Dolor al orinar: 16 causas más comunes y qué hacer

septiembre 2022

El dolor al orinar, cuyo término médico es disuria, generalmente es causado por una infección urinaria y es un problema muy común en mujeres, principalmente durante el embarazo y la menopausia. Sin embargo, también puede ocurrir en hombres, niños y bebés, pudiendo estar acompañado por otros síntomas como ardor, sangre en la orina o dificultad para orinar.

Además de la infección urinaria, el dolor al orinar también puede surgir cuando existen problemas como hiperplasia benigna de la próstata, tumor en la vejiga o cuando se tiene piedra en los riñones y/o vejiga, por ejemplo.

De esta forma, para realizar el diagnóstico correcto e iniciar el tratamiento más adecuado, es necesario acudir al ginecólogo o al urólogo, los cuales según los síntomas descritos por el paciente y una evaluación clínica adecuada, podrán indicar la realización de exámenes de diagnóstico, como un examen general de orina y ecografía, por ejemplo.

El dolor al orinar puede surgir debido a diversos problemas que incluyen:

1. Infección urinaria

La infección urinaria es la causa más común de dolor al orinar, causada por la entrada de bacterias en el aparato urinario, siendo más común en mujeres por tener la uretra más corta, lo que facilita la entrada de bacterias y su proliferación. Asimismo, la infección urinaria es común durante el embarazo debido a que el sistema inmunitario se altera y al aumento de proteínas en la orina, lo que provoca un mayor crecimiento y desarrollo de bacterias.

Por lo general, el dolor al orinar está acompañado de otros síntomas como ganas urgentes de orinar, pero en poca cantidad, dificultad para comenzar a orinar, orina turbia con olor intenso y desagradable y ardor al orinar. Conozca cómo identificar todos los síntomas de infección urinaria

Qué hacer: el tratamiento debe ser recomendado por el ginecólogo o urólogo, y generalmente es realizado con antibióticos como fosfomicina, nitrofurantoína, amoxicilina o ciprofloxacino, por ejemplo. Asimismo, también se recomienda beber bastante agua o jugos de frutas, durante todo el tiempo de recuperación, pues ayudan a eliminar la orina, contribuyendo a la eliminación de las bacterias. 

Vea los principales medicamentos indicados para la infección urinaria

2. Cistitis

La cistitis es una infección urinaria que afecta la vejiga y que causa otros síntomas como ganas frecuentes de orinar, sensación de ardor, presencia de sangre en la orina, fiebre, malestar general y orina turbia y/u oscura. Vea cuáles son los síntomas de una cistitis.

Qué hacer: en este caso, es importante que se consulte al urólogo o al nefrólogo para que se pueda confirmar el diagnóstico y se pueda iniciar el tratamiento más adecuado, el cual implica el uso de antibióticos según el microorganismo responsable de la infección.

3. Pielonefritis

La pielonefritis es una infección en los riñones que normalmente es causada por bacterias que se diseminan desde la vejiga, ocasionando inflamación e infección, pudiendo haber fiebre, dolor en la parte baja de la espalda, orina con mal olor, falta de apetito y malestar. Conozca más sobre los síntomas de una pielonefritis.

Qué hacer: el tratamiento para la pielonefritis debe realizarse con antibióticos y es importante que se lleve a cabo de acuerdo con las indicaciones del médico, incluso si no hay más síntomas, esto se debe a que si la bacteria permanece en el sistema urinario, pueden surgir complicaciones.

4. Uretritis

La uretritis es una infección que compromete solo la uretra, produciendo síntomas como ganas frecuentes de orinar, comezón y salida de secreción por la uretra.

Qué hacer: en este caso, es importante que el tratamiento sea guiado por el urólogo para evitar complicaciones, como una pielonefritis, siendo necesario el uso de antibióticos para eliminar el microorganismo que está ocasionando la infección.

Vea con más detalles cómo se realiza el tratamiento de la uretritis.

5. Cervicitis o vulvovaginitis

La cervicitis y la vulvovaginitis son inflamaciones del útero o de la vulva, lo que ocurre en la mayoría de las veces como consecuencia de infecciones por hongos, virus o bacterias, ocasionando el surgimiento de dolor al orinar, siendo acompañado de otros síntomas como flujo vaginal amarillento, fiebre por encima de los 38 ºC o sangrado vaginal. 

