Hemorroides trombosadas: qué son, síntomas y tratamiento

Las hemorroides trombosadas o trombosis hemorroidal ocurre principalmente cuando presenta una hemorroide interna o externa que se rompe o queda presa en el ano, haciendo que la sangre se acumule en la región formando un coágulo que produce hinchazón y dolor intenso en la región anal.​

Generalmente, la trombosis hemorroidal es más frecuente en personas con estreñimiento y durante el embarazo, pero también puede presentarse por otras situaciones que aumenten la presión abdominal, como esfuerzo excesivo en el gimnasio, por ejemplo.

El tratamiento de la hemorroide trombosada se realiza de acuerdo a la causa y gravedad, pudiendo indicarse una cirugía o el uso de medicamentos dependiendo de la orientación clínica del proctólogo.

Hemorroides trombosadas: qué son, síntomas y tratamiento

Principales síntomas

Los síntomas que pueden surgir con una hemorroide trombosada son:

  • Dolor intenso en la región anal;
  • Sangrado, especialmente al evacuar o al realizar fuerza;
  • Hinchazón o nódulo en la región.

Sin embargo, en estos casos puede confirmarse que la hemorroides se tornó morada o negra, indicando trombosis, por lo que la persona debe acudir con el proctólogo lo antes posible.

El diagnóstico de la trombosis hemorroidal es realizado con base en la observación de los síntomas por el proctólogo, el cual evaluará las características de las hemorroides externas y signos de trombosis.

Causas de trombosis hemorroidal

La trombosis hemorroidal ocurre normalmente como consecuencia de una hemorroide externa, que puede surgir por estreñimiento, esfuerzo al evacuar, mala higiene anal y durante el embarazo, por ejemplo, ya que también son factores de riesgo para desarrollar trombosis. 

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para las hemorroides trombosadas debe realizarse de acuerdo a la recomendación del proctólogo el cual normalmente recomienda el uso de medicamentos para el dolor, pomadas anestésicas, además de baños de asiento y cambios en la alimentación, como aumento en la ingesta de fibras, por ejemplo, para mantener el hábito intestinal regular.

A continuación se indican las principales formas de tratamiento:

1. Tomar medicamentos o aplicar pomadas

Para tratar la trombosis hemorroidal el médico pude recomendar:

  • Analgésicos, como Paracetamol o antiinflamatorios, como Ibuprofeno para aliviar el dolor;
  • Pomadas para hemorroides, como Procto glyvenol, por ejemplo que ayudan al alivio del dolor local y a la reducción de síntomas;
  • Laxantes, como Senokot, que ayudan a que las heces sean más suaves, facilitando su expulsión;
  • Suplementos con fibras, que ayudan a la formación del bolo fecal y a reducir el riesgo de sangrado.

Además, el médico puede recomendar el uso de medicamentos como la diosmina asociada con hesperidina, como Daflon, que ayudan a mejorar el flujo sanguíneo en la venas de la región anal, y reducen síntomas como comezón y sangrado en hemorroides.

2. Colocación de ligadura hemorroidal con banda elástica

En algunos casos, se puede recomendar la colocación de una banda elástica en la hemorroide. Se utiliza mucho en el caso de trombosis hemorroidal externa para disminuir la circulación de sangre y provocar la caída de la hemorroide en 7 a 10 días.

3. Inyección de líquido en la hemorroide

La aplicación de una inyección de líquido esclerosante es realizada por el médico y hace que la hemorroide quede dura y muera, cayéndose al cabo de 7 días. Este tratamiento puede usarse en el caso de trombosis hemorroidal interna o externa.

4. Cirugía para remover las hemorroides

En los casos más graves, la cirugía para trombosis hemorroidal puede recomendarse, y consiste en la remoción de la hemorroide con bisturí, necesitando permanecer internado.

Opción de tratamiento natural

El tratamiento natural para la hemorroide trombosada puede hacerse con un baño de asiento de hamamelis, ciprés o lavanda, por ejemplo, sin embargo no ayuda a tratar como tal la trombosis, si no que es una buena forma de aliviar el dolor. De esta forma, siempre que haya sospecha de trombosis hemorroidal, es muy importante acudir al médico para que evalúe la necesidad de hacer el tratamiento con las otras opciones.

Para completar el tratamiento, también es importante adoptar algunos cuidados como beber alrededor de 2 litros de agua al día y hacer ejercicio físico regular, para regular el funcionamiento del intestino y reducir la presión sobre la hemorroide.

Conozca otros remedios caseros para hemorroides que ayudan a completar el tratamiento.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • PHILLIPS, R.K.S; CLARK, S. Cirurgia Colorretal. 5 ed. Rio de Janeiro: Elsevier, 2017. 231-236.
  • V. FERNANDES; A. GOMES CAMACHO. Doença hemorroidária. REVISTA PORTUGUESA DE COLOPROCTOLOGIA. pp. 36-43, Agosto 2009. Disponível em: https://www.spcoloprocto.org/uploads/rpcol_maio_agosto_2009__pags_36_a_43.pdf
  • UFRGS. Telecondutas: Hemorróidas. 2018. Disponível em: <https://www.ufrgs.br/telessauders/documentos/telecondutas/tc_hemorroidas.pdf>. Acceso en 15 Abr 2020
  • PHILLIPS, R.K.S; CLARK, S. Cirurgia Colorretal. 5 ed. Rio de Janeiro: Elsevier, 2017. 231-236.
  • V. FERNANDES; A. GOMES CAMACHO. Doença hemorroidária. REVISTA PORTUGUESA DE COLOPROCTOLOGIA. pp. 36-43, Agosto 2009. Disponível em: https://www.spcoloprocto.org/uploads/rpcol_maio_agosto_2009__pags_36_a_43.pdf
  • UFRGS. Telecondutas: Hemorróidas. 2018. Disponível em: <https://www.ufrgs.br/telessauders/documentos/telecondutas/tc_hemorroidas.pdf>. Acceso en 15 Abr 2020
Más sobre este tema: