Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué puede ser el dolor en la vejiga y cómo se debe tratar

El dolor en la vejiga generalmente indica la presencia de una infección urinaria, sin embargo, también puede ocurrir por alguna irritación causada por quistes, cálculos renales o alguna inflamación a nivel del útero o del intestino. Así que para saber que está causando este dolor, se debe verificar si están presentes otros síntomas como sangre en la orina, dolor al orinar, fiebre o si hay la presencia de flujo vaginal o en el pene. 

El tratamiento debe ser siempre indicado por el médico general, pero el ginecólogo o el urólogo también pueden indicar las causas y el tratamiento más indicado para cada situación.

Las principales causas y tratamientos para el dolor en la vejiga son:

1. Infección urinaria

La infección urinaria puede afectar la vejiga, la uretra o cuando es más grave puede afectar los riñones, siendo la causa más frecuente de dolor de vejiga. Normalmente, está acompañado por otros síntomas como: 

  • Dolor en la pelvis o en la vejiga al orinar; 
  • Muchas ganas de orinar, pero sale en pocas cantidades; 
  • Mucha urgencia para orinar;
  • Presencia de sangre en la orina;
  • Dolor en la uretra o en la vejiga durante la relación sexual;
  • Fiebre baja. 

Aunque es más frecuente en las mujeres, también puede ocurrir en hombres de todas las edades. Si presenta alguno de los síntomas nombrados anteriormente, se debe acudir al urólogo o ginecólogo, pero si el médico no tiene consultas disponibles, será necesario acudir al servicio de emergencia para que se haga una evaluación completa, incluyendo un examen físico y un examen de orina. Conoce mejor cómo identificar los síntomas de infección urinaria

Cómo tratar: Si se confirma de la presencia de una infección, el médico podrá indicar el uso de antibióticos como Norfloxacino, Sulfa o Fosfomicina; además de esto puede prescribir analgésicos como Paracetamol o antiinflamatorios como Ibuprofeno para aliviar el dolor y el malestar. Durante la recuperación es importante beber alrededor de 2 litros de agua por día y mantener una buena higiene íntima. El té de arándano rojo es un excelente remedio casero que puede combatir esta infección naturalmente. 

2. Síndrome de la vejiga dolorosa

También conocido como cistitis intersticial, el síndrome de la vejiga dolorosa es una inflamación o irritación de la pared de la vejiga de causa desconocida, que puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres. Los signos y síntomas de esta enfermedad son:

  • Dolor en la vejiga;
  • Ardor o dolor al orinar;
  • Dificultad para orinar;
  • Dolor durante la relación íntima;
  • Ganas de orinar varias veces al día y durante la noche.

Estos síntomas pueden tener períodos en que mejoran y luego empeoran, y es común que sean confundidos con los de una infección urinaria, lo que hace con que la persona reciba tratamientos repetidos a  base de antibióticos de forma innecesaria,  por lo que se debe pensar en esta enfermedad siempre que los síntomas sean persistentes y recurrentes. 

Además de esto, en algunas personas, estos síntomas pueden aparecer o exacerbarse con el consumo de sustancias como el cigarrillo, el café, el alcohol, el té negro, los alimentos ácidos o causas psicológicas.

Cómo tratar: se pueden utilizar medicamentos analgésicos o antiinflamatorios para aliviar los síntomas, siendo también importante tratar las causas de estrés y ansiedad con psicoterapia o terapias alternativas como meditación, y evitar el uso de sustancias que desencadenen las crisis.

3. Vejiga neurogénica

La vejiga neurogénica es una disfunción en la capacidad de relajar y contraer la vejiga y las vías urinarias, causada por enfermedades neurológicas, que provocan incontinencia urinária, sensación de que la orina no es vaciada por completo y, en muchos casos, dolor en la barriga. 

La vejiga neurogénica tiene dos clasificaciones: hipoactiva, en el que la vejiga no consigue contraerse voluntariamente, acumulando la orina; o hiperactiva, en el que la vejiga se contrae con facilidad, causando urgencia para orinar en horarios inapropiados, siendo más común en las mujeres. 

Cómo tratar: La vejiga neurogénica es tratada de acuerdo a su causa y a los síntomas relatados por cada persona, pudiendo ser necesaria la realización de fisioterapia, el uso de medicamentos como oxibutinina o tolterodina, la colocación de una sonda vesical o, en algunos casos, procedimiento quirúrgico. 

4. Inflamaciones en la vejiga

El dolor el la vejiga puede ser causado por algún tipo de inflamación en este órgano, que puede estar siendo provocada por condiciones como:

  • Endometriosis vesical: causada por implantes de tejido uterino en la vejiga, lo que provoca dolor crónico e intenso, empeorando durante el período premenstrual;
  • Uso de medicamentos como algunos quimioterápicos, que pueden causar irritación del tejido de la vejiga;
  • Uso de sonda vesical por mucho tiempo;
  • Causas inmunológicas, en el que hay una auto-agresión de las células de la vejiga; 
  • Cáncer en la vejiga, que provoca lesiones en la región.

Además de esto, los cambios en la próstata, en el caso de los hombres, puede ser una causa importante de dolor en la vejiga debido a las inflamaciones, las infecciones o a la presencia de un tumor en este órgano.

Cómo tratar: la inflamación de la vejiga se debe tratar de acuerdo a la causa, debiendo aliviarse los síntomas con analgésicos y antiinflamatorios. Durante la consulta se debe discutir con el médico el posible tratamiento, ya sea con medicamentos o a través de procedimientos quirúrgicos.

5. Piedra en los riñones

La piedra se puede instalar en cualquier región de las vías urinarias, pudiendo ser a nivel de los riñones, uréteres, vejiga o uretra. Las piedras pueden causar dolor al moverse o impactar en alguna región de las vías urinárias que, generalmente, es de fuerte intensidad y puede estar asociada a la presencia de sangrado en la orina y náuseas. 

Cómo tratar: el urólogo indicará el tratamiento adecuado, de acuerdo con el tamaño y la localización de la piedra, pudiendo ser con observación o cirugía. Es importante hidratarse bien, bebiendo alrededor de 2 litros de agua por día, para facilitar la expulsión del cálculo y evitar posibles complicaciones en los riñones.

Qué puede ser el dolor en la vejiga y cómo se debe tratar

¿El dolor en la vejiga puede ser embarazo?

Generalmente el dolor en la vejiga no indica que la mujer está embarazada, sin embargo, es común asociar este dolor con el embarazo, ya que durante esta etapa hay más probabilidades de desarrollar infecciones urinarias, debido a que la orina es más rica en proteínas.

Cuando la embarazada siente dolor en la vejiga, también es un síntoma que se debe principalmente a las modificaciones corporales que la mujer sufre durante este período, lo que es más común al final del embarazo, y el cual es ocasionado por la presión que el útero aumentado ejerce sobre los órganos de la pelvis. 

Además de esto, debido al aumento de la producción de la hormona progesterona, la vejiga se vuelve más relajada y puede contener más orina, que junto con el peso del útero sobre la vejiga puede causar molestias al orinar o dolor en la vejiga durante el día. 

Cómo tratar: Para disminuir o evitar dolores en la vejiga durante el embarazo, la gestante debe beber mucha agua, utilizar ropa cómoda y de algodón, mantener una buena higiene de la región íntima y descansar lo suficiente durante el día para evitar el estrés.

Otras causas de dolor en la vejiga

Alguna inflamación en los órganos de la región pélvica puede causar dolor abdominal e irradiarlo para otras regiones, pudiendo ocasionar sensación de dolor en la vejiga. Algunas causas principales son: 

  • Enfermedad inflamatória pélvica, causada por infecciones en la vagina y en el útero;
  • Endometriosis de otros órganos de la pélvis como trompas de falopio, ovários, intestino y peritoneo;  
  • Enfermedades intestinales, como enfermedad inflamatória intestinal o síndrome de colon irritable;
  • Cólicos abdominales, causadas por la menstruación o el embarazo;
  • Inflamaciones de los músculos o articulaciones de la pélvis.

Estas causas menos comunes serán investigadas en caso de que el dolor en la vejiga no sea justificado por las causas más probables como infección urinaria, cálculos o inflamación de la vejiga; y el diagnóstico puede ser hecho por el urólogo o ginecólogo. 

Más sobre este tema:
Carregando
...