Konjac: qué es, para qué sirve y cómo usar

Actualizado en diciembre 2023
Evidencia científica

El konjac es una raíz, también conocida como "patata", originaria de Asia que proporciona muchos beneficios para la salud, como la reducción del colesterol, el combate al estreñimiento, la ayuda en la pérdida de peso y el control de la diabetes.

Estos beneficios son posibles debido a que el konjac (Amorphophallus konjac) es bajo en calorías y contiene excelentes cantidades de glucomanano, una fibra soluble con acción saciante, laxante, hipoglucemiante e hipolipidémica.

Con un sabor suave, el konjac se comercializa en farmacias, supermercados y tiendas de productos naturales en forma de suplemento, harina, arroz o fideos, conocidos como shirataki. Además, el konjac también se usa en la fabricación de esponjas para exfoliar el cuerpo.

Para qué sirve

Las principales indicaciones del konjac son:

1. Reducción del colesterol "malo¨

El konjac es rico en glucomanano, una fibra soluble que favorece la eliminación de los ácidos biliares por las heces, aumentando el uso del colesterol para la producción de ácidos biliares, y reduciendo así los niveles de colesterol "malo" LDL en la sangre. Conozca una dieta indicada para bajar el colesterol.

2. Ayuda en la pérdida de peso

Las fibras solubles presentes en el konjac forman un gel en el estómago, prolongando el tiempo de digestión de los alimentos, controlando el apetito entre comidas y contribuyendo a la pérdida de peso.

Además, el konjac es bajo en carbohidratos y calorías, por lo que se utiliza en dietas para perder peso, como la dieta baja en carbohidratos. Sin embargo, para lograr la pérdida de peso, el konjac debe formar parte de una dieta saludable, junto con la práctica regular de ejercicio físico.

3. Combatir al estreñimiento

El konjac combate el estreñimiento porque contiene buenas cantidades de fibras solubles que absorben agua en las heces, hidratándolas y facilitando la evacuación. Conozca los alimentos que combaten el estreñimiento.

4. Controlar la diabetes

El konjac puede ser utilizado como complemento para controlar la diabetes, ya que reduce la inflamación y el estrés oxidativo, mejora las funciones del páncreas y promueve el equilibrio de los niveles de glucosa en sangre.

Además, las fibras presentes en el konjac también equilibran los niveles de glucosa en sangre, ayudando a prevenir la resistencia a la insulina y el desarrollo de la diabetes.

5. Ayudar a prevenir el cáncer colorrectal

Debido a su riqueza en fibras solubles, el konjac reduce la inflamación, combate los radicales libres, fomenta la multiplicación de bacterias beneficiosas en el intestino y, por ende, ayuda a prevenir la aparición del cáncer colorrectal.

Tabla de información nutricional

La tabla a continuación contiene información nutricional de 100 g de fideos de konjac:

Componentes 100g de fideos de konjac
Energía 12 calorías
Proteínas --
Grasas --
Carbohidratos 2,41 g
Fibras 2,4 g

Para obtener los beneficios del konjac, este alimento debe formar parte de una dieta saludable, combinado con la práctica regular de ejercicio físico.

Cómo consumirlo

El konjac se puede consumir en forma de macarrones, arroz, harina o suplementos nutricionales. Además, también se utiliza en la fabricación de esponjas para exfoliar el cuerpo.

1. Macarrones de konjac

Los macarrones de konjac, también llamados shirataki, se venden en supermercados y tiendas de productos naturales. Se pueden consumir con salsas, condimentos, verduras, atún, hierbas u otros alimentos según el gusto.

También es posible preparar los macarrones de konjac en casa utilizando la harina de esta raíz.

2. Arroz de konjac

El arroz de konjac puede usarse en recetas sencillas de arroz o en la preparación de platos más elaborados, como risottos o paellas.

3. Harina de konjac

La harina de konjac puede consumirse disolviendo media cucharadita en dos vasos de agua y tomándola antes de las comidas principales.

Además, la harina de konjac también puede utilizarse para espesar salsas, batidos, pasteles o guisos.

4. Suplemento de konjac

El suplemento de konjac se vende en tiendas de productos naturales en forma de glucomanano en cápsulas, que puede tomarse antes de las comidas principales y siempre con dos vasos de agua. Conozca cómo usar el glucomanano.

¿Se puede consumir konjac todos los días?

El konjac puede consumirse diariamente siempre que forme parte de una alimentación saludable y variada, y que se ingiera con suficiente agua.

Sin embargo, las mujeres embarazadas o en período de lactancia, así como las personas que toman medicamentos regularmente o que tienen algún tipo de enfermedad, solo deben consumir konjac bajo la orientación de un médico o nutricionista.

Posibles efectos secundarios

El consumo de konjac puede provocar algunos efectos secundarios como hinchazón, exceso de gases o diarrea, aunque estos efectos adversos son poco comunes.

Cuando se consume konjac con poca agua, las heces pueden volverse muy secas y duras, lo que provoca estreñimiento grave o incluso obstrucción intestinal, una situación grave que requiere atención médica inmediata.

Además, cuando la harina o el suplemento de konjac se consumen con poca agua, pueden expandirse antes de llegar al estómago y causar asfixia o bloqueo de la garganta.

Contraindicaciones

El konjac no debe consumirse por niños, personas con obstrucción esofágica o gástrica, o aquellos con enfermedades que dificultan la deglución, como la enfermedad de Parkinson, accidentes cerebrovasculares y esclerosis múltiple.

Las mujeres embarazadas o en período de lactancia, así como las personas que toman hipoglucemiantes, insulina o cualquier otro medicamento, deben consultar siempre a un médico antes de consumir konjac.