del lubricante íntimo, ya que uno de los síntomas relacionados con a la alergia es la comezón en la zona genital, lo cual favorece el surgimiento de heridas. Conozca otras causas de comezón en la vagina y qué hacer.

Qué hacer: es importante intentar identificar la causa de la alergia para evitar el contacto con el tejido o la sustancia. Por lo que se recomienda siempre intentar usar ropa de algodón y jabones propios para la zona íntima o que no tengan muchos productos químicos y perfumes. Además, en caso de sospecha de alergia al látex, se debe evitar el uso de preservativo con ese material y optar por aquellos hechos de poliisopreno sintético.

2. Lesiones

La herida en la vagina o en la zona de la vulva puede surgir por el uso de ropa íntima apretada que causan fricción durante la relación sexual o lesión durante la depilación íntima.

Qué hacer: en estos casos, la herida normalmente cicatriza sola después de algunos días, sin embargo, para favorecer la cicatrización es importante evitar la depilación y las relaciones sexuales mientras se tiene la herida. En caso de que se observe mejoría después de algunos días, se recomienda consultar al ginecólogo para que se confirme la necesidad de usar pomadas que faciliten la cicatrización.

3. Herpes genital

El herpes genital es una infección de transmisión sexual causada por el virus del herpes simple, el cual puede contagiarse a través del contacto con las ampollas de la pareja por medio de una relación sexual sin protección.

La infección por este virus puede causar el surgimiento de ampollas en la vagina o vulva, las cuales se pueden romper y forma heridas, que dan comezón y duelen. Las heridas del herpes, además de surgir en la vagina, pueden aparecer en la zona perianal o en el ano. Vea cómo identificar los síntomas de herpes genital. 

Qué hacer: se debe consultar al ginecólogo para que se realice el diagnóstico de herpes genital y se inicie el tratamiento más adecuado, que normalmente se realiza con el uso de medicamentos antivirales, como aciclovir, valaciclovir o fanciclovir, durante 7 días, ya que evitan la multiplicación del virus, permitiendo la cicatrización de la piel, además de evitar el surgimiento de otras ampollas y heridas.

4. Sífilis

La sífilis también es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Treponema pallidum contagiada a través del contacto íntimo sin uso de preservativo.

Esta infección puede causar el surgimiento de una herida única en la vagina o vulva, con bordes elevados y endurecidos, de tamaño pequeño o medio y color rojiza y que no causa dolor, apareciendo generalmente alrededor de 3 semanas después del contagio, y suele desaparecer después de 3 a 6 semanas.

Qué hacer: se debe llevar a cabo el tratamiento indicado por el ginecólogo, que generalmente incluye el uso de antibióticos en forma de inyección, como penicilina. Además, es importante seguir el tiempo de tratamiento indicado por el médico. Además, la pareja también debe recibir el tratamiento. Vea más detalles sobre cómo se realiza el tratamiento de la sífilis.

5. Chancro blando

La herida en la vagina puede surgir debido a chancro blando, que es una infección de transmisión sexual, causada por la bacteria Haemophilus ducreyi, que causa heridas o úlceras múltiples, dolorosas, con pus o sangre.

Generalmente, la herida del chancro blanco surge cerca de 4 a 10 días después de la infección, y en algunos casos también pueden surgir bolitas o ganglios en la zona de la ingle. Vea otros síntomas del chancro blando.

Qué hacer: el tratamiento del chancro blando debe hacerse con orientación del ginecólogo e incluye el uso de antibióticos, como azitromicina, ceftriaxona, eritromicina o ciprofloxacino, que puede ser una dosis única por vía oral o dividida en 7 días. En algunos casos puede ser necesario que el tratamiento sea hecho por medio de la aplicación de inyección intramuscular, de acuerdo a la recomendación del médico.  

6. Linfogranuloma venéreo

El linfogranuloma venéreo es una infección de transmisión sexual, causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, y suele provocar heridas o pequeñas bolitas indoloras y llenas de líquido, que pueden surgir de 3 a 5 días después de la infección.

Además, las heridas o bolitas pueden transformarse en úlceras dolorosas y profundas en la zona de infección, que pueden sangrar y acompañarse de ganglios en la ingle que generalmente surgen cerca de 2 a 6 semanas después de que desaparecen las heridas iniciales.

Qué hacer: se debe hacer el tratamiento orientado por el ginecólogo, que pueden indicar el uso de antibióticos para eliminar la bacteria. Es importante que la pareja también realice el tratamiento, aunque no presente síntomas, ya que de esta forma es posible prevenir la retransmisión. . 

