Hernia discal lumbar: qué es, principales síntomas y tratamiento

La hernia discal lumbar se produce cuando los discos entre las vértebras de la columna, que funcionan como amortiguadores, son presionados y cambian de forma, lo cual puede presionar las raíces de los nervios cercanos al disco vertebral, causando síntomas como dolor, hormigueo o adormecimiento de las piernas. 

La hernia discal lumbar es más común en personas de la tercera edad debido al proceso natural de envejecimiento, pero también puede producirse por obesidad, cargar peso en exceso o por debilitamiento de los músculos del abdomen y de la espalda que dan soporte a la columna.

Es importante consultar a un ortopedista cuando se identifiquen los síntomas de hernia lumbar para que se confirme el diagnóstico y, de esta forma, pueda indicarse el tratamiento más adecuado, lo cual puede ser con medicamentos, fisioterapia y, en casos más graves, con una cirugía.

Hernia discal lumbar: qué es, principales síntomas y tratamiento

Principales síntomas

En la mayoría de los casos, el dolor lumbar es el primer síntoma de una hernia de disco. Este dolor puede ser constante o empeorar al realizar movimientos y durar algunos días y después mejorar. Otros síntomas de la hernia de disco lumbar pueden ser:

  • Dolor en la espalda al final de la columna, que puede irradiarse a los glúteos o las piernas;
  • Adormecimiento o sensación de hormigueo en las piernas y/o pies;
  • Debilidad en las piernas y/o pies;
  • Dificultad para moverse;
  • Sensación de ardor u hormigueo en la espalda o glúteos.

Además, en los casos más graves de compresión de los nervios de la pelvis, la persona puede perder el control de la vejiga y del intestino.

Aunque la hernia discal lumbar se diagnostique con más frecuencia por la presencia de dolor lumbar, muchos casos se diagnostican en exámenes de imagen de la columna vertebral, sin que la persona presente síntomas.

Cómo se confirma el diagnóstico

En la mayoría de los casos, el diagnóstico de la hernia discal lumbar puede realizarse con base en los síntomas presentados y en el examen clínico en que el ortopedista o neurocirujano especialista en columna evalúa los reflejos neurológicos, la fuerza de los músculos y la sensibilidad de las piernas y de los pies, además de la habilidad para caminar.

Además, el médico puede solicitar exámenes de imagen como rayos X de la columna, resonancia magnética o tomografía computarizada para evaluar la región, tipo de lesión y los nervios de la zona que están afectados.

Posibles causas

La causa más común de la hernia discal lumbar está relacionada con el envejecimiento natural del cuerpo, en que hay un desgaste gradual de los discos de la columna lumbar, ya que conforme la persona envejece, los discos se hacen menos flexibles, pudiendo rasgarse o romper con más facilidad. Además, personas que tienen una musculatura abdominal o de la espalda muy débil, o que tienen sobrepeso u obesidad, pueden desarrollar este tipo de hernia, debido a que la espalda se sobrecarga.

Otras causas de hernia de disco lumbar pueden ser por mala postura, utilizar los músculos de la espalda en lugar de los de las piernas o de los muslos para levantar objetos pesados, o debido a girar la espalda de forma abrupta, por ejemplo. Además, el tabaquismo también está relacionado con el desarrollo de esta hernia, ya que disminuye la cantidad de oxígeno hacia el disco lumbar, haciendo que se desgaste con más rapidez. 

En raras ocasiones, la hernia discal lumbar es causada por algún trauma en la columna, como una caída o algún golpe en la espalda.

Hernia discal lumbar: qué es, principales síntomas y tratamiento

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento para la hernia discal lumbar debe estar indicado por el ortopedista o neurocirujano con el objetivo de controlar y aliviar el dolor, y deben incluir modificación de actividades para evitar movimientos que producen dolor.

Los principales tratamientos para la hernia discal lumbar incluyen:

1. Medicamentos

El tratamiento con medicamentos indicados por el médico puede realizarse con el uso de comprimidos por vía oral de antiinflamatorios como ibuprofeno o  naproxeno, analgésicos como paracetamol o codeína, o relajantes musculares para reducir la contracción de la musculatura que puede causar más dolor.

En los casos en que la persona no ha tenido mejoría de los síntomas con el uso de medicamentos por vía oral, el médico puede indicar inyecciones de corticoides que pueden ser aplicadas en el área alrededor de los nervios de la columna lumbar.

2. Fisioterapia

La fisioterapia ayuda a aliviar los síntomas causados por la hernia discal lumbar y a recuperar los movimientos. Esta se puede realizar diariamente o, al menos, 3 veces por semana en caso de dolor agudo.

El fisioterapeuta debe crear un programa de entrenamiento específico para acelerar la recuperación, incluyendo ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de los músculos del abdomen y de las lumbares, el uso de aparatos para controlar el dolor y la inflamación, además de tratamientos para realizar en casa. De esta forma, la fisioterapia puede ayudar a retomar las actividades y el estilo de vida normal. 

El tiempo que tarda para curar la enfermedad varía, pero los resultados pueden alcanzarse en 2 a 8 semanas o menos, cuando se implementan medidas como una postura adecuada, reducción del dolor, estiramiento y un programa de fortalecimiento.

Dependiendo del estado de salud del paciente, se pueden realizar algunos ejercicios de pilates y de reeducación de postural global (RPG), bajo supervisión. Por otra parte, los ejercicios de musculación están contraindicados en la mayor parte de los casos, al menos durante el dolor agudo.

3. Cirugía

La cirugía para la hernia discal lumbar puede ser indicada por el médico cuando las otras formas de tratamiento no han sido suficientes para mejorar los síntomas después de seis semanas, especialmente si la persona continúa teniendo dolor que no disminuye, debilidad en las piernas o en los pies, dificultad para estar de pie o caminar, o la pérdida de control de la vejiga o del intestino.

Pueden utilizarse varias técnicas para el tratamiento quirúrgico como el uso de láser o a través de la abertura de la columna, para remover solo la parte que protruye del disco lumbar. En raras ocasiones, el disco debe ser removido en su totalidad, y en estos casos, puede ser necesario unir las vértebras utilizando un injerto óseo. Conozca más detalles sobre la cirugía para la hernia de disco.

La cirugía de la hernia discal lumbar siempre es la última opción del tratamiento y está directamente relacionada con la calidad de vida de la persona, siendo realizada cuando esta calidad es mala. En el posoperatorio, la persona debe permanecer en reposo en los primeros días, evitando hacer esfuerzos e iniciar la fisioterapia, la cual generalmente comienza después de 15 a 20 días de la cirugía y puede durar meses.

Cuidados durante el tratamiento

Algunas medidas importantes durante el tratamiento de la hernia discal lumbar son:

  • Tomar los medicamentos en los horarios correctos, de acuerdo a la orientación del médico;
  • Realizar los ejercicios en casa recomendados por el fisioterapeuta para fortalecer la musculatura de la espalda y del abdomen;
  • Aplicar compresas frías en la zona lumbar en los primeros dos días para aliviar el dolor y la inflamación;
  • Aplicar compresas calientes en la zona lumbar después de los primeros dos días para aliviar el dolor y el malestar;
  • Evitar permanecer mucho tiempo en reposo, ya que estar en la cama puede causar rigidez en las articulaciones y debilitar los músculos, lo cual puede complicar la recuperación;
  • Descansar en una posición cómoda durante 30 minutos y después dar una caminata corta;
  • Evitar realizar esfuerzos que puedan empeorar el dolor como cargar objetos pesados o agacharse;
  • Realizar movimientos lentos y controlados, especialmente al inclinarse hacia enfrente o al levantarse;
  • Retomar las actividades diarias de forma gradual, evitando esfuerzos que puedan causar que el dolor aparezca de nuevo.

Además, se debe mantener una buena postura, con la espalda recta y alineada, principalmente cuando esté sentado, ya que ayuda a reducir la presión en la columna y en los discos vertebrales, además de aliviar el dolor y el malestar lumbar.

Es importante seguir las orientaciones del médico para que el dolor mejore y la recuperación pueda ocurrir de forma más tranquila.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • KREINER, D Scott; et al. An evidence-based clinical guideline for the diagnosis and treatment of lumbar disc herniation with radiculopathy. Spine J. 14. 1; 180-191, 2014
  • ROGERSON, Ashley; AIDLEN, Jessica; JENIS, Louis G. Persistent radiculopathy after surgical treatment for lumbar disc herniation: causes and treatment options. Int Orthop. 43. 4; 969-973, 2019
  • VAN DER WINDT, Daniëlle Awm; et al. Physical examination for lumbar radiculopathy due to disc herniation in patients with low-back pain. Cochrane Database Syst Rev. 17. 2; CD007431, 2010
  • MAYO CLINIC. Herniated disk. Disponível em: <https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/herniated-disk/symptoms-causes/syc-20354095>. Acceso en 12 Mar 2021
  • AMIN, Raj M.; et al. Lumbar Disc Herniation. Curr Rev Musculoskelet Med. 10. 4; 507–516, 2017
Más sobre este tema: