Cirugía de hernia discal: tipos, cómo se realizan y recuperación

La cirugía para el tratamiento de la hernia de disco, cervical, dorsal o lumbar, está indicada en los casos en que no hay mejora de los síntomas de dolor o molestia, incluso con tratamiento a base de medicamentos y fisioterapia, o cuando hay signos de pérdida de fuerza o sensibilidad. Esto, debido a que este procedimiento trae algunos riesgos, como limitación del movimiento de la columna o infección, por ejemplo. 

El tipo de cirugía puede variar, pudiendo realizarse la abertura tradicional de la piel para llegar hasta la columna, o con el uso de técnicas más recientes y menos invasivas, con la ayuda de un microscopio, por ejemplo. La recuperación puede variar de acuerdo a la lesión y técnica utilizada, por lo que la realización de fisioterapia de rehabilitación ayuda a la mejoría de los síntomas y el regreso del paciente a sus actividades diarias de forma más rápida. 

Cirugía de hernia discal: tipos, cómo se realizan y recuperación

Tipos de cirugía

El tipo de cirugía puede variar dependiendo de la localización de la hernia, de la técnica disponible en el hospital o de acuerdo a las necesidad de cada paciente, siendo determinada por el ortopedista o neurocirujano. Los principales tipos son:

1. Cirugía tradicional

Se realiza por medio de la abertura de la piel, con un corte para llegar hasta la columna. La elección del lugar de acceso a la columna se realiza de acuerdo al lugar más próximo para acceder al disco, que puede ser por enfrente, siendo común en la hernia cervical, lateral o por la espalda, siendo común en a hernia lumbar. 

Se realiza con un acceso en la piel para llegar hasta la región lesionada. La elección del lugar de acceso a la columna se realiza de acuerdo con la lesión y experiencia del cirujano ortopédico. 

Esta cirugía, generalmente, se realiza con anestesia general, pudiendo retirarse una parte o completamente el disco intervertebral que está perjudicando. Posteriormente, puede usarse un material para unir las 2 vértebras o puede utilizarse un material artificial para sustituir el disco removido. El tiempo de cirugía varía de acuerdo con el tipo y situación de la hernia de cada persona, pero dura alrededor de 2 horas. 

2. Cirugía mínimamente invasiva

La cirugía mínimamente invasiva utiliza técnicas que permiten una abertura más pequeña de la piel, lo que proporciona un menor movimiento de las estructuras alrededor de la columna, y siendo más rápida y con menos riesgo de complicaciones, como hemorragias e infección.

Las principales técnicas que se utilizan son:

  • Microcirugía: la manipulación del disco intervertebral se realiza con la ayuda de un microscopio quirúrgico, sin la necesidad de abrir demasiado la piel;
  • Cirugía endoscópica: es una técnica realizada a través de la introducción de pequeños accesos en la piel, permitiendo así el procedimiento con una recuperación más rápida y menos dolorosa.

La cirugía mínimamente invasiva puede realizarse con anestesia local y sedación, con una duración de alrededor de 1 horas o menos. Durante la cirugía puede utilizarse un aparato de radiofrecuencia o láser para remover la parte herniada del disco, por lo que este tipo de cirugía también e conoce como cirugía láser. 

Riesgos de la cirugía

La cirugía de hernia discal puede presentar algunas complicaciones, sin embargo el riesgo es bajo, principalmente debido a las técnicas y aparatos cada vez más modernos que se utilizan. Las principales complicaciones que pueden surgir son:

  • Persistencia de dolor en la columna;
  • Infección;
  • Sangrado;
  • Lesión de los nervios alrededor de la columna;
  • Dificultad para mover la columna;

Debido a estos riesgos, la cirugía se reserva a pacientes con síntomas insoportables, o cuando no hay mejoría con otras formas de tratamiento para la hernia de disco. tipo

¿Cómo es la recuperación?

El postoperatorio varía de acuerdo a la cirugía, siendo el tiempo de internamiento de aproximadamente 2 días en la cirugía mínimamente invasiva y puede llegar a 5 días en la cirugía convencional.

La posibilidad de realizar actividades como manejar o regresar al trabajo es mayor en la cirugía mínimamente invasiva. En la cirugía tradicional, para regresar al trabajo, es necesario un tiempo de reposo mayor. En las actividades más intentas, como ejercicios físicos, el alta se da después de la evaluación del cirujano y la mejoría de síntomas. 

Durante la recuperación se deben utilizar analgésicos o antiinflamatorios prescritos por el médico para aliviar el dolor. También deben iniciarse las sesiones de fisioterapia de rehabilitación, con técnicas para ayudar a la recuperación del movimiento y mantener una buena postura. Conozca más sobre los cuidados después de una cirugía de columna.

¿Fue útil esta información?
Más sobre este tema: