Cáncer de vejiga: 9 síntomas principales y tratamiento

El cáncer de vejiga es un tipo de tumor que se caracteriza por el crecimiento de células malignas en la pared de este órgano, lo cual puede ocurrir debido al tabaquismo o a la exposición constante de productos químicos como colorantes, pesticidas o arsénico, por ejemplo, ya que estas sustancias son eliminadas a través de la orina y se concentran en la vejiga antes de ser eliminadas, pudiendo provocar alteraciones.

Los signos y síntomas de cáncer de vejiga son progresivos y pueden confundirse con otras enfermedades del sistema urinario, como aumento de la necesidad de orinar, dolor en la región inferior del abdomen, cansancio excesivo y pérdida de peso sin razón aparente. Es importante que el diagnóstico se realice tan pronto como sean identificados los primeros síntomas, ya que de esta forma es posible iniciar el tratamiento más adecuado, evitar complicaciones y aumentar las probabilidades de cura.

Cáncer de vejiga: 9 síntomas principales y tratamiento

Síntomas de cáncer de vejiga

Los signos y síntomas de cáncer de vejiga aparecen a medida que las células malignas proliferan e interfieren en la actividad de este órgano. De esta manera, los principales signos y síntomas de este tipo de cáncer son los siguientes:

  1. Sangre en la orina, que a menudo sólo es identificada durante el análisis de orina en el laboratorio;
  2. Sensación de dolor y ardor al orinar;
  3. Dolor en la región inferior del abdomen;
  4. Aumento de la necesidad de orinar;
  5. Necesidad repentina de orinar;
  6. Incontinencia urinaria;
  7. Fatiga;
  8. Falta de apetito;
  9. Pérdida de peso involuntaria.

Los signos y síntomas de cáncer de vejiga son comunes en otras enfermedades de las vías urinarias, como cáncer de próstata, infección urinaria, cálculos en los riñones o incontinencia urinaria, por lo que es importante que el médico general o el urólogo indique la realización de pruebas para identificar la causa de los síntomas y, así, indicar el tratamiento más adecuado.

Principales causas

Por la vejiga pasan muchas sustancias tóxicas que son eliminadas de la circulación sanguínea a través de la orina, con las que entramos en contacto diariamente por el consumo de alimentos, la respiración y el contacto con la piel.

Estas sustancias, las cuales están presentes en el cigarrillo, pesticidas, colorantes y medicamentos, como ciclofosfamida y arsénico, por ejemplo, entran en contacto con la pared de la vejiga y, cuando hay exposición prolongada, pueden desencadenar la formación de células cancerígenas.

Cómo se realiza el diagnóstico

Ante la presencia de signos y síntomas que indiquen un cáncer de vejiga, es importante que se consulte al urólogo para que se realicen evaluaciones clínicas, examen físico y pruebas de laboratorio, como análisis de orina, ecografía de las vías urinarias, resonancia o tomografía computarizada, y la cistoscopia, que consiste en la introducción de un tubo fino por la uretra para observar el interior de la vejiga. Vea cómo es realizada la cistoscopia

Además, en caso de sospecha de cáncer, el médico recomienda realizar una biopsia, en la que se toma una pequeña muestra de la región alterada de la vejiga para luego evaluarla a nivel microscópico, con el objetivo de verificar si esta alteración es benigna o maligna.

Seguidamente, los próximos pasos para definir la gravedad y el tratamiento del cáncer de vejiga dependen del estadio (etapa) de desarrollo del cáncer:

  • Estadio 0 - sin evidencia de tumor o tumores localizados solo en el revestimiento de la vejiga;
  • Estadio 1 - el tumor atraviesa el revestimiento de la vejiga, pero no alcanza la capa muscular;
  • Estadio 2 - el tumor alcanza la capa muscular de la vejiga;
  • Estadio 3 - el tumor va más allá de la capa muscular de la vejiga, alcanzando los tejidos a su alrededor;
  • Estadio 4 - el tumor se disemina a los ganglios linfáticos y órganos vecinos, o a otras regiones distantes.