Qué hacer: es importante identificar la causa de la vulvovaginitis para que el ginecólogo indique el tratamiento más adecuado, que generalmente se realiza con antibióticos, antifúngicos o antivirales, dependiendo de cuál sea la causa de la cervicitis o de la vulvovaginitis.

Conozca mejor cómo se realiza el tratamiento de la vulvovaginitis

6. Piedra en los riñones

Las piedras en los riñones, también conocidas como cálculos renales, son unas masas semejantes a unas piedras que se pueden formar en cualquier región del sistema urinario, creando dificultad y dolor al orinar. Asimismo, es común que exista dolor en la región lumbar y presencia de sangre en la orina. 

Qué hacer: en el caso de las piedras en los riñones, es importante que la persona adopte algunas actitudes para favorecer la eliminación del cálculo a través de la orina, recomendándose beber mucha agua y evitar el consumo de sodio, principalmente. 

Sin embargo, en algunos casos, el médico puede recomendar el uso de medicamentos que ayuden a aliviar los síntomas y a eliminar los cálculos, pudiendo ser necesaria, en ciertas ocasiones, la realización de cirugía.

Vea cómo es el tratamiento para las piedras en los riñones.

7. Piedra en la vejiga

La presencia de piedras en la vejiga también puede causar dolor al orinar, principalmente cuando estas son grandes y dificultan el paso de la orina. Asimismo, también es común que exista dolor en la parte inferior del abdomen, orina turbia y con sangre y, en el caso de los hombres, dolor en el pene. 

Qué hacer: es importante que el urólogo sea consultado para que indique pruebas que ayuden a identificar el tamaño de la piedra y, de esta manera, sea indicada la mejor forma de tratamiento, ya sea por medio del uso de medicamentos que ayuden a fragmentarla y a favorecer su eliminación, o mediante un procedimiento quirúrgico. 

8. Infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual, o ITS, como la gonorrea, la clamidia o el herpes genital, pueden ocurrir tanto en hombres como en mujeres y generan síntomas como flujo verdoso o amarillento, ardor en la uretra y fiebre, además de dolor al orinar.

Qué hacer: es importante que la persona consulte al urólogo o al ginecólogo para que se puedan realizar pruebas para identificar el microorganismo responsable de la infección e indicar el tratamiento más adecuado. Asimismo, es importante que se utilice preservativo en cada relación sexual y también se recomienda que la pareja se someta al tratamiento incluso si no muestra signos ni síntomas de infección.

Conozca cuáles son las ITS más comunes y cómo tratarlas.

9. Hipertrofia benigna de la próstata

La hipertrofia benigna de la próstata se caracteriza por el aumento de tamaño de la próstata del hombre, lo cual, además del dolor, puede causar dificultad para orinar y ganas frecuentes de ir al baño. De acuerdo con algunos estudios, no existe una relación clara entre el tamaño de la próstata y la frecuencia y gravedad de los síntomas. La etnia, la alimentación y los antecedentes familiares pueden influir en el desarrollo de la enfermedad.

Qué hacer: en este caso, el tratamiento debe ser indicado por el urólogo, el cual toma en cuenta la edad del hombre, el tamaño de la próstata y los síntomas presentados. Por lo tanto, según el caso, puede estar indicado el uso de medicamentos que ayuden a aliviar los síntomas y el tamaño de la próstata, o la realización de un procedimiento quirúrgico.

10. Prostatitis

La prostatitis es una inflamación de la próstata del hombre causada por infecciones bacterianas, pudiendo ocasionar dolor o ardor al orinar, dolor o molestias en el pene, perineo o testículos o dolor al eyacular, por ejemplo. 

Qué hacer: se debe consultar al urólogo para realizar exámenes, como PSA y ecografía, con el objetivo de evaluar la próstata, diagnosticar la prostatitis y, de esta forma, iniciar el tratamiento, el cual generalmente es realizado mediante el uso de antibióticos para eliminar las bacterias, además de analgésicos o antiinflamatorios para aliviar los síntomas. 

Vea otros medicamentos que pueden ser indicados para la prostatitis

11. Cáncer de próstata

El cáncer de próstata es un tipo de cáncer muy común en los hombres, en especial luego de los 50 años de edad, pudiendo no tener síntomas en los estadios iniciales, pero con la evolución de la enfermedad, pueden surgir síntomas como dolor al orinar o eyacular, dificultad para comenzar a orinar o sensación de vejiga llena incluso luego de haber orinado.

Qué hacer: se debe consultar al urólogo para que sea realizada la biopsia de la próstata, con el objetivo de determinar el diagnóstico e iniciar el tratamiento más adecuado, el cual puede ser llevado a cabo mediante cirugía y/o radioterapia, hormonoterapia o quimioterapia. 

Es importante que sea realizado el rastreo de cáncer de próstata en todos los hombres mayores de 50 años de edad, o a partir de los 45 en caso de que haya antecedentes de cáncer en otros hombres de la familia y en personas afrodescendientes. 

Vea el siguiente video sobre los exámenes para detectar el cáncer de próstata: 

12. Enfermedad inflamatoria pélvica

La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) es una inflamación que tiene origen en la vagina y que puede afectar el cuello del útero, el útero, las trompas y los ovarios, pudiendo ocasionar el surgimiento de algunos síntomas como dolor al orinar o flujo vaginal, sangrado o cólico fuera del período menstrual. 

La enfermedad inflamatoria pélvica ocurre en la mayor parte de los casos como consecuencia de una infección de transmisión sexual que no fue debidamente tratada, como gonorrea o clamidia, pero también puede surgir debido a una infección en el momento del parto, introducción de objetos contaminados en la vagina durante la masturbación o endometriosis, por ejemplo. Conozca otras causas de la enfermedad inflamatoria pélvica

Qué hacer: el tratamiento de la enfermedad inflamatoria pélvica es realizado mediante el uso de antibióticos recetados por el ginecólogo, como azitromicina, levofloxacino o clindamicina, por ejemplo, en forma de comprimido o inyección. Además, se debe evitar el contacto íntimo durante el tratamiento para que los tejidos tengan tiempo de cicatrizarse. 

Vea más sobre el tratamiento de la enfermedad inflamatoria pélvica

13. Alergias

El dolor al orinar también puede surgir debido a alergia a productos como toallas sanitarias, toallitas húmedas, duchas vaginales, jabón, detergentes para lavar la ropa, papel higiénico perfumado, lubricantes vaginales o desodorante íntimo, por ejemplo, que pueden causar irritación o alteración del pH vaginal, dando como resultado un desequilibrio de hongos y bacterias presentes naturalmente en la vagina, lo que aumenta el riesgo de desarrollo de candidiasis o de infecciones urinarias, por ejemplo. 

Aparte del dolor al orinar, pueden surgir otros síntomas como enrojecimiento, comezón intensa o irritación en la vagina. 

Qué hacer: es importante identificar el tipo de producto que causa irritación y evitar su uso. Asimismo, se debe consultar al ginecólogo para que sea realizada una evaluación e indicados productos adecuados para el pH vaginal, y en el caso de infección urinaria o candidiasis, el médico puede recomendar el tratamiento con antibióticos o antifúngicos, por ejemplo. 

Conozca cómo es realizado el tratamiento de la candidiasis

14. Vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana es una infección vaginal causada principalmente por la bacteria Gardnerella vaginalis, que se desarrolla cuando existe una disminución de la cantidad de bacterias buenas en la vagina, ocasionando el surgimiento de dolor o sensación de ardor al orinar, flujo vaginal con olor semejante al pescado o comezón intensa en la región. 

Qué hacer: se debe consultar al ginecólogo, el cual puede indicar el tratamiento con antibióticos, como metronidazol, clindamicina o secnidazol, en forma de óvulos vaginales, pomada o comprimidos, por ejemplo. 

Conozca los principales tratamientos para la vaginosis bacteriana

15. Endometriosis

La endometriosis consiste en la implantación del tejido del endometrio, que es la capa interna del útero, en otros órganos del cuerpo de la mujer, siendo más común que ocurra en los ovarios, trompas uterinas o intestino, causando inflamación, dolor abdominal, cólico intenso o dolor durante el contacto íntimo. 

Sin embargo, aunque sea menos común, el tejido del endometrio también puede implantarse dentro o en las paredes de la vejiga, ocasionando el surgimiento de dolor o ardor al orinar, aumento de la frecuencia urinaria, dolor cuando la vejiga está llena de orina, dolor pélvico o en la espalda baja y ganas urgentes de orinar. 

Qué hacer: se debe consultar al ginecólogo para evaluar las características del dolor y para que sean realizados los exámenes físicos y de imagen, como ultrasonido transvaginal o videolaparoscopia, con el objetivo de confirmar la endometriosis. El tratamiento de esta afección generalmente es realizado con anticonceptivos y/o cirugía. 

16. Cáncer de vejiga o de útero

El crecimiento de un tumor en la vejiga o en el útero puede causar dolor al orinar y otros síntomas como dolor constante, sangre en la orina, pérdida de peso sin causa aparente o cansancio excesivo, por ejemplo. 

Qué hacer: en caso de que sea confirmada la presencia de cáncer, puede ser indicada la realización de cirugía u otros tratamientos con intenciones curativas, y el uso de medicamentos inmunosupresores y bloqueadores hormonales, de acuerdo con la orientación del oncólogo.

¿Fue útil esta información?

Atualizado por Jean-Erick De Almeida - Odontólogo, em septiembre de 2022. Revisión clínica por Rodolfo Favaretto - Urólogo, em enero de 2018.

Bibliografía

  • LITWIN, M. S.; TAN, H. J. The Diagnosis and Treatment of Prostate Cancer: A Review. JAMA. 317. 24; 2532-2542, 2017
  • LenIS, A. T. Bladder Cancer: A Review. JAMA. 324. 19; 1980-1991, 2020
Abrir la bibliografía completa
  • LANGAN, R. C. Benign Prostatic Hyperplasia. Prim Care. 46. 2; 223-232, 2019
  • KHAN, F. U. Comprehensive overview of prostatitis. Biomed Pharmacother. 94. 1064-1076, 2017
  • GENG, J. H.; LEE, Y. C. Bladder Endometriosis. N Engl J Med. 381. 26; e43, 2019
  • CICIONE, A.; et al. Bladder stone management: an update. Minerva Urol Nefrol. 70. 1; 53-65, 2018
  • AL-KURAN, O.; et al. How prevalent are symptoms and risk factors of pelvic inflammatory disease in a sexually conservative population. Reprod Health. 18. 1; 109, 2021
  • LAMB, Chris A. et al. Sexually transmitted infections manifesting as proctitis. Frontline Gastroenterology. 32-40, 2013
  • McCOMARCK, D.; KOONS, K. Sexually Transmitted Infections. Emerg Med Clin North Am. 37. 4; 725-738, 2019
  • SELL, J.; et al. Urethritis: Rapid Evidence Review. Am Fam Physician. 103. 9; 553-558, 2021
  • SÁNCHEZ, Esteban. Manejo de vulvovaginitis en la atención primaria. Revista médica sinergia. 3. 8; 2018
  • NEVO, A.; et al. Does bladder stone composition predict kidney stone composition?. Can J Urol. 27. 6; 10450-10455, 2020
  • ALELIGN, T.; PETROS, B. Kidney Stone Disease: An Update on Current Concepts. Adv Urol. 2018. 3068365, 2018
  • GUPTA, K.; et al. Urinary Tract Infection.. Ann Intern Med. 167. 7; ITC49-ITC64, 2017
  • KILMAN, K. B. Cystitis and Pyelonephritis: Diagnosis, Treatment, and Prevention.. Prim Care. 46. 2; 191-202, 2019
  • BUTRICJ, C. W. Patients With Chronic Pelvic Pain: Endometriosis or Interstitial Cystitis/Painful Bladder Syndrome?. JSLS. 11. 2; 182–189, 2007
Revisión clínica:
Rodolfo Favaretto
Urólogo
Médico formado por la Universidad de Ribeirão Preto y especialista en urología desde 2016 por la Sociedad Brasilera de Urología. CRM-SP 133358

Tuasaude en Youtube

  • Cómo identificar los síntomas y curar una INFECCIÓN URINARIA

    07:47 | 82078 visualizações
  • CÁNCER DE PRÓSTATA: Exámenes de prevención

    04:31 | 19665 visualizações
  • Infección urinaria | Qué COMER para curarla y evitarla

    04:49 | 2522271 visualizações