Síndrome piramidal: síntomas, maniobras y tratamiento

El síndrome piramidal, conocido también como síndrome piriforme, es una condición rara en que la persona presenta el nervio ciático pasando por dentro de las fibras del músculo piriforme que se localiza en el glúteo. Esto hace que el nervio ciático se inflame debido al hecho de ser constantemente presionado por su localización anatómica.

Cuando la persona que tiene síndrome piramidal presenta nervio ciático inflamado, es común que surja dolor intenso en la pierna derecha, ya que generalmente es el lado que más se afecta, además de haber dolor en el glúteo, adormecimiento y sensación de ardor.

Para confirmar este síndrome, normalmente el fisioterapeuta realiza algunas pruebas, de esta forma es posible descartar otras situaciones y evaluar la gravedad, pudiendo indicar el tratamiento más adecuado. 

Síndrome piramidal: síntomas, maniobras y tratamiento

Principales síntomas

Los síntomas del síndrome piramidal se encuentran relacionados con la compresión del nervio ciático por el músculo piriforme y pueden experimentarse en la región lumbar, glúteos y muslo, siendo los principales:

  • Dolor en forma de puntadas;
  • Sensación de ardor o de hormigueo en el glúteo o detrás del muslo;
  • Puede haber dolor en la zona lateral de la pierna y parte de arriba del pie;
  • El dolor empeora al sentarse y cruzar la pierna;
  • La primera crisis puede surgir en el embarazo, debido al aumento de peso y tamaño de la barriga;
  • Es común que la persona camine cojeando durante una crisis de la ciática;
  • Pueden estar presentes síntomas como debilidad de la pierna, y sensación de adormecimiento del glúteo o de la pierna.

Algunas situaciones que pueden favorecer el síndrome piramidal incluyen el aumento del músculo piriforme debido a la práctica de ejercicios para glúteos, contractura del glúteo, haber caído sentado, o un accidente automovilístico, por ejemplo, que lleve a un golpe en la zona de los glúteos, generando un hematoma y que comprima el nervio ciático. Conozca otras causas de dolor en el glúteo.

Vea en el video a continuación cómo reconocer y curar el dolor en la ciática:

En algunas personas, la prueba indicada al inicio del video puede ser negativa, pero si la persona se acuesta boca abajo, dobla las rodillas y aleja los pies hacia los lados, el dolor puede surgir, indicando que es muy probable que la persona padezca de síndrome piramidal

Maniobras para el síndrome piramidal

Para que pueda confirmarse el diagnóstico de síndrome piriforme, el ortopedista o fisioterapeuta puede realizar algunas pruebas, como por ejemplo:

  • Maniobra de Freiberg, en que la persona se recuesta boca abajo, las rodillas flexionadas y el médico o fisioterapeuta realiza la rotación interna de la cadera para verificar si hay dolor. En caso de haber dolor, la maniobra es positiva para el síndrome piriforme;
  • Test FAIR, también conocido como prueba combinada de flexión, abducción y rotación interna, y consiste en colocar a la persona recostada de lado y realizar el movimiento de flexión de la pierna (90º), aducción y rotación interna. Durante la prueba, en caso de que haya dolor al realizar cualquier movimiento, se considera positivo.
  • Signo de Lasègue, en que la persona se coloca recostada boca arriba y se realiza una flexión de la cadera hasta 70º con el objetivo de promover un estiramiento sobre los ramos nerviosos que forman el nervio ciático. En caso de que haya dolor, la prueba se considera positiva y puede indicar síndrome piramidal o hernia de disco, siendo importante realizar las otras pruebas;
  • Maniobra de Beatty, en que la persona se recuesta de lado y el terapeuta mueve la pierna de la persona como si la fuera a cruzar, en caso de haber dolor, el test se considera positivo;
  • Maniobra de Pace, se realiza con la persona sentada y pidiéndole que realice el movimiento de abducción, que consiste en separar las rodillas. En caso de que sienta dolor en los glúteos al realizar este movimiento, la maniobra se considera positiva.

De acuerdo con el resultado de las pruebas es posible descartar otras situaciones que tengan síntomas semejantes, confirmar el diagnóstico del síndrome e iniciar el tratamiento más adecuado. Además de las maniobras, también puede indicarse la realización de estudios de imagen, como resonancia magnética, tomografía o ultrasonido, por ejemplo.

Síndrome piramidal: síntomas, maniobras y tratamiento

Cómo se hace el tratamiento

No es posible cambiar la trayectoria del nervio ciático porque la cirugía genera grandes cicatrices en el glúteo y causa adherencias que pueden hacer que los síntomas permanezcan. En este caso, siempre que la persona presente dolor ciático el tratamiento debe ser hecho de forma de estirar y disminuir la tensión del músculo piriforme.

Las sesiones de fisioterapia son una gran opción de tratamiento para disminuir el dolor y la incomodidad, siendo generalmente muy eficaces. Por lo tanto, para el tratamiento puede ser útil:

  • Hacer masaje profundo: debe sentarse en una silla colocando una bolita de tenis o de ping pong en la nalga dolorida y use el peso del cuerpo para mover la bolita hacia los lados y también hacia adelante y hacia atrás;
  • Hacer ejercicios de estiramiento, de 2 a 3 veces por día;
  • La técnica de liberación miofascial, la cual es una técnica que puede incluir un masaje profundo que causa dolor y malestar, pero que a su vez ayuda a aliviar los síntomas;
  • Colocar bolsa de agua tibia en la región donde se presenta el dolor; 

Si no hay alivio de los síntomas con estos tratamientos y si el dolor es muy intenso, el médico podría recomendar una inyección anestésica y de corticoides. Vea algunos medicamentos para el dolor en la ciática.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • OLIVEIRA, Rui Jorge; CARMEZIM, Ilídia. Síndroma piriforme: uma causa de dor ciática. Rev Port Med Geral Fam. Vol 35. 313-317, 2019
Más sobre este tema: