Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Tratamiento para la Hernia discal

La primera forma de tratamiento que, normalmente se indica para la hernia discal es el uso de medicamentos antiinflamatorios y fisioterapia, para aliviar el dolor y reducir otros síntomas, como dificultad para mover los miembros u hormigueo.

Otras opciones alternativa, como acupuntura, Pilates o el uso de algunos tés, también pueden ayudar a complementar el tratamiento médico, potenciando el efecto de los medicamentos y disminuyendo aún más el malestar. 

Sin embargo, debido a que la hernia discal es una alteración que produce compresión del disco que queda entre las vértebras, empujándolo hacia afuera de su espacio, a veces estos tratamientos no son suficientes para devolver la calidad de vida a la persona, por lo que en ese caso, la cirugía para la hernia de disco está indicada. 

Tratamiento para la Hernia discal

1. Medicamentos utilizados en el tratamiento 

El tratamiento recomendado para la hernia de disco incluye el uso de medicamentos, como:

  • Antiinflamatorios, como ibuprofeno, diclofenaco o ketoprofeno: ayudan a disminuir la inflamación y el dolor causado por la compresión del disco intervertebral; 
  • Analgésicos: pueden tener un efecto más débil, como el metamizol o paracetamol, o más potente como el tramados o codeína: ayudan a aliviar el dolor y el malestar producidos por la compresión del disco vertebra;
  • Relajantes musculares, como ciclobenzaprina o baclofeno: para disminuir el dolor producido por los espasmos musculares en la espalda o piernas;
  • Medicamentos anticonvulsivantes, como gabapentina o pregabalina: son usados, en este caso, para aliviar el dolor provocado por la compresión de los nervios cercanos a la hernia;
  • Inyecciones de corticoides en la columna, como betametasona o prednisona: para reducir la inflamación en la zona de la hernia de disco.

A pesar de que el uso de medicamentos antiinflamatorios, tengan un buen efecto, especialmente en las crisis de dolor por hernia lumbar, no deben ser usados con mucha frecuencia, ya que pueden causar efectos colaterales, como irritación del estómago o alteración en la función de los riñones. 

En casos de necesidad del uso de medicamentos por mucho tiempo, los analgésicos, relajantes musculares o anticonvulsivos, prescritos por el médico, son las mejores opciones. 

2. Fisioterapia para la hernia discal

Además de los medicamentos, el ortopedista también puede aconsejar la realización de sesiones de fisioterapia, en la que se hacen ejercicios y se aprenden posiciones que son importantes para completar el tratamiento con medicamentos y reducir el dolor. Vea cómo funciona la fisioterapia para la hernia discal.

El tiempo de tratamiento con fisioterapia depende del tipo de hernia y de la intensidad de los síntomas presentados, pero puede variar de 1 a 6 meses, o más. 

3. Opciones tratamiento alternativo

Existen formas de aliviar el dolor causado por la hernia discal con tratamientos caseros que, en algunos casos, pueden sustituir o reducir la dosis de medicamentos. Los principales son:

  • Acupuntura: ayuda a eliminar el dolor utilizando pequeñas agujas que son introducidas en puntos de presión para producir una acción analgésica;
  • Pilates: ejercicios para la postura y el estiramiento realizados en Pilates pueden ayudar a estabilizar la hernia discal y disminuir el dolor. Es importante que las clases de Pilates estén orientadas por un fisioterapeuta;
  • Masaje: realizado por profesionales habilitados y con experiencia en tratar enfermedades de la columna, puede aliviar los síntomas debido al estiramiento y relajamiento muscular; 
  • Hierbas naturales: algunas plantas pueden utilizarse para la realización de cataplasmas, condimentar comidas o hacer tés, de clavo, jengibre, canela o anís, por ejemplo, que tienen acción antiinflamatoria. Vea las recetas de tés que son buenos antiinflamatorios naturales. 

En períodos de crisis, se debe permanecer en reposo por algunas horas, pero siempre es preferible moverse, ya que eso disminuye la rigidez de los músculos y ayuda al control del dolor. Pero es importante evitar hacer grandes esfuerzos como hacer limpieza o levantar objetos pesados, ya que así se protege la columna, evitando la manipulación o movimientos que puedan empeorar la inflamación.

Vea en el vídeo a continuación algunos alimentos con propiedades antiinflamatorias y analgésicas:

4. Cirugía para la hernia discal

La cirugía para tratar la hernia de disco está indicada principalmente si es de tipo extrusa o secuestrada, cuando no hay mejoría de los síntomas con el uso de medicamentos y fisioterapia, o cuando los síntomas son tan intensos al punto de causar pérdida de la fuerza e incapacidad. 

El procedimiento se realiza en un quirófano, bajo anestesia general. Se retira el disco afectado de la columna, a través de un pequeño corte, seguido de la unión de vértebras o de la sustitución del disco por un material artificial. Este procedimiento es realizado por un ortopedista, sin embargo, también puede ser realizado por un neurocirujano, ya que involucra partes importantes del sistema nervioso de la columna.

Otra opción de cirugía es el procedimiento por endoscopia, en el que se retira el disco afectado y se hace a través de un tubo delgado introducido por la piel, con una cámara en la punta. A pesar de que es mas sencillo, este tipo de procedimiento se lleva a cabo en casos específicos, y dependerá del su experiencia y del lugar afectado de la columna. 

¿Cómo es la recuperación?

Después del procedimiento, el médico puede indicar el alta hospitalaria en 1 o 2 días, sin embargo, el paciente debe permanecer en reposo en su casa por lo menos 1 semana, haciendo tareas simples como higiene personal pequeñas distancias. Un collar o un chaleco pueden ser necesarios durante 2 semanas, para evitar forzar la zona y dar seguridad a la persona. 

La mayoría de las actividades como trabajar, ya está permitido después de este tiempo, pero las actividades físicas que necesiten más esfuerzo, son permitidas después de 1 mes. 

Signos de mejoría

Lo signos de mejoría de la hernia de disco surgen al cabo de 3 semanas después de haber iniciado el tratamiento, e incluye: disminución del dolor y de la dificultad para mover los miembros. 

Signos de empeoramiento

Los signos que demuestran que la hernia discal está empeorando son más frecuentes cuando el tratamiento no está haciendo efecto, e incluyen: dificultad para caminar, permanecer de pie o mover el cuerpo, así como pérdida de la sensibilidad al orinar o evacuar, por ejemplo. 

¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

¡Atención! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje