Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Anticoagulantes: qué son, principales tipos y para qué sirven

Los anticoagulantes son medicamentos que impiden la formación de coágulos, puesto que bloquean la acción de sustancias que dan lugar a la coagulación. Los coágulos son fundamentales para cicatrizar las heridas y parar la hemorragia, pero existen situaciones donde se podría interrumpir la circulación de sangre, causando importantes enfermedades, como ACV, trombosis y embolia pulmonar, por ejemplo.

Por lo tanto, los anticoagulantes permiten que la sangre se mantenga siempre en estado líquido dentro de los vasos y que pueda circular libremente, recomendándose para personas que sufren enfermedades provocadas por coágulos o que tengan un mayor riesgo a desarrollarlas. 

Los que se usan comúnmente son Heparina, Warfarina y Rivaroxabán, estos deben administrarse bajo indicaciones médicas, porque si se utilizan de forma indebida, hay mayor riesgo a sufrir de hemorragias graves. 

Anticoagulantes: qué son, principales tipos y para qué sirven

Quién los debe usar

Los anticoagulantes deben ser utilizados por personas que tienen mayor posibilidad de formar un trombo, como en aquellas que sufren de arritmias cardíacas o que usan prótesis de válvula cardíaca. También pueden ser utilizados para eliminar un trombo que se formó, como en casos de personas con trombosis, embolia pulmonar o infarto.

Principales tipos de anticoagulantes

Los anticoagulantes se dividen de acuerdo con la via de administración y su mecanismo de acción en:

1. Anticoagulantes inyectables

Los anticoagulantes inyectables como la Heparina o Fondaparinux (Arixtra) se administran directamente en la vena o en la región debajo de la piel.

Estos medicamentos generalmente se utilizan para prevenir enfermedad tromboembólica venosa y en personas que fueron sometidas a cirugías, que presentan movilidad reducida, para prevenir la formación de trombos durante hemodiálisis o en el tratamiento del infarto agudo al miocardio.

La heparina también puede utilizarse en gestantes para la prevención de trombosis, ya que no interfiere en el desarrollo del bebé.

2. Anticoagulantes orales

Existen diferentes tipos de anticoagulantes orales y su elección depende de la evaluación del médico de acuerdo a sus ventajas y desventajas para cada persona:

TiposNombresVentajasDesventajas
Inhibidores de la vitamina K

Warfarina (Cavamed, Coumadin);

Acenocumarol (Sintrom).

- Muy utilizados;

- Más baratos;

- Permiten mayor control de la coagulación a través de exámenes.

- Necesidad de realizar controles de la coagulación;

- Las dosis deben ser modificadas frecuentemente;

- Su efecto se puede ver alterado por acción de otros medicamentos o alimentos que contengan vitamina K. 

Nuevos anticoagulantes

Rivaroxabán (Xarelto); 

Dabigatrán (Pradaxa); 

Apixabán (Elicuis).

- No es necesario realizar controles regulares de la coagulación; 

- Dosis únicas diarias;

- Pueden tener menos efectos secundarios. 

- Más caros; 

- Contraindicados en diversas enfermedades;

- No tienen antídotos. 

En el caso de inhibidores de la vitamina K, el control de la regulación se debe realizar normalmente una vez al mes o de acuerdo con las indicaciones médicas. 

Medicamentos anticoagulantes naturales

Existen algunas sustancias fitoterapéuticas, que se conocen popularmente como que son capaces de "afinar" la sangre y disminuir el riesgo de formación de coágulos, como por ejemplo el Ginkgo biloba o Dong quai. 

Estas plantas pueden utilizarse en tés o ser ingeridas en forma de cápsulas, vendidas en tiendas de productos naturales, sin embargo, su uso jamás debe sustituir los medicamentos recetados por el médico y, no se deben utilizar en conjunto con otros anticoagulantes. 

Además de eso, sólo deben ingerirse después de que el médico tome conocimiento de esto, puesto que podrían interferir en la acción de otros medicamentos, el uso de estos fitoterapéuticos se debe interrumpir en el preoperatorio de cualquier cirugía, como también ocurre con los medicamentos anticoagulantes. 

Cuidados durante el tratamiento

Durante el tratamiento con anticoagulantes, es importante:

  • Mencionarle al médico siempre que existan cambios en la dieta o en el uso de medicamentos, para no interferir en la acción de los anticoagulantes;
  • Nunca mezclar dos tipos de anticoagulantes, excepto en casos donde el médico lo indique;
  • Observar signos de sangrado, como exceso de manchas en la piel, sangrado de encías, sangre en la orina o en las heces. En caso de notar alguno de estos signos, buscar ayuda médica.

Algunos alimentos ricos en vitamina K reducen la acción de ciertos anticoagulantes, como la Warfarina, por esta razón es necesario consumirlos con atención. No obstante, como la dosis de anticoagulantes se ajusta a la necesidad de cada persona, no es necesario parar el consumo de estos alimentos, pero se deben evitar cambios bruscos en la alimentación, manteniendo una cantidad constante en la dieta. 

Ejemplos de estos alimentos son los vegetales de color verde oscuro y con muchas hojas, como espinaca, col, lechuga, brócolis, repollo y coliflor, por ejemplo. Conozca una lista completa de los alimentos ricos en vitamina K

Anticoagulantes: qué son, principales tipos y para qué sirven

Remedios caseros que deben evitarse en conjunto con anticoagulantes

Es común que hayan personas que usen fitoterapéuticos o remedios caseros en el día a día sin indicación médica, pensando que son naturales y que no hacen algún mal, sin embargo, algunos pueden interactuar, generalmente, intensificando el efecto de los anticoagulantes, lo que aumenta el riesgo de sangrado y puede poner en peligro la vida de la persona. 

Es decir, las personas que hacen uso de medicamentos anticoagulantes o antiagregantes, deben tener especial atención al momento de tomar remedios caseros o suplementos alimentarios preparados a base de: 

  • Ajo;
  • Ginkgo biloba;
  • Ginseng;
  • Salvia roja;
  • Guaco;
  • Dong quai o Angelica sinensis;
  • Castaño de Indias;
  • Boldo;
  • Guaraná;
  • Árnica.

Debido a este tipo de interacciones entre los medicamentos y los remedios naturales, es importante tomar únicamente medicamentos después de la aprobación o indicación médica. 

Bibliografía >

  • OUDKERK, Matthijs. Diagnosis, Prevention, and Treatment of Thromboembolic Complications in COVID-19. National Institute for Public Health of the Netherlands. 2020
  • LUSHINA, Nadia et. al.. Pulmonary, Cerebral, and Renal Thromboembolic Disease Associated with COVID-19 Infection. Radiological Society of North America. 2020
  • DR. MAURICIO ESTEBAN GAUNA – DR. JUAN LUIS BERNAVA. Recomendaciones diagnósticas y terapéuticas ante la Respuesta Inmune Trombótica Asociada a Covid-19 (RITAC). 2020. Acceso en 27 Abr 2020
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje