Quimioterapia: qué es, cómo es realizada y efectos secundarios

Actualizado en febrero 2024

La quimioterapia es un tratamiento para combatir el cáncer que utiliza fármacos, llamados fármacos quimioterapéuticos, capaces de eliminar o bloquear el crecimiento de las células tumorales.

Los medicamentos de quimioterapia se pueden aplicar de varias maneras, la mayoría de ellas por vía venosa u oral, afectando las células tumorales en multiplicación. Sin embargo, también afectan a todas las células en división del cuerpo, por lo que surgen efectos secundarios, como la caída del cabello o la anemia, por ejemplo.

La quimioterapia es recomendada por un oncólogo, oncólogo pediatra o hematólogo oncológico, utilizando diferentes medicamentos y protocolos de tratamiento según el tipo y estadio del cáncer.

Imagem ilustrativa número 1

Cuándo se indica

La quimioterapia está indicada para el tratamiento del cáncer, como el de mama, próstata, pulmón, colorrectal o de cabeza y cuello, por ejemplo.

Este tipo de tratamiento utiliza fármacos de quimioterapia que actúan en fases específicas de la división celular, lo que provoca la muerte de las células tumorales impidiendo que se multipliquen.

El tipo de quimioterapia, así como el fármaco quimioterapéutico utilizado, lo indica el oncólogo clínico, hematólogo oncológico u oncólogo pediatra, según el tipo de tumor y su estadio.

Cómo se realiza

La quimioterapia suele administrarse en el hospital o en una clínica de oncología, pudiendo realizarse de diferentes formas:

  • Quimioterapia intravenosa: se realiza aplicando la quimioterapia directamente en la vena, diluida en suero, a través de un catéter periférico o catéter totalmente implantado, llamado portacath;
  • Quimioterapia intraarterial: se realiza aplicando quimioterapia, generalmente en concentraciones más altas, directamente en una arteria, como la arteria femoral, carótida, braquial o hepática;
  • Quimioterapia intramuscular: la enfermera aplica el fármaco de quimioterapia directamente al músculo;
  • Quimioterapia subcutánea: realizada mediante inyección de quimioterapia debajo de la piel, por parte de la enfermera;
  • Quimioterapia oral: realizada con el uso de medicamentos quimioterapéuticos en forma de comprimidos para tomar por vía oral;
  • Quimioterapia tópica: se realiza aplicando quimioterapia en forma de cremas o ungüentos sobre la piel;
  • Quimioterapia intratecal: realizada con la aplicación de fármacos quimioterapéuticos, como citarabina y metotrexato, directamente en el espacio intratecal de la columna por parte del médico;
  • Quimioterapia intraperitoneal: se aplica a través de un catéter directamente en la cavidad abdominal, con el fármaco de quimioterapia calentado, y la realiza el médico en el quirófano.

El tipo de aplicación de quimioterapia varía según el tipo de tumor a tratar, pudiendo el tratamiento estar asociado a otros medicamentos, como terapia dirigida, inmunoterapia o radioterapia, por ejemplo.

Además, antes de administrar la quimioterapia se suelen administrar medicamentos como ondansetrón, ranitidina y dexametasona para controlar las náuseas, los vómitos o evitar reacciones alérgicas.

Lea también: Radioterapia: qué es, para qué sirve y efectos secundariostuasaude.com/es/radioterapia

¿Cuánto tiempo dura la quimioterapia?

El tiempo de quimioterapia varía según los fármacos quimioterapéuticos que se apliquen, así como la vía de administración, y puede variar desde unos minutos hasta horas.

Generalmente, la quimioterapia se administra en ciclos de 7, 15, 21 o 28 días, seguidos de un período de descanso para permitir que el cuerpo se recupere.

Además, las dosis de quimioterapia pueden ser diarias, semanales o cada 2 a 3 semanas, por ejemplo, durante el tiempo de tratamiento indicado por el médico, según el tipo y estadio del tumor.

¿La quimioterapia causa dolor?

La quimioterapia por sí sola no suele provocar dolor, salvo las molestias que provoca el escozor o la sensación de ardor al aplicar el producto.

No debe producirse dolor o ardor excesivo, por lo que es importante notificar al médico o enfermera si esto sucede.

¿Es malo estar cerca de una persona con quimioterapia?

