Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
Cerrar Coronavirus: Informaciones sobre el COVID-19 Leer más
¿Qué necesitas saber?

Dolor detrás de la rodilla: Principales causas y qué hacer

El dolor detrás de la rodilla no es una síntoma normal y su surgimiento puede indicar alteraciones importantes que deben ser evaluadas por el traumatólogo. Algunas situaciones que pueden causar este dolor son: la presencia de un quiste de Baker, varices o artrosis; tendinitis de los músculos isquiotibiales o una lesión del menisco.

El diagnóstico debe ser realizado por el médico después de la evaluación física y la indicación de algunos exámenes de imagen, como una resonancia magnética o una ecografía de la rodilla, por ejemplo. El tratamiento puede involucrar la ingesta de medicamentos antiinflamatorios para controlar el dolor y sesiones de fisioterapia. 

Dolor detrás de la rodilla: Principales causas y qué hacer

Las causas más comunes de dolor detrás de la rodilla son:

1. Quiste de Baker

El quiste de Baker, también llamado quiste poplíteo, es un tipo de quiste con líquido sinovial en su interior localizado en la parte de atrás de la rodilla y normalmente está relacionado con otras enfermedades como: artritis, lesión en el menisco o desgaste del cartílago, por lo que no necesita tratamiento, desapareciendo cuando la enfermedad causante es controlada. Lo más común es que se localice entre el gastrocnemio medial y el tendón semimembranoso. Los síntomas incluyen dolor detrás de la rodilla, así como alguna limitación al doblar la rodilla e inflamación localizada, que forma un "bulto" adolorido y móvil que puede palparse.

Qué hacer: No todos los casos necesitan tratamiento, pero en caso de que el individuo presente síntomas, el médico podría indicar la realización de varias sesiones de fisioterapia para aliviar los síntomas. Asimismo, en caso de mucho dolor podría ser indicado aspirar el líquido que contiene el quiste. Conozca más sobre el tratamiento de quiste de baker.

2. Tendinitis o bursitis de los isquiotibiales

El dolor detrás de la rodilla también puede ser causada por una tendinitis localizada en los tendones de los músculos isquiotibiales, que son los que están localizados en la región posterior del muslo. Este región es más propensa a sufrir una lesión en personas que son atletas y que practican actividad física intensa como correr, fútbol o bicicleta. El principal síntoma que surge es dolor a nivel del tendón en la parte de atrás de la rodilla, en el lateral o en el centro. 

Qué hacer: Se deben realizar ejercicios de estiramiento de estos músculos y aplicar una compresa fría en la región durante 20 minutos, después de los estiramientos, aliviando el dolor y el malestar. También se recomienda evitar la realización de grandes esfuerzos y la practica de actividad física intensa, como correr. La fisioterapia también puede ayudar a reducir el dolor y el malestar, así como a normalizar las actividades diarias. 

3. Varices 

Cuando la persona presenta varices en las piernas y en la zona posterior de la rodilla, estas pueden dejar la zona más adolorida, principalmente cuando hay una mayor acumulación de sangre en esta área. Las telangiectasias o arañas vasculares pueden producir dolor o sensación de piernas pesadas al final del día . Las varices se identifican fácilmente a simple vista, sin embargo, en los casos más graves el médico puede solicitar la realización de exámenes para una evaluación más minuciosa, e incluso, podría indicar la realización de una cirugía para extraerlas. 

Qué hacer: Se debe acudir al médico para que realice una evaluación, el cual por lo general indica el uso de medias de compresión, así como el uso de medicamentos que ayuden a mejorar la circulación como el Daflon, por ejemplo. También se debe evitar mantenerse de pie o sentado durante mucho tiempo, debiendo cada cierto tiempo pararse y caminar. También existen algunos tratamientos como la escleroterapia o tratamientos quirúrgicos que sirven para remover las varices de las piernas, los cuales son indicados por el médico, en caso de ser necesario. Conozca todo sobre estos tratamientos.

Dolor detrás de la rodilla: Principales causas y qué hacer

4. Artrosis

La artrosis en la rodilla también puede producir dolor en la rodilla cuando las áreas desgastadas de la articulación se localizan en la zona más posterior. Es más común en personas mayores de 50 años y puede estar asociada a otras condiciones, como exceso de peso o debilidad en los músculos del muslo.

Qué hacer: El médico podría indicar la realización de algunos ejercicios de estiramientos para las piernas, que pueden realizarse en casa o con un fisioterapeuta, permitiendo aliviar el dolor y fortalecer la rodilla. Además de esto, podría prescribir la ingesta de antiinflamatorios, analgésicos y suplementos alimenticios para ayudar a restaurar la articulación. En los casos más graves podría indicar la realización de una cirugía. Conozca más sobre el tratamiento para la artrosis en la rodilla.

5. Lesión de menisco

El menisco es un cartílago que se encuentra en medio de la rodilla entre los huesos del fémur y tibia. Los síntomas que suelen surgir son dolor en la rodilla al caminar, subir y bajar escaleras y, dependiendo de la zona de la lesión, el dolor puede ser en la frente, detrás o a los lados de la rodilla. 

Qué hacer: En caso de sospecha de lesión en el menisco se debe consultar a un ortopedista para que realice una evaluación. Se pueden realizar pruebas para producir dolor y confirmar el diagnóstico, sin embargo la mejor prueba para observar el menisco es a través de una resonancia magnética. El tratamiento puede realizarse con fisioterapia o, en casos más graves cirugía, en la que el cirujano puede suturar o cortar la parte afectada del menisco. Conozca más sobre la lesión en el menisco. 

Medicamentos para el dolor detrás de la rodilla

Los medicamentos en comprimido no deben tomarse sin la orientación médica. El clínico puede recomendar la toma de antiinflamatorios por 7-10 días para disminuir el dolor. La infiltración de corticoides puede ser una opción en casos más graves, principalmente cuando no hay alivio de los síntomas con el uso de medicamentos y con la realización de fisioterapia. Algunas cremas y geles antiinflamatorios que el médico suele indicar son el diclofenaco dietilamonio, la árnica o el salicilato de metilo, los cuales pueden adquirirse en las farmacias y droguerías. 

Sin embargo, no basta con tomar medicamentos o usar pomadas, es importante tratar la causa del dolor de rodilla, que en caso no desaparezca al cabo de 1 semana o sea un dolor muy intenso, que impide realizar sus actividades diarias, debe acudir a consulta con el médico o fisioterapeuta.

¿Qué médico consultar?

Cuando hay sospecha de que el dolor en la rodilla esté relacionado con las estructuras de esa articulación, el médico más indicado para evaluarlo es el ortopedista.  Cuando hay sospecha de que el dolor es producido por las varices, el médico vascular es el indicado, pero cuando no se logra obtener una consulta con ninguno de estos médicos, puede acudir con un médico general. Se puede consultar al fisioterapeuta en cualquier situación, sin embargo no puede prescribir medicamentos o infiltraciones. 

Bibliografía >

  • KISNER, Carolyn; COLBY Lynn Allen. Exercícios terapêuticos: Fundamentos e Técnicas. 6ª.ed. São Paulo: Manole, 2016.
  • Mark Dutton. Fisioterapia ortopédica: exame, avaliação e intervenção. 2ª.ed. Porto Alegre: Artmed, 2010.
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Sólo podremos responderle si deja su email.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje