Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Todo sobre la Hernia Discal

La hernia discal o hernia de disco, se caracteriza por el abultamiento del disco intervertebral, que puede causar síntomas como dolor en la espalda, sesanción de ardor o de adormecimiento. Es más frecuente en la columna cervical y en la columna lumbar, y su tratamiento puede ser hecho con medicamentos, fisioterapia o cirugía y, dependiendo de su gravedad, puede ser curada por completo. 

La hernia discal se piede clasificar de acuerdo a la región de la columna que afecta y, por esto, puede ser:

  • Hernia discal cervical: afecta la región del cuello;
  • Hernia discal torácica: afecta la región del medio de la espalda;
  • Hernia discal lumbar: afecta a la región más baja de la espalda.

El disco vertebral es una estructura fibrocartilaginosa que sirve para evitar el contacto directo entre una vértebra y otra, y amortiguar el impacto generado por actividades como por ejemplo saltar. Por lo que una lesión discal o discopatía, como también es conocida, perjudica la función del disco vertebral y presionan otras estructuras importantes de la columna como la raíz de un nervio o la médula espinal.  

Tipos de hernia discal
Tipos de hernia discal

Tipos de hernia discal

El inicio de una lesión discal puede ocurrir cuando la persona no tiene una buena postura, levanta pesos sin doblar las rodillas y no ingiere 2 L de agua al día. En este caso, a pesar de no tener formada una hernia, el disco ya está dañado, tiene menor espesor, pero todavía mantiene su formato original: oval. Si la persona no mejora la postura y sus hábitos de vida, en pocos años, probablemente desarrollará una hernia de disco.

La hernia ocurre cuando el disco vertebral pierde su formato original, dejando de ser oval, formando un abultamiento que es una especide de 'gota', que puede presionar la raíz del nervio ciático, por ejemplo. Por lo que los 3 tipos de hernia discal que existen son: 

  • Hernia discal protruida: es el tipo más común y es cuando el núcleo del disco permanece intacto, pero ya hay pérdida de la forma oval;
  • Extrusión discal: cuando el núcleo del disco se encuentra deformado, formando una 'gota ';
  • Hernia discal secuestrada: cuando el núcleo está muy dañado y puede incluso dividirse en dos partes.
Hernia discal protruida postero lateral
Hernia discal protruida postero lateral

Una persona puede tener más de una hermia discal y puede ir empeorando con el paso del tiempo. Generalmente cuando la persona tiene sólo deshidratación del disco, no presenta ningún síntoma y sólo la descubre si se realiza una resonancia magnética por cualquier otro motivo.  Los síntomas suelen surgir cuando la hernia discal empeora y está en la fase de protusión.

La hernia debe ser clasificada de acuerdo a su localización exacta pudiendo ser postero o postero lateral. Una hernia discal postero lateral puede presionar el nervio, causando sensación de hormigueo, debilidad o pérdida de sensibilidad en un brazo o una pierna, pero cuando existe una hernia de disco posterior, la región presionada es la médula espinal y por esto la persona puede presentar estos síntomas en los dos brazos o en las dos piernas. 

Síntomas de hernia discal

El principal síntoma de una hernia de disco es el intenso dolor en la región donde se encientra, pero también puede generar los siguientes síntomas: 

Hernia discal cervicalHernia discal lumbar
Dolor ne la nuca o en el cuelloDolor en la región más baja de la espalda
Dificultad en mover elcuello o levantar los brazos Dificultad para moverse, agacharse, levantarse o voltearse en la cama
Puede haber sensación de debilidad, adormecimiento u hormigueo en uno de los brazos, codos, manos o dedosSensación de adormecimiento en los glúteos, y/o en las piernas, en la parte de atrás, en frente o en la parte interna de una de las piernas 
---Sensación de ardor en el trayecto del nervio ciático que va de la columna a los pies

El dolor de una hernia discal, normalmente empeora con los movimientos y puede agravarse por la tos, al reirse, cuando el individuo orina o evacua, pudiendo surgir de repente o ir empeorando con el paso del tiempo.

Cómo se realiza el diagnóstico

Todo sobre la Hernia Discal

El diagnóstico de la hernia discal puede ser hecho a través de la observación de los síntomas y del examen físico, pero también puede ser confirmado por exámenes como tomografía computarizada o resonancia magnética, que sirven para evaluar el disco de la columna, su espesor, la localización exacta de la hernia y de qué tipo de hernia se trata. 

El examen de rayos X no muestra con claridad la hernia, pero puede ser suficiente para mostrar la alineación de la columna y la integridad o destrucción e las vértebras y por esto, a veces el médico solicita incialmente el rayos X y con el resultado de este, solicita la resonancia o la tomografía para evaluar la gravedad. 

Al confirmar que existe una o más hernias de disco, el médico puede indicar el tratamiento que se puede hacer con fisioterapia, Pilates, RPG, osteopatía, o cirugía. Normalmente la cirugía es la última opción de tratamiento, quedando reservada para los casos donde la persona no presenta mejoría de los síntomas con las otras formas de tratamiento, por un período superior a 6 meses.

Causas de hernia discal

La principal causa de la hernia discal es la mala postura a diario, y el hecho de que la persona no tenga cuidado al levantar y cargar objetos muy pesados. Por lo que es común que las personas que trabajan como pintores, empleados domésticos, conductores y albañiles, desarrollen discopatía o hernia de disco, hacia los 40 años de edad.

Alrededor de 10 años antes de descubrir una hernia de disco es común que la persona ya haya presentado síntomas como dolor de espalda que no cesa rápidamente. Esta es una de las primeras señales de alerta que el cuerpo emite, pero que generalmente es ignorado, hasta que surje entonces la hernia en la columna.

Algunos factores que favorecen a la aparición de la hernia son el envejecimiento, el exceso de peso y el esfuerzo físico inadecuado y, por lo tanto, para el éxito del tratamiento es importante eliminar todos estos factores.

Tratamientos para la hernia discal

Cuando el tratamiento se realiza correctamente, los síntomas pueden desaparecer al cabo de 1 a 3 meses, pero cada individuo responde de una manera al tratamiento y, por lo tanto, en algunos casos este período puede ser mayor. Para el éxito del tratamiento es importante saber la localización exacta de la hernia y cuál es su tipo. El tipo más común, que es protusión discal, puede ser tratado con:

  • Uso de analgésicos y antiinflamatorios recetados por el médico;
  • Sesiones de fisioterapia con equipos, estiramientos y ejercicios individualizados;
  • Osteopatía que consiste en chascar la columna y realinear todos los huesos y articulaciones;
  • Ejercicios como RPG, hidroterapia o pilates bajo la orientación de un fisioterapeuta.

Durante el tratamiento se recomienda que la persona deje de realizar las actividaes que hayan provocado la hernia, no haga esfuerzos y no practique ningún tipo de actividad física. 

Todo sobre la Hernia Discal

La cirugía para la hernia discal es indicada cuando la persona presenta una extrusión discal o una hernia secuestrada, y el tratamiento clínico y fisioterapeutico no fue suficiente para disminuir los síntomas y mejorar la calidad de vida del individuo.  

Hernia discal en el embarazo

La mujer que ya fue diagnosticada con una hernia de disco antes de quedar embarazada, debe saber que durante el embarazo la hernia discal puede empeorar, causando dolor intenso en la espalda que puede presionar la raíz de los nervios como la del nervio ciático. Cuando el nervio ciático se ve afectado la mujer puede sentir dolor en la espalda, en las nalgas o detrás del muslo.

Esto ocurre porque durante el embarazo la progesterona afloja los ligamentos del cuerpo, y como la columna vertebral también posee ligamientos, estos se vuelven más elásticos y permiten que la vértebra se afloje un poco, lo que puede agravar u originar una hernia discal.

Durante el embarazo, no se deben tomar medicamentos aparte del paracetamol, por lo que si la mujer presenta dolor de espalda o en el glúteo, debe mantenerse en reposo, con las piernas apoyadas sobre una almohada. Colocar una compresa caliente en el lugar del dolor también puede aliviar esta molestia.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar
Más sobre este tema:


Carregando
...