7. Granuloma inguinal

El granuloma inguinal es una infección de transmisión sexual causada por la bacteria Klebsiella granulomatis, y después de 3 días de la infección puede llevar a una inflamación en la zona genital, que cuando no es tratada, puede causar heridas o úlceras que aumentan a lo largo del tiempo y pueden sangrar fácilmente.

Qué hacer: el tratamiento del granuloma inguinal se realiza con antibióticos recetados por el ginecólogo para eliminar la bacteria. En los casos de lesiones más extensas, el médico puede indicar cirugía. Vea cómo se realiza el tratamiento del granuloma inguinal.

8. Viruela del mono

La viruela del mono o Monkeypox, es una infección causada por el virus del género Orthopoxvirus, causando síntomas como fiebre, escalofríos, ampollas o heridas en la piel, que causan comezón y dolor, además de que pueden surgir en cualquier región del cuerpo, siendo también común que surjan ganglios en la ingle. Vea cómo identificar todos los síntomas de la viruela del mono.

La viruela del mono puede contagiarse de persona a persona por medio del contacto con secreciones respiratorias, contacto directo con las secreciones de las ampollas y heridas, contacto con objetos contaminados o con lesiones en la zona genital, las cuales aumentan el riesgo de contagio a través de una relación sexual.

Qué hacer: se debe consultar a un ginecólogo o infectólogo para que confirme el diagnóstico e inicie el tratamiento con antivirales, como tecovirimat, y medicamentos para aliviar los síntomas como paracetamol o dipirona, por ejemplo. Además, el médico recomendará aislamiento para evitar el contagio de la enfermedad a otras personas.

9. Hidradenitis supurativa

La hidradenitis supurativa es una condición rara causada por una inflamación de las glándulas apócrinas de la zona genital, que son responsables de la producción de sudor, que causa heridas en la vagina o en zonas cercanas a la vulva, además de nódulos y abscesos en la piel. Generalmente incluyen la ingle, parte interna de los muslos, axilas, pecho o nalgas.

Esta condición es más común en niñas en la pubertad y mujeres jóvenes, generalmente causada por alteraciones hormonales o infecciones bacterianas, por ejemplo.

Qué hacer: el tratamiento de la hidradenitis supurativa incluye el uso de antibióticos recetados por el ginecólogo, como clindamicina o doxiciclina. Sin embargo, en casos más graves, puede ser necesario el tratamiento quirúrgico. Vea cómo se realiza el tratamiento de la hidradenitis supurativa.

10. Mononucleosis infecciosa

La mononucleosis infecciosa es una infección causada por el virus Epstein-Barr, contagiado a traves de la saliva, el cual produce síntomas como fiebre alta, dolor e inflamación de la garganta, placas blanquecinas en la garganta y ganglios inflamados en el cuello.

Sin embargo, a pesar de ser raro, la mononucleosis infecciosa también puede causar heridas o úlceras en la zona genital al tocarse la boca y llevar la mano a los órganos genitales o haber tenido sexo oral.

Qué hacer: se debe consultar al ginecólogo o médico general para que se realice el diagnóstico y se indique el tratamiento que puede hacerse con el uso de analgésicos o antiinflamatorios, para aliviar los síntomas; o antibióticos en caso de que surjan otras infecciones. Además, se recomienda permanecer en reposo e ingerir muchos líquidos, como agua, tés o jugos naturales para acelerar el proceso de recuperación.

11. Enfermedades autoinmunes

Algunas enfermedades autoinmunes también pueden causar heridas en la zona genital, como el síndrome de Behcet, síndrome de Reiter, liquen plano, eritema multiforme, aftosis compleja, pénfigo o dermatitis herpetiforme, por ejemplo.

Estas enfermedades suelen ser más raras, pudiendo surgir en mujeres jóvenes adultas o de la tercera edad, y pueden manifestarse con úlceras también en la región oral o anal, por ejemplo.

Las heridas causadas por enfermedades autoinmunes también pueden acompañarse de otros síntomas, como fiebre, debilidad, pérdida de peso o compromiso de otros órganos, como riñones y circulación sanguínea.

Qué hacer: si la mujer tiene una enfermedad autoinmune, o tiene antecedentes de enfermedad autoinmune en la familia, se recomienda informar al ginecólogo en cuanto se advierta la presencia de la herida, para que se pueda realizar la medicación para regular la inmunidad, como corticoesteroides o inmunosupresores, o cremas para ayudar a cicatrizar la herida.

Además, como las enfermedades autoinmunes pueden causar reacciones de hipersensibilidad, se recomienda evitar el uso de productos alérgenos, como cosméticos, así como alimentos muy condimentados, que tengan color y olor fuerte, por ejemplo.

