Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Leucemia- Qué es, tipos, causas, diagnóstico, tratamiento y cura

La Leucemia es un tipo de cáncer que afecta las células blancas de la sangre, también conocidas como leucocitos, las cuales son las células de defensa del organismo. Esta enfermedad comienza en la médula ósea, que es la parte más interna de los huesos, popularmente conocida como 'tuétano del hueso' y se esparce por el cuerpo a través de la sangre, impidiendo u obstaculizando la producción de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos, y debido a ello se producen enfermedades y síntomas asociados como anemia, infecciones y hemorragias.

La leucemia es una enfermedad grave que necesita tratamiento, el cual puede ser hecho con quimioterapia, radioterapia o trasplante de médula ósea. El tratamiento varía de acuerdo al tipo de leucemia que la persona posee y su gravedad, lo que también determinará si la persona se curará o no. 

Leucemia- Qué es, tipos, causas, diagnóstico, tratamiento y cura

Tipos de Leucemia 

Hay dos tipos principales de leucemia Linfoide y Mieloide, que pueden ser clasificados como Aguda o Crónica, pero todavía existen otros subtipos, como se indica a continuación:

  • Leucemia Mieloide Aguda: Se desarrolla rápidamente y puede afectar tanto a adultos o niños. El tratamiento se puede realizar a través de quimioterapia y / o trasplante de médula ósea y tiene un 80% de probabilidad de curación.
  • Leucemia Mieloide Crónica: Se desarrolla lentamente siendo más frecuente en los adultos. El tratamiento se puede hacer con el uso de medicamentos específicos de por vida.
  • Leucemia Linfoide aguda: Avanza rápidamente y puede ocurrir tanto en niños como en adultos. El tratamiento se puede hacer con radioterapia y quimioterapia, pero el trasplante de médula ósea también es una opción cuando los tratamientos anteriores no curan la enfermedad.
  • Leucemia Linfoide Crónica: Se desarrolla lentamente y afecta con mayor frecuencia a los ancianos. No siempre es necesario realizar tratamiento.
  • Leucemia de linfocitos grandes granulares: Este tipo de leucemia es de crecimiento lento, pero un pequeño número puede ser más agresivo y difícil de tratar.
  • Leucemia Agresiva de células NK: Puede ser causada por el virus Epstein-Barr, afecta a los adolescentes y jóvenes adultos, siendo agresiva. El tratamiento se realiza con quimioterapia.
  • Leucemia/ linfoma de células T del adulto: Es causada por el virus (HTLV-1), un retrovirus semejante al VIH, y es muy grave. El tratamiento es poco eficaz pero se realiza con quimioterapia y trasplante de médula ósea.
  • Leucemia de células pilosas: Es un tipo de leucemia linfocítica crónica, que afecta a las células que parecen tener vellos, afecta más a los hombres, y no se han encontrado casos en niños.

El tipo de leucemia que la persona posee es determinado a través de exámenes específicos, siendo fundamental para saber cuál es el tratamiento más indicado.

Síntomas de la leucemia

Leucemia- Qué es, tipos, causas, diagnóstico, tratamiento y cura

Los primeros síntomas de leucemia son fiebre alta seguida de escalofríos, sudor nocturno y pérdida de peso sin causa aparente, después pueden surgir otros síntomas como:

  • Ganglios inflamados en el cuello, en las axilas y detrás del hueso del codo, técnicamente llamado fosa cubital, es una de las características de la enfermedad;
  • Aumento del bazo que causa dolor en la región superior izquierda del abdomen;
  • Anemia que genera síntomas como cansancio, palidez y somnolencia;
  • Baja concentración de plaquetas en la sangre;
  • Infecciones como candidiasis oral, sapito o neumonía atípica;
  • Sudor nocturno;
  • Manchas moradas en la piel;
  • Dolor en los huesos y en las articulaciones;
  • Sangrado fácil de la nariz, encías o menstruación abundante sin causa aparente:
  • Dolor de cabeza, náuseas, vómitos, visión doble y desorientación, estos pueden ocurrir cuando se ve afectado el sistema nervioso central.

Estos síntomas son más comunes en la leucemia aguda, ya que como la leucemia crónica evoluciona lentamente puede llegar a ser asintomática siendo descubierta en un examen de rutina a través de una hematología.

Diagnóstico de la leucemia 

El diagnóstico es hecho por el hematólogo u oncólogo después de observar algunos signos y síntomas, y con los resultados de exámenes como hematología, mielograma, tomografía computarizada, resonancia magnética y más específicamente, una biopsia de la médula ósea. En algunos casos puede ser necesario hacer el examen del liquido cefalorraquídeo, llamado punción lumbar, para analizar el líquido que reviste el sistema nervioso central.

Tratamientos para la leucemia 

Leucemia- Qué es, tipos, causas, diagnóstico, tratamiento y cura

La leucemia puede ser tratada con las siguientes opciones: quimioterapia, inmunoterapia, radioterapia, trasplante de médula ósea o la asociación de diferentes tratamientos, dependiendo del tipo de leucemia que la persona posee, y de la fase en que la enfermedad se encuentra.

En el caso de la leucemia aguda el tratamiento debe iniciarse cuanto antes para combatir los síntomas y evitar que la enfermedad se agrave. Muchos casos pueden curarse por completo con los tratamientos indicados por el médico. En el caso de la leucemia crónica, la enfermedad puede no presentar síntomas, por lo que hace que sea difícil la cura, aunque la persona puede realizar un tratamiento de 'mantenimiento' para evitar la manifestación de los síntomas a lo largo de la vida y para mantener este tipo de cáncer controlado.

Quimioterapia 

La quimioterapia consiste en la aplicación de medicamentos específicos contra el cáncer, que pueden ser inyectados directamente en la vena durante la hospitalización. Este tratamiento normalmente se realiza en ciclos, ya que se realizan 1 vez a la semana con sólo 1 medicamento, o una combinación de 2 o 3. En algunos casos, las sesiones se pueden realizar con intervalos de semanas o meses.

Inmunoterapia 

La inmunoterapia es un tratamiento similar a la quimioterapia, porque consiste en la aplicación de medicamentos directamente en la vena, pero estos medicamentos actúan de forma diferente, y son anticuerpos monoclonales, que son sustancias que se unen a las células cancerígenas, permitiendo que el sistema de defensa del organismo elimine las células tumorales, tanto en la sangre como en la médula ósea.

Radioterapia 

Consiste en la aplicación de radiación orientada hacia el bazo, el cerebro u otras partes del cuerpo, en algunos casos se puede dirigir a todo el cuerpo como ocurre antes de un trasplante de médula ósea, por ejemplo.

Trasplante de medula ósea 

El trasplante de médula ósea consiste en retirar una parte de la médula ósea de la cadera de una persona sana y que sea compatible con la persona enferma, y se congela hasta que puedan ser utilizadas en el momento ideal. El momento ideal para colocar la médula ósea donada lo decide el médico, y puede ser después de terminar los tratamientos de quimioterapia y de radioterapia. El objetivo es ocupar el lugar de las células malignas y volver a producir células sanguíneas sanas.

¿La leucemia tiene cura?

En algunos casos la leucemia tiene cura, especialmente cuando se diagnostica precozmente y el tratamiento es realizado rápidamente, sin embargo, existen casos donde el organismo del individuo ya se encuentra tan debilitado que es difícil lograr que la enfermedad sea curada. El trasplante de médula ósea puede ser la cura de la leucemia para algunas personas, sin embargo, posee algunas complicaciones y por esto no siempre es una opción indicada por los médicos para todas las personas afectadas.

Actualmente algunos pacientes con leucemia aguda consiguen la remisión completa de la enfermedad y duran muchos años, y muchos niños con leucemia linfocítica aguda pueden curarse. Lo ideal es conversar con el médico que está acompañando el caso para saber cuáles serán los próximos pasos del tratamiento y qué se puede esperar.

¿Qué puede causar leucemia?

Las causas de la leucemia no son totalmente conocidas, pero lo que se sabe es que existe alguna predisposición genética que favorece el desarrollo de esta enfermedad. La leucemia no es hereditaria y no pasa de padre a hijo, ni es contagiosa. Algunos factores que pueden causar leucemia son estar expuesto a radiación, uso de drogas, el tabaquismo, factores inmunológicos y ciertos tipos de virus.

Más sobre este tema:


Carregando
...