13 opciones de tratamiento para la fascitis plantar

Actualizado en agosto 2023

El tratamiento de la fascitis plantar puede ser llevado a cabo mediante la aplicación de compresas de hielo o el uso de antiinflamatorios, pues ayudan a reducir la inflamación de la fascia plantar y a aliviar los síntomas como dolor intenso en la planta del pie, sensación de ardor y molestias en el talón, especialmente al despertar.

La fascitis plantar es la inflamación del tejido localizado en la planta del pie, desde el talón hasta los dedos, conocido como fascia plantar, causada por esfuerzos repetitivos o tensión excesiva, ocasionando el surgimiento de los síntomas. Vea todos los síntomas de la fascitis plantar.

El tratamiento de esta condición debe ser indicado por el traumatólogo de acuerdo con los síntomas, pudiendo también en ciertos casos recomendarse el uso de plantillas ortopédicas o incluso cirugía. 

Imagem ilustrativa número 1

Principales tratamientos

El tratamiento para la fascitis plantar puede ser llevado a cabo con:

1. Medicamentos en crema, pomada o comprimido

Los medicamentos para la fascitis plantar son principalmente los antiinflamatorios no esteroideos, como el diclofenaco dietilamonio en forma de crema o pomada, el ibuprofeno, y el naproxeno en forma de comprimidos.

Estos medicamentos ayudan a reducir la inflamación de la fascia plantar, aliviando el dolor y las molestias, y deben ser empleados bajo indicación del médico, durante un máximo de 5 días de tratamiento. 

Asimismo, en ciertos casos, el médico puede indicar corticosteroides en forma de comprimidos o aplicar inyecciones de corticosteroides directamente en la fascia plantar. 

2. Reposo

El reposo se recomienda para reducir la tensión en la fascia plantar, debiendo ser realizado mediante la restricción de los movimientos del pie afectado, con el objetivo de prevenir el empeoramiento de la lesión. 

Asimismo, el reposo del pie afectado ayuda en la recuperación y alivia el dolor y las molestias; sin embargo, debe ser realizado durante 3 a 5 días, o según las indicaciones del médico, pues el reposo prolongado puede afectar la fuerza muscular. 

El reposo también incluye evitar la práctica de ejercicios como correr, con la finalidad de permitir que la fascia plantar cicatrice. No obstante, los ejercicios de bajo impacto, como la natación, por ejemplo, pueden ser recomendados. 

3. Compresas frías

Aplicar compresas frías en la planta del pie afectado ayuda a reducir el dolor y la inflamación de la fascia plantar, aliviando los síntomas.

Otra forma de aprovechar las propiedades del frío es colocar el pie en una palangana con agua fría, con piedras de hielo, y dejar actuar durante 15 minutos.

4. Masajes

Los masajes en los pies y en la pantorrilla también ayudan en el tratamiento, generando alivio de los síntomas. Estos pueden ser realizados en casa y a veces en el trabajo.

Para hacer los masajes, se debe usar siempre una crema hidratante o un aceite para que deslicen mejor las manos sobre los pies y para que el masaje sea más agradable y eficiente.

5. Fisioterapia

La fisioterapia puede ser indicada por el médico y debe ser llevada a cabo bajo orientación del fisioterapeuta, con ejercicios de estiramiento para la fascia plantar, lo cual va a ayudar a reducir el dolor en el talón. 

Asimismo, el fisioterapeuta puede incluso utilizar dispositivos con efecto analgésico y antiinflamatorio, como ecografía, ondas de choque extracorpóreas, láser o iontoforesis, por ejemplo, pues ayudan a reducir la inflamación, disminuir el dolor y promover la vascularización de la fascia plantar.

6. Estiramientos

Los ejercicios de estiramiento pueden ser llevados a cabo en casa todos los días, siendo muy útiles para aliviar las molestias. Además, es una técnica simple y fácil de llevar a cabo, varias veces al día. 

Para estirar la fascia, se puede sostener la punta de los pies, tirando hacia arriba hasta donde el dolor sea soportable, y se debe mantener esa posición durante 30 segundos cada vez, repitiéndolo 3 veces.

7. Férulas nocturnas

Las férulas nocturnas, también conocidas como splint nocturnas, pueden ser indicadas por el médico, pues promueven el estiramiento prolongado de la fascia plantar. Estas son utilizadas solo por la noche, para dormir.

Esta férula nocturna ayuda a mantener el tobillo en una posición neutra, evitando la contracción de la fascia plantar, y debe ser utilizada por el período establecido por el médico, que puede ser de alrededor de 12 semanas.

8. Ejercicios de fortalecimiento

Como uno de los factores del desarrollo de fascitis plantar es la debilidad de los músculos intrínsecos del pie, los ejercicios que son específicos para fortalecerlos son esenciales para la recuperación luego del alivio del dolor. 

Una buena posición es permanecer sentado con los pies unidos, juntando las plantas de los pies y manteniendo esa posición durante 5 minutos, utilizando un cronómetro.

9. Kinesiotape

El kinesiotape, o vendaje neuromuscular, es una cinta o banda que ayuda a mejorar la circulación local, promover la cicatrización y reducir el dolor en el talón causado por la fascitis plantar.

Asimismo, esa cinta ayuda a brindar un soporte para el arco del pie, sin limitar el movimiento del mismo ni del tobillo. Conozca cómo usar el kinesiotape

10. Plantillas ortopédicas

Las plantillas ortopédicas ayudan a mejorar el soporte del arco del pie, reduciendo el dolor y la presión en la fascia plantar, permitiendo su cicatrización.

11. Usar zapatos cómodos

Durante el tratamiento de la fascitis plantar, es fundamental utilizar zapatos cómodos con amortiguación y que brinden un soporte adecuado al pie, para evitar el empeoramiento de la inflamación y del dolor en el talón. 

Además, se debe evitar utilizar chanclas, sandalias o zapatos bajos que no ofrezcan un soporte adecuado a los pies.

12. Plasma rico en plaquetas

El plasma rico en plaquetas es una porción de sangre retirada de la propia persona y filtrada en un laboratorio, la cual puede ser utilizada en forma de inyección que es aplicada por el médico en la región de la fascia plantar, para ayudar en su cicatrizacion, siendo llevada a cabo en ambiente hospitalario.

13. Cirugía

La cirugía para la fascitis plantar puede ser indicada por el médico en los casos donde los otros tratamientos no fueron eficaces para reducir los síntomas y cuando el dolor persiste por más de 6 a 12 meses.

Esta cirugía puede ser realizada por el médico utilizando diferentes técnicas, como la recesión del nervio gastrocnemio en la pantorrilla, para reducir la presión en la fascia plantar, o la cirugía de liberación de la fascia plantar.

Cómo evitar que la fascitis plantar surja nuevamente

Para evitar que la fascitis plantar vuelva a aparecer, se aconseja eliminar algunos factores que favorecen su surgimiento.

Las causas más comunes de la fascitis plantar son la obesidad, el uso de zapatos muy duros y realizar esfuerzo repetidas veces. Además de llevar a cabo el tratamiento para el dolor en los pies, es necesario eliminar la causa de la enfermedad, para que esta no vuelva a surgir con el paso del tiempo.

Las personas que sufren de obesidad deben adoptar una dieta equilibrada, para reducir el peso sobre los pies, y todas las personas deben emplear zapatos cómodos, preferiblemente ortopédicos.

Un buen consejo para comprar zapatos es ir a la zapatería al final del día, después de trabajar, pues es en este momento que los pies están más hinchados, y si el zapato calza bien y no incomoda, está aprobado.

Cuándo retomar las actividades

Luego del alivio del dolor, aún es importante mantener el tratamiento hasta la cura de la lesión. De esta manera, se recomienda evitar utilizar tacones durante todo el tratamiento, dando preferencia a unos zapatos suaves.

Aquellas personas que hacen ejercicios como correr no necesitan abandonar por completo los entrenamientos, solo las competiciones, para no empeorar el dolor.