12. Cáncer en la vagina

El cáncer es una causa poco usual de lesiones en la vagina, el cual generalmente provoca comezón, mal olor y secreción, y es más común en mujeres mayores. La probabilidad de que una herida en la vagina se convierta en cáncer es mayor cuando esta es causada por el VPH. Vea cómo identificar los síntomas del cáncer en la vagina.

Qué hacer: si la mujer tiene conocimiento que es portadora del VPH, debe acudir al ginecólogo apenas note el surgimiento de una herida con secreción, para que se le haga una biopsia y, de confirmarse, iniciar tratamiento para el cáncer de vagina, que generalmente implica extirpar el área afectada mediante cirugía, además de completar el tratamiento con radioterapia, quimioterapia y revisar los ganglios linfáticos cercanos.

Conozca más detalles sobre cómo identificar el cáncer vaginal.

¿Fue útil esta información?

Actualizado por Dr. Gonzalo Ramírez - Psicólogo y Médico General, en noviembre de 2022.

Bibliografía

  • BELDA JUNIOR, W. Donovanosis. An Bras Dermatol. 95. 6; 675-683, 2020
  • KALTENECKER, B.; TIKARIA, R. IN: STATPEARLS [INTERNET]. TREASURE ISLAND (FL): STATPEARLS PUBLISHING. Vaginal Cancer. 2022. Disponível em: <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK559126/>. Acceso en 03 nov 2022
Abrir la bibliografía completa
  • LEWIS, D. A.; MITJÀ, O. Haemophilus ducreyi: from sexually transmitted infection to skin ulcer pathogen. Curr Opin Infect Dis. 29. 1; 52-7, 2016
  • ECKBO, E. J.; et al. Lymphogranuloma venereum. CMAJ. 193. 49; E1889, 2021
  • AL-RAWAHi, G.; et al. Severe genital ulceration in an acute Epstein-barr virus infection. The Pediatric Infectious Disease Journal. 30. 2; 176-178, 2011
  • PEELING, R. W.; et al. Syphilis. Nat Rev Dis Primers. 3. 17073, 2017
  • HAMAD, J.; et al. Multidisciplinary Update on Genital Hidradenitis Suppurativa: A Review. JAJA Surg. 155. 10; 970-977, 2020
  • SÁRDY, M.; et al. Genital ulcers associated with Epstein-Barr virus infection (ulcus vulvae acutum). Acta Derm Venereol. 91. 1; 55-9, 2011
  • ROETT, M. A. Genital Ulcers: Differential Diagnosis and Management. Am Fam Physician. 101. 6; 355-361, 2020
  • KIRSHEN, C.; EDWARDS, L. Noninfectious genital ulcers. Semin Cutan Med Surg. 34. 4; 187-91, 2015
  • MOORE, M. J.; RATHISH, B.; ZAHRA, F. IN: STATPEARLS [INTERNET]. TREASURE ISLAND (FL): STATPEARLS PUBLISHING. Monkeypox. 2022. Disponível em: <https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK574519/>. Acceso en 03 nov 2022
  • PARRA-SÁNCHEZ, M. Genital ulcers caused by herpes simplex virus. Enferm Infecc Microbiol Clin (Engl Ed). 37. 4; 260-264, 2019
  • MINISTÉRIO DA SAÚDE. Protocolo Clínico e Diretrizes Terapêuticas (PCDT). 2015. Disponível em: <http://bvsms.saude.gov.br/bvs/publicacoes/protocolo_clinico_diretrizes_terapeutica_atencao_integral_pessoas_infeccoes_sexualmente_transmissiveis.pdf>. Acceso en 08 oct 2020
  • FEDERAÇÃO BRASILEIRA DAS ASSOCIAÇÕES DE GINECOLOGIA E OBSTETRÍCIA . Manual de Orientação Ginecologia Oncológica. 2010. Disponível em: <https://www.febrasgo.org.br/images/arquivos/manuais/Manuais_Novos/Manual_Ginecologia_Oncologica.pdf>. Acceso en 08 oct 2020
  • INTERNATIONAL JOURNAL OF GYNECOLOGICAL CÂNCER,. Oncology Guidelines for the Management of Patients With Vulvar Câncer.. 2017. Disponível em: <http://www.esgo.org/media/2019/01/ESGO_Vulvar-Cancer_A4PT.pdf>. Acceso en 08 oct 2020
Equipo editorial constituido por médicos y profesionales de salud de diversas áreas como enfermería, nutrición, fisioterapia, análisis clínicos y farmacia.