Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Trombosis: síntomas, prevención y tratamiento

La trombosis se caracteriza por la formación de coágulos de sangre en el interior de las venas o arterias impidiendo la circulación sanguínea normal, causando dolor e hinchazón en las piernas o el brazo, por ejemplo. Generalmente, la trombosis ocurre en personas que tienen varices y que se mantienen mucho tiempo sentado o acostado ya sea en el trabajo, en la casa e inclusive en un viaje de avión, por ejemplo. También puede ocurrir en personas que toman hormonas, durante el embarazo o como consecuencia de una cirugía. Conozca cómo identificar los síntomas de trombosis.

La trombosis puede ser superficial o profunda como la trombosis venosa profunda. Sin embargo, en cualquiera de los casos el tratamiento con medicación debe ser urgente, porque el coágulo de sangre puede fluir a través del flujo sanguíneo alojándose en órganos como los pulmones generando una embolia pulmonar, o en el cerebro generando una trombosis cerebral, por ejemplo, situaciones graves que pueden incluso causar la muerte.

Trombosis: síntomas, prevención y tratamiento

Síntomas según el tipo de trombosis

Existen algunos tipos de trombosis, la cual dependerá de la región donde los vasos se obstruyen. Los principales tipos y síntomas que causan son:

  • Trombosis en las piernas: hinchazón, náuseas, enrojecimiento y calor en la región afectada, estos síntomas suelen empeorar con el paso del tiempo generando dolor o sensación de peso y la piel puede endurecerse. Aunque la trombosis en las piernas es más común, ya que es donde la sangre fluye más lentamente, también puede surgir en cualquier otro lugar como brazos o manos, por ejemplo.
  • Embolia pulmonar: falta de aire, tos y cansancio que pueden empeorar causando intensa dificultad para respirar;
  • Trombosis cerebral: síntomas de ACV como hormigueo o parálisis en un lado del cuerpo, dificultad para hablar o alteraciones en la visión por ejemplo. Conozca más sobre cómo identificar la trombosis cerebral y sus secuelas.

Sin embargo, en algunos casos dependiendo del tamaño del coágulo sanguíneo y del vaso sanguíneo donde está alojado, puede que no genere ningún síntoma. Además de esto, existe la tromboflebitis,la cual es el cierre parcial de una vena superficial que causa hinchazón y enrojecimiento en la vena afectada y mucho dolor a la palpación.

En presencia de signos y síntomas que indiquen trombosis, se debe acudir de inmediato al hospital o llamar al número de emergencia para que el médico haga una evaluación clínica y, si es necesario, el médico podrá solicitar exámenes como ecografía o tomografía. Debiendo ser necesario tratamiento rápidamente con medicamentos anticoagulantes, como Heparina, por ejemplo.

Cómo se confirma el diagnóstico

El diagnóstico de trombosis se realiza a partir de la evaluación de los síntomas y exámenes complementarios como ultrasonido, angiografía o tomografía computarizada, que ayudan a localizar el coágulo.

Además, el médico también suele solicitar un examen de sangre, conocido como Dímero- D, que es utilizado para excluir una sospecha de trombosis.

Cómo se realiza el tratamiento

La trombosis tiene cura y su tratamiento tiene dos objetivos fundamentales que son: impedir el crecimiento de los coágulos e impedir que los coágulos existentes se liberen. Estos objetivos se pueden lograr mediante el uso de medicamentos anticoagulantes como Heparina y Warfarina, bajo la orientación de un cirujano cardiovascular o del cardiólogo.

En algunos casos, es necesario que el individuo sea hospitalizado para ajustar las dosis de los medicamentos y realizar exámenes más rápidamente. Después del período inicial, se recomienda tener algunos cuidados como evitar sentarse con las piernas hacia abajo y utilizar siempre medias de compresión elástica como las medias Kendall, por ejemplo.

Qué hacer para evitar una trombosis

La prevención de la trombosis puede ser hecha a través de una alimentación sana, buena hidratación y práctica regular de actividad física. Esto hace con que la circulación sanguínea mejore, disminuya el proceso inflamatorio y evite la acumulación de placas de grasa en los vasos sanguíneos.

En casos de cirugía es importante que el médico indique, cuando es necesario, medicamentos para prevenir la trombosis como heparina profiláctica. Además de esto, la realización de fisioterapia puede ayudar a mantenerse activo durante este período, incluso al tener que mantenerse acostado con el movimiento de los pies, por ejemplo. Este tipo de movimiento es importante para mejorar la circulación sanguínea, ya que la estasis venosa favorece la formación de trombos.

En las personas que tienen varices, problemas circulatorios o que permanecen mucho tiempo sentado o de pie en el trabajo o que están de reposo por un tiempo prolongado, se recomienda el uso de medias elásticas de compresión media, además de movilizarse regularmente.

Cuando el individuo pretenda viajar debe levantarse a caminar un poco cada hora, esto con la finalidad de facilitar la circulación sanguínea. Vea otros consejos que pueden ayudar a mejorar su viaje:

10 Consejos para sobrevivir al viaje

297 visualizaciones

Quién tiene más riesgo

Algunos factores de riesgo para desarrollar trombosis son:

  • Antecedentes familiares;
  • Antecedente de trombosis;
  • Cáncer;
  • Obesidad;
  • Embarazo y parto;
  • Trastornos sanguíneos como trombofilia;
  • Lesiones o cirugías en las piernas o en los pies;
  • Uso de medicamentos que interfieren en la coagulación sanguínea;
  • Período de reposo prolongado, sea acostado o sentado;
  • Edad, el riesgo aumenta para el doble cada vez que se suman 10 años a partir de los 20 años de edad.

Cuanto más factores de riesgo el individuo presente, mayor será la probabilidad de desarrollar una trombosis.

Trombosis: síntomas, prevención y tratamiento
Trombosis: síntomas, prevención y tratamiento

Trombosis en el embarazo

El riesgo de trombosis aumenta mucho en el embarazo porque la capacidad de coagulación de la sangre aumenta, principalmente al final de la gestación como forma natural de sobrevivir al parto. Si la embarazada observa síntomas de trombosis, debe acudir de inmediato al hospital para que el tratamiento se iniciado, ya que es una situación grave.

El tratamiento de la trombosis en el embarazo se puede hacer con la Heparina inyectable, pues la warfarina está contraindicada en el embarazo por ser perjudicial para el bebé. Es importante informar que cuando una mujer sufre un episodio de trombosis en el embarazo, debe continuar el tratamiento hasta 3 o 6 meses después del nacimiento del bebé. Además de esto, tiene mayor riesgo de desarrollar otros cuadros de trombosis en la vida y, por lo tanto, debe prevenirse.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje