Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Paro cardíaco: qué es, principales síntomas y qué hacer

Un paro cardíaco o paro cardiorrespiratorio, ocurre cuando el corazón deja de latir de repente o lo hace muy lento y de forma insuficiente debido a enfermedades cardíacas, insuficiencia respiratoria o choque eléctrico, por ejemplo. 

Antes de un paro cardíaco la persona puede sentir un fuerte dolor en el pecho, falta de aire, dolor u hormigueo en el brazo izquierdo y palpitaciones fuertes, por ejemplo. El paro cardíaco representa una situación de emergencia que puede ocasionar la muerte en pocos minutos en caso que no sea tratada rápidamente. 

Paro cardíaco: qué es, principales síntomas y qué hacer

Principales síntomas

Antes de que una persona presente un paro cardíaco puede sentir algunos síntomas como: 

  • Dolor fuerte en el pecho, en el abdomen y en la espalda;
  • Dolor fuerte de cabeza;
  • Falta de aire o dificultad para respirar;
  • Enrollar la lengua, presentando dificultad para hablar;
  • Dolor u hormigueo en el brazo izquierdo;
  • Fuertes palpitaciones. 

Se puede sospechar de paro cardíaco cuando encuentran a la persona inconsciente, esta no responde cuando es llamada, no respira ni tiene pulso. 

Qué puede causar un paro cardíaco

En el paro cardíaco el corazón deja de latir de repente, lo que interfiere en el transporte de sangre para el cerebro y otras partes del cuerpo, pudiendo tener consecuencias fatales. El paro cardíaco puede ocurrir debido a:

  • Choque eléctrico;
  • Choque hipovolémico;
  • Envenenamiento;
  • Enfermedad cardíaca (infarto, arritmia, disección aórtica, taponamiento cardíaco, insuficiencia cardíaca);
  • Accidente cerebrovascular;
  • Insuficiencia respiratoria;
  • Ahogamiento. 

El paro cardíaco es más común que ocurra en personas con problemas cardíacos, enfermedades pulmonares crónicas, fumadores, diabéticos, obesos, colesterol alto, triglicéridos elevados o en personas con hábitos de vida poco saludables y alimentación inadecuada. 

De esta manera, es importante ir de forma periódica al cardiólogo para verificar la salud del corazón e iniciar algún tratamiento en caso de que sea necesario. Conozca más sobre qué puede causar un paro cardíaco. 

Paro cardíaco: qué es, principales síntomas y qué hacer

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento inicial para el paro cardíaco es lograr que el corazón vuelva a latir lo antes posible, lo que puede realizarse por medio de masajes cardíacos o mediante un desfibrilador, que es un equipo que emite ondas eléctricas para el corazón, con el objetivo de que vuelva a latir.

Cuando el corazón vuelve a latir, es necesario realizar exámenes que evidencien lo que causó el paro cardíaco para que, de esta forma, pueda ser tratado y evitado un nuevo episodio. En ciertos casos, puede ser necesario colocar un marcapasos o incluso un CDI (cardiodesfibrilador implantable), pequeños dispositivos que disminuyen o revierten el paro cardíaco. Conozca más sobre la colocación de un marcapasos

Para disminuir las probabilidades de sufrir un paro cardíaco, es necesario que la persona tome los medicamentos para el corazón regularmente, tenga un estilo de vida saludable y evite el estrés. 

Qué hacer en caso de paro cardíaco

Para identificar el paro cardíaco, es necesario que se verifique si la persona afectada está respirando, llame a la víctima para saber si responde y determine si el corazón está latiendo, colocando la mano en el cuello de la persona. 

Inmediatamente después de haber identificado un paro cardíaco, es importante llamar al número de emergencia de su localidad y solicitar ayuda médica. Luego, se debe iniciar el masaje cardíaco lo más rápido posible con el objetivo de hacer que el corazón vuelva a latir, debiendo realizarse de la siguiente forma:

  1. Acostar al paciente boca arriba en el suelo en una superficie dura, como el piso o una mesa;
  2. Posicionar la mandíbula de la víctima ligeramente hacia arriba para facilitar la respiración;
  3. Posicionar sus dos manos con los dedos entrelazados sobre el pecho, en el punto medio que se encuentra entre los pezones;
  4. Hacer compresiones con los brazos estirados y haciendo presión hacia abajo, de forma que las costillas bajen alrededor de 5 cm. Mantener las compresiones hasta que llegue la ayuda médica, con un ritmo de 2 por segundo.

Cada 2 minutos es necesario que se observe si la persona respira o responde. En el caso de que esto no ocurra, deben continuarse los masajes hasta la llegada de la ambulancia. Vea cómo se debe realizar la reanimación cardiopulmonar.

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje