Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Kéfir- Beneficios y cómo prepararlo

El Kéfir también llamado yogur búlgaro, yoca, yogur de pajaritos, leche kefirada o bulgaros, es una leche fermentada rica en bacterias y levaduras probióticas que mejoran la flora intestinal, auxilian en la inmunidad y mejoran el tránsito intestinal, ayudando a mantener la salud general del organismo. 

Las bacterias del Kéfir pueden ser cultivadas en casa con seguridad, y la producción de la bebida es fácil y se asemeja a la producción del yogur natural. Se conocen dos tipos de kéfir de leche y de agua. En realidad, el kéfir de agua y el de leche contienen las mismas bacterias y levaduras, pero adaptados a medios distintos, se dan además distinciones en cuanto a las enzimas presentes en unos y otros.

Por ser un alimento probiótico, los principales beneficios del Kéfir son:

  1. Disminuir el estreñimiento, ya que las bacterias buenas mejoran la digestión y aceleran el tránsito intestinal;
  2. Combatir la inflamación intestinal, porque tener la flora sana es el principal factor para evitar enfermedades;
  3. Facilitar en la digestión;
  4. Bajar de peso, porque es rico en proteínas y es baja en calorías;
  5. Combatir la osteoporosis, por ser rico en calcio;
  6. Prevenir y combatir la gastritis, especialmente la gastritis causada por la bacteria H. pylori;
  7. Fortalecer el sistema inmunológico, porque mantiene la flora intestinal sana, que impide la infección por microorganismos a través del intestino.

Además de esto, el kéfir equilibra la flora intestinal y mejora la absorción de nutrientes, siendo excelente para quien se somete a tratamientos con antibióticos y precisa regular el tránsito intestinal. Vea qué son y para qué sirven los Probióticos.

Kéfir- Beneficios y cómo prepararlo

Cómo usar el kéfir para bajar de peso

El kéfir es un alimento bajo en calorías ya que 100 g tienen sólo 37 calorías, siendo una buena opción para usar en las dietas para adelgazar. Se puede utilizar para sustituir la  leche o el yogur, siendo una excelente opción para quien sufre de estreñimiento.

Puede consumirla 1 vez al día, en el desayuno o en una merienda, por ejemplo. Para que el sabor quede más agradable puede endulzarlo con un poco de miel o añadir frutas como banana o fresa, en forma de batido.

El kéfir ayuda a aflojar el estómago, por lo se evacua con más regularidad y es posible notar que la barriga queda menos hinchada en la primera semana, pero para que la pérdida de peso sea duradera se debe seguir una dieta para bajar de peso y practicar ejercicios regularmente. Vea más recetas para acabar con el estreñimiento

Dónde comprar el kéfir

Es posible comprar los granos de kéfir por internet, y la leche de kéfir puede ser comprada en algunos supermercados o tiendas de productos naturales, sin embargo, las donaciones entre amigos o en sitios por internet son muy comunes porque los granos son cultivados en ambientes líquidos, por lo que se multiplican, y una porción debe ser removida para prevenir el crecimiento excesivo, por esto quien tiene en casa acostumbra a ofrecer a los familiares y amigos. 

Los granos de kéfir tuvieron origen en el caucásico, siendo una bebida muy antigua, y están constituidos por diferentes microorganismos que son buenos para regular el intestino. 

Granos de Kéfir
Granos de Kéfir

Cómo hacer kéfir de leche

La preparación del kéfir es muy simple siendo semejante a la producción casera de yogur natural:

Ingredientes

  • 100 g de kéfir;
  • 1 litro de leche de vaca o de cabra.

Modo de preparación

Colocar en un recipiente de vidrio los granos de kéfir, la leche fresca, pasteurizada o no, descremada, semi-descremada o completa. El contenido se deja a temperatura ambiente durante aproximadamente 24 horas. La leche fermentada es cocida para separar y recuperar los granos que se agregan a más leche fresca, repitiendo el proceso.

El kéfir líquido ya fermentado que es cocido puede ser consumido inmediatamente o puede ser mantenido en la nevera para consumo posterior.

Kéfir de leche
Kéfir de leche

Cómo hacer kéfir de agua

La diferencia del kéfir de agua con respecto al de leche es que no necesita lactosa para que se produzca la fermentación, siendo esta realizada a través de la adición de azúcar o azúcar morena, por lo que pueden beneficiarse de todas sus propiedades aquellas personas que son vegetarianas. 

Ingredientes

  • 100 g de kéfir;
  • 60g de Azúcar mascabada o morena;
  • 1 litro de agua.

Modo de preparación

Colocar el agua en un recipiente de vidrio, si lo desea para darle un mejor sabor puede exprimir medio limón y añadir los granos de kéfir y el azúcar. A continuación debe tapar el frasco con un paño y una banda elástica y agitarlo, manteniéndolo a temperatura ambiente durante 2 a 3 días. Luego debe ser colado y se puede beber a continuación o se puede guardar en la nevera. 

Granos de kéfir de agua
Granos de kéfir de agua

Saborizar el kéfir de agua

Después de la fermentación el kéfir de agua puede mezclarse con jugos de frutas, tés, jengibre y frutas secas para darle sabor. La fermentación hace con que la bebida quede ligeramente gasificada, siendo posible darle sabor al gusto para crear un "refresco casero".

El kéfir de agua dura de 3 días a 1 semana en el frigorífico, pudiendo ser consumido en las meriendas o como acompañante del almuerzo o de la cena. Otra opción de la bebida fermentada para acompañar las comidas y mejorar la salud es la Kombucha. Vea más sobre los beneficios de la Kombucha y cómo prepararlo

Cómo cultivar y cuidar del Kéfir

Para mantener el kéfir siempre saludable y productivo se debe almacenar en un recipiente con leche o agua con azúcar después de cada fermentación, recordando que no deben utilizarse materiales de metal y se debe tapar bien el recipiente con una gasa o un papel de cocina para que no entre en contacto con moscas u hormigas. En los días más calientes o para retrasar el proceso de fermentación se puede almacenar el kéfir en el frigorífico, pero si desea pasar más días sin usar el kéfir para fermentación, los granos deben ser guardados en un recipiente con tapa y congelado.

Poco a poco el kéfir va creciendo con las fermentaciones y crea una especie de goma o líquido más espeso, siendo necesario lavar los granos en agua por lo menos una vez por semana. Es posible guardar parte de los granos en el congelador para tener siempre una reserva y lo que sobre puede ser donado para que otras personas produzcan su kéfir en casa, recordando que los granos del kéfir de leche deben ser separados de los granos de kéfir de agua.

Contraindicaciones y efectos secundarios

A pesar de no haber contraindicación formal, la fermentación del kéfir produce una pequeña producción de alcohol y por eso puede ser perjudicial para personas que tengan enfermedades del hígado. Además de esto, también está contraindicado en caso de enfermedades intestinales graves, en casos de intolerancia a la lactosa y alergia a la leche, pudiéndose utilizar como alternativa el kéfir de agua, que se hace a partir de agua o agua de coco con azúcar mascabado o moreno en lugar de la leche.

La ingestión excesiva de kéfir también puede causar problemas como dolores abdominales y diarrea.
 

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar