Cómo aliviar la congestión mamaria: 8 consejos para lograrlo

Actualizado en julio 2023
Evidencia científica

La congestión mamaria puede aliviarse aplicando algunas estrategias como verificar que el bebé esté en la posición correcta durante la lactancia, bañarse con agua tibia antes de darle de comer y/o darse masajes circulares en las mamas, por ejemplo.

Esta congestión es una situación común en la que hay acumulación de leche en las mamas, lo que hace que esta se torne más viscosa y exista mayor dificultad para ser expulsada, por lo que la mujer puede sentir el seno hinchado y duro, así como dolor y molestia a la hora de amamantar.

En los casos donde la congestión mamaria no mejora al cabo de unos días o perjudica la lactancia, es importante consultar un pediatra, un consultor de lactancia materna y/o ginecólogo para evaluar la necesidad de iniciar un tratamiento. Vea qué es y cuáles son las causas de congestión mamaria.

Imagem ilustrativa número 1

8 consejos para aliviar la congestión mamaria

Para aliviar los síntomas de la congestión mamaria y favorecer la expulsión de la leche se recomienda:

1. Garantizar una técnica de amamantamiento correcta

Para que el bebé logre vaciar la mama adecuadamente, es importante asegurarse de que el bebé tome de manera correcta el pecho. Cuando el agarre es correcto no hay dolor, y el labio inferior del bebé se encuentra hacia afuera, su barbilla toca la mama y normalmente es posible ver una pequeña parte de la areola por encima de su boca. Vea algunas posiciones para amamantar de forma correcta.

2. Bañarse con agua tibia antes de amamantar

Bañarse con agua tibia o aplicar compresas tibias sobre las mamas antes de amamantar ayuda a liberar la leche, lo que facilita el vaciamiento de la mama por el bebé, además de reducir las molestias en los casos de ingurgitación mamaria. Vea cómo preparar los senos para la lactancia

3. Estimular los ganglios linfáticos

Los ganglios linfáticos de la axila tienen un papel importante en la remoción de líquidos de la región mamaria. Por esa razón, cuando son debidamente estimulados pueden ayudar a reducir la hinchazón de la mama y el dolor causados por la congestión mamaria.

Es posible estimular los ganglios por medio de un masaje con movimientos circulares delicados en la región donde la axila se une a la mama. Los movimientos circulares pueden ser repetidos durante 10 veces seguidas. Luego, se debe tocar la mama levemente desde el borde del pezón en dirección al hombro. El masaje debe ser suave para no causar dolor.

4. Hacer masajes circulares en la mama

El masaje de la mama, principalmente donde hay mayor congestión, ayuda a fluidificar la leche y estimula la producción de oxitocina, una hormona que participa en la secreción de la leche, facilitando su extracción por el bebé.

El masaje debe ser llevado a cabo con movimientos circulares suaves, para no causar dolor o molestias. Durante el masaje, se debe apoyar la mama en una de las manos y realizar los movimientos con la otra. El masaje debe repetirse antes de cada sesión de lactancia.

5. Extraer un poco de leche antes de alimentar al bebé

Después de llevar a cabo el masaje en la mama antes de alimentar al bebé, realizar movimientos para extraer un poco de leche ayuda a que esta sea expulsada y facilita el agarre del pecho por el bebé.

Esto puede ser realizado presionando cuidadosamente la base de mama entre los dedos índice y pulgar y moviéndolos en dirección al pezón.

6. Retirar el exceso de leche

El exceso de leche puede ser retirado realizando los movimientos explicados anteriormente o utilizando una bomba, y debe ser llevado a cabo de acuerdo con las indicaciones del pediatra o ginecólogo, pues cuando es realizado en exceso puede estimular aún más la producción de leche.

Esto puede ser ejecutado mediante la aplicación de una leve presión con el pulgar y el dedo índice en la base de la mama, moviéndolos en dirección al pezón hasta que la leche comience a salir. Vea cómo extraer la leche materna correctamente. 

Retirar el exceso es de muy importante, pues cuando la congestión mamaria no es tratada adecuadamente, puede causar inflamación de la mama, conocida como mastitis. Vea qué es la mastitis y cómo tratarla.

7. Aplicar compresas frías después de amamantar

La aplicación de compresas frías en las mamas en los intervalos entre las sesiones de lactancia ayuda a reducir la producción y la acumulación de leche. En los casos donde la ingurgitación mamaria es más grave, la aplicación puede ser indicada cada 2 horas; no obstante, el tiempo de cada aplicación no debe superar los 15 minutos. 

8. Usar analgésicos en caso de dolor

En caso de dolor y molestias persistentes, el ginecólogo puede indicar medicamentos analgésicos como ibuprofeno o paracetamol, pues el dolor tiende a perjudicar la producción de oxitocina y la secreción de leche.