No es malo estar cerca de una persona con quimioterapia, sin embargo, se debe tener cuidado de no tener contacto con personas que padezcan infecciones, ya que el sistema inmunológico se debilita durante la quimioterapia.

Además, se recomienda evitar lugares con mucha gente o ambientes muy cerrados y utilizar mascarilla protectora si es necesario.

También es importante lavarse las manos frecuentemente, con agua y jabón neutro o antibacteriano, frotarse las manos con alcohol gel y evitar tocar superficies y tocarse los ojos, la boca o la nariz.

Tipos de quimioterapia

Existen diferentes tipos de quimioterapia que su médico puede recomendar, siendo las principales:

1. Quimioterapia neoadyuvante

La quimioterapia neoadyuvante es un tipo de quimioterapia que se administra antes del tratamiento principal para el cáncer, que suele ser una cirugía para extirpar el tumor.

Este tipo de tratamiento puede tener como objetivo reducir el tamaño del tumor antes de la cirugía para facilitar su extirpación o convertir un tumor que no pudo ser operado en un tumor operable, o permitir una cirugía más conservadora en el caso del cáncer de mama.

También sirve para eliminar células tumorales microscópicas y aumentar las posibilidades de controlar y eliminar el cáncer.

2. Quimioterapia neoadyuvante

La quimioterapia adyuvante se realiza después de la cirugía para extirpar el tumor, con el fin de eliminar las células tumorales restantes y/o evitar que el tumor regrese.

3. Quimioterapia curativa

La quimioterapia curativa es un tipo de quimioterapia que tiene como objetivo curar el cáncer, lo que se denomina remisión completa, y evitar que el tumor regrese.

4. Quimioterapia paliativa

La quimioterapia paliativa no pretende curar, sino que se lleva a cabo con el objetivo de controlar el crecimiento tumoral en los casos más avanzados de la enfermedad, mejorando la calidad y esperanza de vida.

Lea también: Cuidados paliativos: qué son, para qué sirven y cuándo son indicadostuasaude.com/es/cuidados-paliativos

5. Quimioterapia de rescate

La quimioterapia de rescate es un tratamiento de quimioterapia que se realiza en los casos en los que la persona ha pasado previamente por un protocolo de quimioterapia, pero el tumor ha regresado.

Principales efectos secundarios

Los efectos secundarios más comunes de la quimioterapia son:

  • Pérdida de cabello y otros vellos corporales;
  • Náuseas y vómitos;
  • Mareos y debilidad;
  • Estreñimiento o diarrea y exceso de gases;
  • Falta de apetito;
  • Heridas en la boca o el ano;
  • Cambios en la menstruación;
  • Uñas quebradizas y oscuras;
  • Manchas o cambios en el color de la piel;
  • Sensación de hormigueo, entumecimiento, ardor o sacudidas en las manos o los pies;
  • Sangrado;
  • Baja inmunidad e infecciones recurrentes;
  • Anemia;
  • Disminución del deseo sexual.

Además, también es posible tener otros efectos secundarios de la quimioterapia a largo plazo, que pueden durar meses, años o incluso ser permanentes, como cambios en los órganos reproductivos, cambios en el corazón, los pulmones, el hígado y el sistema nervioso, por ejemplo.

¿Por qué suceden?

Los efectos secundarios de la quimioterapia pueden ocurrir porque los medicamentos de quimioterapia actúan sobre las células en división del cuerpo, es decir, además de afectar las células tumorales que generalmente se multiplican de forma acelerada y rápidamente, también afectan las células sanas del cuerpo que se multiplican con mayor frecuencia.

De esta forma, las células sanas más afectadas son las del tracto digestivo, los folículos pilosos y la sangre, por lo que surgen efectos secundarios, como náuseas, vómitos, caída del cabello, debilidad, anemia, estreñimiento, diarrea o lesiones en la boca, por ejemplo.

Sin embargo, los efectos secundarios de la quimioterapia varían según el tipo de medicamento, la dosis utilizada y la respuesta del organismo de cada persona, y en la mayoría de los casos duran unos días o semanas, desapareciendo cuando finaliza el ciclo de tratamiento.

¿Se cae siempre el cabello?

No siempre habrá caída del cabello, ya que depende del tipo de quimioterapia utilizada.

