COVID persistente: qué es, síntomas y tratamiento

Actualizado en agosto 2022

El COVID persistente o síndrome post COVID-19 es un término que está siendo utilizado para describir los casos en que se considera a la persona curada de la infección por SARS-CoV-2, pero continúa presentando algunos síntomas o problemas de salud relacionados con la infección, como cansancio excesivo, dolor muscular, tos, dificultad para concentrarse y/o sensación de falta de aire.

De acuerdo a la OMS [1], para que sea considerada una condición post COVID-19, la persona debe presentar todos estos criterios:

  • Haber tenido una infección confirmada o probable por SARS-CoV-2;
  • Presentar síntomas 3 meses después de los primeros de COVID-19;
  • Tener síntomas o problemas de salud que duran más de 2 meses;
  • No poseer otro diagnóstico que justifique los síntomas.

Este tipo de síndrome ya ha sido observado en otras infecciones virales del pasado, como en la gripe española o en la infección por SARS, y, aunque la persona ya no tenga el virus activo en el cuerpo, continúa presentando algunos síntomas que pueden afectar la calidad de vida. Por ello, este síndrome está siendo clasificado como una posible secuela del COVID-19.

Imagem ilustrativa número 1

Principales síntomas

Los principales síntomas de COVID persistente son:

  1. Cansancio excesivo;
  2. Dolor muscular;
  3. Tos;
  4. Dolor de cabeza;
  5. Niebla mental, es decir, olvidarse frecuentemente de las cosas;
  6. Congestión nasal;
  7. Sensación de falta de aire;
  8. Dolor o sensación de opresión en el pecho;
  9. Palpitaciones;
  10. Pérdida del olfato o del gusto;
  11. Diarrea y dolor abdominal;
  12. Confusión y/o dificultad de concentración y pensamiento.

Estos síntomas parecen surgir como síntomas "nuevos" o mantenerse desde la fase inicial, incluso después de que la persona se considere curada y los test de COVID-19 sean negativos. También es posible que los síntomas vayan fluctuando a lo largo del tiempo, es decir, que tengan períodos en que son más intensos y otros en que son más leves.

Por qué ocurre el síndrome

El síndrome post COVID-19, así como todas las posibles complicaciones del virus, aún están siendo estudiadas. Por este motivo, no se conoce la causa exacta de su desarrollo. Sin embargo, como los síntomas parecen incluso después de que la persona se considere curada, es posible que el síndrome sea causado por alteraciones ocasionadas por el virus en el cuerpo.

En casos leves y moderados, el síndrome post COVID- 19 está siendo relacionado a la "tempestad" de sustancias inflamatorias que se produce durante la infección. Estas sustancias, conocidas como citocinas, son producidas en gran cantidad durante la infección y pueden acumularse en el sistema nervioso, causando varios de los síntomas característicos del síndrome.

Ya en las personas que presentan una forma más grave de COVID-19, es posible que los síntomas persistente sean resultado de lesiones causadas por el virus en varias partes del cuerpo, como pulmones, corazón, cerebro y músculos, por ejemplo.

Quién tiene mayor riesgo de tener el síndrome

De acuerdo a un estudio realizado en 2020 [2], el riesgo de desarrollar el síndrome post COVID-19 parece ser mayor en:

  • Personas de la tercera edad, mayores de 70 años;
  • Mujeres;
  • Personas que presentaron 5 síntomas o más durante la primera semana de infección por COVID-19.

Además, personas con asma también presentan una tendencia mayor para el desarrollo del síndrome post COVID-19.

Cómo se realiza el tratamiento

Aún no existe un tratamiento específico para combatir el síndrome post COVID-19, por lo que es importante que a todas las personas con síntomas de este síndrome se les realice una evaluación clínica por el médico general, el cual prescribir el uso de medicamentos, aconsejar alteraciones en estilo de vida o encaminar a la persona con un especialista.

Esto significa que las personas con dolor en el pecho y palpitaciones son normalmente encaminadas al cardiólogo, mientras que personas con cansancio, tos y sensación de falta de aire son generalmente encaminadas para el neumólogo. Otras especialidades también pueden ser necesarias, como gastroenterología, neurología e incluso fisioterapia. Estas especialidades, además de poder indicar tratamientos dirigidos al alivio de los síntomas, podrán también evaluar los diferentes órganos para saber si existe alguna secuela más específica que requiera tratamiento.

Qué hacer para aliviar los síntomas

Aunque no existe un tratamiento específico para tratar todos los casos de síndrome post COVID, existen algunos cuidados que pueden ayudar a aliviar algunos de los síntomas más comunes y menos graves, estos son:

  • Cansancio excesivo: se recomienda regresar de forma gradual a las actividades cotidianas e iniciar poco a poco la práctica de actividad física, debiendo comenzar por ejercicios de bajo impacto y de corta duración, bajo indicación del médico. El consumo de alimentos como té verde, negro, guaraná o canela también puede ayudar a disminuir el cansancio y sentirse con más energía, no obstante, las personas con síntomas o problemas cardíacos deben tener precaución.
  • Dolor muscular: mantenerse de reposo, evitar actividades de alto impacto y aplicar calor en las áreas doloridas son algunas estrategias que ayudan a aliviar el dolor muscular. Además, también es posible realizarse algunos masajes en la región dolorida con aceites esenciales analgésicos, como el de menta piperita o romero;
  • Tos: se aconseja beber muchos líquidos a lo largo del día para mantener la garganta bien hidratada. Además, comerse un caramelo de miel o de jengibre, así como beber tés calmantes y antiinflamatorios, como el de jengibre con miel, pueden ayudar a aliviar la tos. Vea otros remedios caseros para la tos.
  • Dolor de cabeza: para aliviar el dolor de cabeza debe mantener de reposo y garantizar una buena noche de sueño, pudiendo utilizar compresas frías en la frente durante 10 a 20 minutos y beber tés calmantes y antiinflamatorios, como la manzanilla o el jengibre, por ejemplo;
  • Dificultad para concentrarse: es posible recurrir al uso de multivitamínicos para mejorar la falta de concentración, debiendo ser indicados por un médico o nutricionista- Asimismo, es posible practicar algunos ejercicios para la memoria como realizar un rompecabezas, sudoku o leer un libro.
  • Alteraciones gastrointestinales: está indicado tener una alimentación leve, rica en fibras, vitaminas y minerales y de fácil digestión, además de ser importante aumentar el consumo de agua. De esta forma, es posible mantener al cuerpo hidratado y mejorar el funcionamiento del intestino, además de promover el alivio de los síntomas de forma más eficaz.

Independientemente de estas precauciones, todos los síntomas deben ser evaluados por un médico, ya que algunas situaciones pueden requerir tratamiento con medicamentos, por ejemplo. Por este motivo, los cuidados mencionados anteriormente solo deben ser utilizados para complementar el tratamiento indicado por el médico.

Cómo prevenir el síndrome COVID persistente

Hasta el momento, la única forma de evitar desarrollar el síndrome post COVID-19 continua siendo evitar la infección por SARS-CoV-2. De esta forma, se deben mantener los cuidados recomendados, como utilizar mascarilla, lavar frecuentemente las manos y mantener el distanciamiento social, así como vacunarse contra el COVID-19 Conozca más sobre la vacuna contra el COVID-19.

Vídeos relacionados