Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cómo identificar y tratar el dolor en los muslos

La mialgia en el muslo es un dolor muscular que puede afectar la región del frente, de atrás o de los lados del muslo que puede ser causada por el exceso de actividad física o por un golpe en la región. El entrenamiento excesivo sin el debido descanso necesario es una de las principales causas de la mialgia, pero esta alteración también puede desarrollarse por cansancio físico o contractura del muslo.

Normalmente, este dolor en el muslo desaparece sin tratamiento, sólo con el reposo, pero cuando aparece un hematoma en la región, y esta se pone morada o muy dura, es posible que sea necesario hacer fisioterapia para para solucionar el problema y hacer con que el músculo logre estirarse nuevamente, pudiendo realizar los ejercicios y las actividades de la vida diaria nuevamente. 

Cómo identificar y tratar el dolor en los muslos

Cómo identificar el dolor muscular en el muslo

El principal síntoma de la mialgia es el dolor muscular en el muslo, que puede ser medido en una escala del 0 al 10, siendo el cero ausencia de dolor y 10 el dolor insoportable. Es importante saber identificar el nivel de dolor para evaluar la necesidad y la progresión del tratamiento.

Además del dolor localizado en el muslo, es común que haya dificultad para caminar y para realizar ejercicios físicos, y la región puede estar hinchada y morada, en caso de un golpe.

El diagnóstico de mialgia en el muslo puede ser hecho a través de la observación de los síntomas arriba citados, pero para confirmar que no se trata de otra lesión como una fractura, distensión o estiramiento muscular el médico podrá solicitar exámenes como una radiografía y/o una ecografía del muslo, sin embargo la fisioterapia puede iniciarse incluso antes de que estén los resultados de los exámenes.

Tratamientos para el dolor muscular en el muslo

El tratamiento para la mialgia en el muslo depende de lo que originó el dolor. En caso de golpe directo se recomienda colocar una compresa de hielo en la región durante 15 minutos, 3 a 4 veces al día, en las primeras 48 horas después del incidente. Además de esto, se recomienda:

  • Parar los entrenamientos y mantenerse de reposo con la pierna en posición horizontal o inclinada hacia arriba, como cuando está acostado en el sofá con un cojín debajo del talón;
  • El estiramiento debe ser pasivo y por eso debe ser realizado por otra persona;
  • Después de las primeras 48 horas, se debe cambiar el uso del hielo por una compresa caliente, también por 20 minutos, 3 a 4 veces al día.
  • En la fisioterapia se pueden utilizar equipos como tens, ultrasonido y corriente galvánica, conforme la indicación del fisioterapeuta.

Los ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento muscular también deben ser prescritos personalmente, porque cada persona necesita un entrenamiento específico. Sin embargo, pueden ser indicados algunos ejercicios para fortalecer los músculos cuando hay alivio del dolor con sentadillas, subir y bajar escaleras, y utilizar la bicicleta fija.

Las pomadas antiinflamatorias como el diclofenaco se pueden aplicar 2 veces al día para aliviar el dolor, realizando un suave masaje en la zona hasta que el producto sea totalmente absorbido por la piel. Tomar un baño caliente y dejar que el chorro de agua caiga sobre la región dolorida también ayuda a aliviar el dolor muscular, así como el masaje suave.

Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...