Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Dolor en los senos - Principales causas y qué hacer

El dolor en los senos es un síntoma común que afecta alrededor del 70% de las mujeres, y puede ser causado por cambios hormonales comunes relacionados con el SPM, menstruación o menopausia, pero en algunos casos puede estar relacionada con otras situaciones más graves como mastitis durante la lactancia, presencia de quistes en el seno, o incluso, cáncer de mama.

El dolor en los senos puede ser controlado con soluciones caseras como uso de compresas tibias, masajes durante el baño, y con el uso de ropa y sostenes cómodos, siendo muy raro el uso de medicamentos. En caso de que el dolor y la incomodidad permanezcan por más de 15 días y si parece que no está relacionada con la menstruación o menopausia, se debe acudir al ginecólogo para una evaluación, y si es necesario, realizar exámenes.

Principales causas de dolor en los senos

Dolor en los senos - Principales causas y qué hacer

La mastalgia puede ocurrir en sólo una mama o en las dos al mismo tiempo, pudiendo incluso irradiarse hacia los brazos. Este dolor mamario puede ser leve, siendo considerado normal, pero también puede ser severo impidiendo los logros de las tareas diarias. Indicamos aquí las causas más comunes y ​​cuándo puede tratarse de cáncer, que es el principal miedo de la mujer.

1. Inicio de la pubertad

Las niñas entre los 10 y 14 años que están entrando en la pubertad, pueden presentar un pequeño dolor o molestia en los senos que están empezando a crecer, y se vuelven más doloridos.

Qué hacer: No es necesario ningún tratamiento específico, pero el baño con agua tibia puede aliviar la incomodidad. En esta fase también es importante usar un sujetador que sea un buen apoyo y que sea adecuado para el tamaño de los senos.

2. SPM o menstruación

Antes y durante la menstruación, las alteraciones hormonales pueden provocar mastalgia en algunas mujeres, no siendo grave, a pesar de causar incomodidad todos los meses. Puede causar puntadas y sensibilidad en los senos o en los pezones. Cuando el dolor es leve o moderado y dura de 1 a 4 días, se considera normal, pero cuando dura más de 10 días y se irradia hacia los brazos o axilas causa muchos trastornos y se debe acudir al médico para que sea investigado.

Qué hacer: Raramente es necesario tomar medicamentos, pero la ingesta de pastillas anticonceptivas puede ayudar a aliviar los síntomas, siendo útil también para disminuir los cólicos menstruales. Cuando el dolor es muy molesto, el ginecólogo puede indicar la ingesta de Bromocriptina, Danazol, Tamoxifeno; y como opciones naturales el Agnus Castus, Aceite de onagra o prímula, o vitamina E, que deben tomarse durante 3 meses para luego evaluar los resultados.

3. Embarazo

Los senos pueden ser especialmente sensibles al principio y al final del embarazo, debido al crecimiento de las glándulas mamarias o a la producción de leche materna. Si sospecha de embarazo, vea los 10 primeros síntomas de embarazo.

Qué hacer: Colocarse compresas calientes puede ayudar a aliviar la incomodidad, así como tomar un baño con agua tibia y masajear la región. En el embarazo se recomienda usar sostenes especiales para la lactancia, ya que proporcionan un mejor soporte de los senos.

4. Dolor en los senos durante la lactancia

Durante la lactancia cuando los senos están llenos de leche, las mamas pueden ponerse duras y muy doloridas. También puede ocurrir un dolor agudo, localizado en el pezón, esto puede indicar la existencia de una grieta, que provoca intenso dolor e incluso sangrado.

Otra situación más grave que puede ocurrir durante la lactancia o inclusive unos días antes del parto es que la leche materna se estanque y obstruya los conductos por donde sale, pudiendo causar una infección llamada mastitis, la cual genera un intenso dolor en los senos, en la areola o en el pezón, y suele estar acompañado de otros síntomas como enrojecimiento, bultos que se palpan y calor de la zona afectada.

Qué hacer: Si la mama está llena de leche, la mejor estrategia es darle una toma al bebé o extraer la leche con una bomba manual o eléctrica. Si los pezones están doloridos, se debe observar bien el área para verificar si hay algún conducto tapado o grieta en el lugar donde se presenta el dolor. Por lo que si hay algún problema con la lactancia, el enfermero especialista en obstetricia o el pediatra puede indicarle personalmente qué hacer para solucionar este problema. 

5. Uso de medicamentos

La toma de ciertos medicamentos como Metildopa, Espironolactona, Digoxina, Oximetolona y Clorpromazina tienen como efecto secundario dolor en los senos.

Qué hacer: Se debe informar al médico sobre el surgimiento de este síntoma y también de su intensidad. El médico puede comprobar la posibilidad de indicar la toma de otro medicamento que no cause mastalgia.

6. Quistes en los senos

Algunas mujeres tienen un tejido mamario irregular llamado senos fibroquísticos, que puede causar dolor principalmente antes de la menstruación. Este tipo de problema no está vinculado al cáncer, pero también causa la formación de nódulos en los senos que pueden crecer o desaparecer por si solos.

Qué hacer: En los casos en que el dolor no está relacionado con la menstruación, se pueden utilizar medicamentos como Paracetamol, Aspirina o Ibuprofeno, bajo indicación médica. 

7. Cambio de las pastillas anticonceptivas

Al iniciar la toma o cambiar de anticonceptivo puede surgir dolores en los senos, que puede ser leve o moderado y generalmente afecta los dos senos al mismo tiempo, pudiendo también haber sensación de ardor.

Qué hacer: El masaje durante el baño y el uso de un sostén cómodo puede ser una buena solución mientras el cuerpo no se adapta a la pastilla anticonceptiva, lo que puede tardar de 2 a 3 meses.

Además de estas causas existen muchas otras, como traumatismos, realizar actividad física, tromboflebitis, adenosis esclerosante, tumores benignos o macroquistes, que pueden ser diagnosticados por el ginecólogo o el mastólogo. Por lo que si el dolor en los senos continúa presente incluso llevando a cabo las soluciones caseras que indicamos aquí se recomienda una consulta para que el médico pueda hacer el diagnóstico e indicar el tratamiento más adecuado para cada situación.

Cuándo el dolor en los senos puede ser cáncer

Raramente el dolor en los senos es una señal de cáncer, ya que generalmente los tumores malignos no causan dolor. En el caso del cáncer de mama otros síntomas deben estar presentes como salida de secreción por el pezón, presencia de un surco en la mama, entre otros. Vea los 12 síntomas que indican del cáncer de mama.

Las mujeres con mayor riesgo de tener cáncer de mama son las que poseen antecedentes familiares con este tipo de cáncer, que tienen más de 45 años de edad, y las que ya han tenido algún tipo de cáncer previamente. Las mujeres jóvenes que amamantaron y que sólo tuvieron lesiones benignas, o incluso aquellas que tuvieron quistes benignos no tienen un riesgo aumentado de padecer cáncer de mama.

En cualquier situación, en caso de que se sospeche de cáncer de mama se debe acudir al ginecólogo para que evalúe los signos y síntomas e indique la realización de una mamografía a partir de los 40 años de edad para verificar si realmente se trata de cáncer o alguna otra enfermedad.

Cuándo se debe acudir al médico

Se debe acudir al médico cuando el dolor en los senos es fuerte o dura más de 10 días consecutivos, o si aparece en conjunto con otros síntomas como:

  • Secreción clara o con sangre en el pezón;
  • Enrojecimiento o pus en las mamas;
  • Fiebre o;
  • Surgimiento de un nódulo o una bolita en los senos que desaparece después del período menstrual.

Además de esto, es importante acudir al ginecólogo al menos una vez al año para realizar exámenes de control ginecológico y de los senos, como forma de prevenir e identificar alteraciones o enfermedades a tiempo.

El médico normalmente evalúa los senos observando el lugar del dolor, si hay alteraciones como asimetría o retracción de la mama en algún punto, y también busca ganglios inflamados o doloridos en las axilas o en las clavículas, para verificar si hay necesidad de solicitar exámenes como mamografía, ecografía o un ecosonograma mamario, sobre todo si hay antecedentes de cáncer en la familia.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...