Generalmente, la caída del cabello ocurre alrededor de 2 a 3 semanas después de iniciar el tratamiento, y suele ocurrir poco a poco o en mechones y vuelve a crecer una vez finalizado el tratamiento.

Es posible minimizar este efecto utilizando un gorro térmico para enfriar el cuero cabelludo, ya que esta técnica puede reducir el flujo sanguíneo a los folículos pilosos, reduciendo la absorción del medicamento en esta región.

Además, siempre es posible colocarse un gorro, bufanda o peluca, para ayudar a superar las molestias de la caída de cabello.

Cuidados durante la quimioterapia

Durante a quimioterapia é importante ter alguns cuidados como:

1. Alimentación

La dieta durante la quimioterapia debe ser rica en frutas, verduras, carne, pescado, huevos, semillas y cereales integrales, dando preferencia a los alimentos naturales, ya que no contienen aditivos químicos.

Además, se recomienda comer en pequeñas porciones a intervalos más cortos, y alimentos más calientes, para evitar náuseas y vómitos, y mantener el cuerpo hidratado bebiendo abundante agua filtrada.

También es importante higienizar y desinfectar adecuadamente los alimentos, y evitar los alimentos crudos, ya que puede producirse una caída excesiva de la inmunidad, lo que aumenta el riesgo de infecciones. 

2. Uso de medicamentos

Durante la quimioterapia, el médico puede recomendar el uso de medicamentos antieméticos, como metoclopramida u ondansetrón, por ejemplo, para aliviar las náuseas y los vómitos.

Además, en algunos casos se pueden administrar inyecciones de filgrastim para aumentar la producción de células sanguíneas y prevenir infecciones.

El uso de medicamentos farmacéuticos, hierbas medicinales, tés o productos naturales sólo debe hacerse bajo orientación médica, ya que muchos pueden interferir con el efecto de la quimioterapia, reduciendo su eficacia o aumentando el riesgo de efectos secundarios.

3. Vacunación

La vacunación durante la quimioterapia sólo debe realizarse con el asesoramiento de un oncólogo, oncólogo pediátrico o hematólogo oncológico, ya que no todas las vacunas son recomendables.

Generalmente, las vacunas que se pueden recomendar son aquellas con virus o bacterias inactivados o que contienen fragmentos de estos microorganismos, ya que las vacunas atenuadas pueden provocar la aparición de infecciones graves.

4. Vida íntima

Es posible que haya cambios en la vida íntima, ya que puede haber una caída del deseo sexual y una disminución de la disposición, pero no existen contraindicaciones para el contacto íntimo.

Sin embargo, es muy importante recordar el uso de condón para evitar no solo infecciones de transmisión sexual durante este período, sino sobre todo evitar el embarazo, ya que la quimioterapia puede provocar cambios en el desarrollo del bebé.

Además, se debe evitar el uso de tampones, duchas vaginales, enemas, termómetros rectales o el contacto íntimo anal.

5. Higiene bucal

Durante el tratamiento de quimioterapia, los cuidados de la higiene bucal son muy importantes para evitar infecciones.

Por ello, se recomienda utilizar hilo dental diariamente y cepillarse los dientes al menos 3 veces al día, con un cepillo de dientes suave y pasta de dientes no abrasiva.

Además, se recomienda revisar diariamente si hay sangrado en las encías, placa blanca o enrojecimiento en la boca, cambiar el cepillo de dientes cada 3 meses, no utilizar enjuagues bucales con alcohol y consultar al dentista periódicamente.

Si necesita algún tratamiento dental, debe informarle a su dentista que está recibiendo quimioterapia.

Cuándo acudir al médico

Es importante consultar a un oncólogo, oncólogo pediatra o hematólogo oncológico o acudir a urgencias de inmediato si aparecen síntomas como:

  • Fiebre o escalofríos;
  • Dolor de cabeza, dolor de oído, garganta o abdominal;
  • Diarrea o vómitos intensos;
  • Sangre en heces u orina;
  • Dolor o ardor al orinar;
  • Tos persistente;
  • Llagas o candidiasis en la boca, garganta o región genital;
  • Enrojecimiento de la piel;
  • Malestar general.

Además, también se debe buscar ayuda médica si aparecen sangrados o hematomas con facilidad en el cuerpo, ampollas en la piel o dolor o enrojecimiento en la zona donde se aplicó la quimioterapia.