El estadio en el que se encuentra el cáncer depende del tiempo en el cual la persona lo desarrolló, por lo que es muy importante que el diagnóstico y el inicio del tratamiento sean realizados lo más antes posible.

Cáncer de vejiga: 9 síntomas principales y tratamiento

Cómo se hace el tratamiento

El tratamiento del cáncer de vejiga depende del estadio y del grado de compromiso del órgano, y se puede realizar mediante cirugía, quimioterapia, radioterapia e inmunoterapia, según la indicación del médico. Cuando el cáncer de vejiga se identifica inmediatamente en las primeras etapas, existen grandes probabilidades de cura; por esta razón, el diagnóstico precoz es fundamental.

De esta manera, entre las principales opciones de tratamiento, que varían según el estadio de la enfermedad, los síntomas presentados por la persona y el estado de salud general, se incluyen las siguientes:

1. Cirugía

La cirugía es el tratamiento más utilizado para curar este tipo de cáncer; no obstante, solo tiene buenos resultados cuando el tumor se encuentra en etapas iniciales y está localizado. Entre los procedimientos quirúrgicos que se pueden utilizar se incluyen los siguientes:

  • Resección transuretral: consiste en raspar, extirpar o quemar el tumor cuando tiene un tamaño pequeño y está ubicado en la superficie de la vejiga;
  • Cistectomía segmentaria o parcial: consiste en extirpar la parte de la vejiga afectada por el tumor;
  • Cistectomía radical: se realiza en las fases avanzadas de la enfermedad y consiste en la extirpación total de la vejiga.

Durante la eliminación total de la vejiga también pueden ser retirados los órganos linfáticos, u otros órganos cercanos a la vejiga que puedan tener células cancerosas. En el caso de los hombres, los órganos eliminados son la próstata, la vesícula seminal y parte de los canales deferentes. En las mujeres, se extirpa el útero, los ovarios, las trompas de Falopio y parte de la vagina.

2. Inmunoterapia con BCG

La inmunoterapia utiliza medicamentos que estimulan el sistema inmunitario para atacar las células cancerosas y se usa más en los casos de cáncer superficial de la vejiga o para prevenir un nuevo crecimiento del cáncer, después de la cirugía, por ejemplo.

El medicamento utilizado en la inmunoterapia es la BCG, una solución que contiene bacterias vivas y debilitadas, las cuales se introducen en la vejiga a través de un catéter, que va a estimular el sistema inmunitario para deshacerse de las células cancerosas. El paciente deberá mantener la solución BCG en la vejiga durante 2 horas y el tratamiento se realiza una vez por semana, durante 6 semanas.

3. Radioterapia

Este tipo de tratamiento emplea radiaciones para eliminar las células cancerosas y se puede llevar a cabo antes de la cirugía, con el fin de reducir el tamaño del tumor, o después de la cirugía, para eliminar las células cancerosas que todavía puedan estar presentes.

La radioterapia se puede efectuar de manera externa, a través de un dispositivo que incide radiación sobre la región de la vejiga, o por radiación interna, en la que se coloca un dispositivo en la vejiga que libera la sustancia radioactiva. El tratamiento se efectúa varias veces por semana, durante algunas semanas, dependiendo del estadio del tumor.

4. Quimioterapia

La quimioterapia para cáncer de vejiga utiliza medicamentos para eliminar las células cancerosas, y solo puede ser utilizado un medicamento o la combinación de dos.

En pacientes con cáncer de vejiga superficial, el médico puede utilizar la quimioterapia intravesical, en la que el medicamento se introduce directamente en la vejiga a través de un catéter, permaneciendo y actuando por varias horas. Este tratamiento se efectúa una vez a la semana, durante varias semanas.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • SOCIEDADE BRASILEIRA DE ONCOLOGIA CLÍNICA. Câncer de bexiga. Disponible en: <https://sboc.org.br/images/diretrizes/diretrizes_pdfs/Cancer_de_bexiga.pdf>. Acceso en 26 May 2020
  • INCA. Câncer de bexiga - versão para Profissionais de Saúde. Disponible en: <https://www.inca.gov.br/tipos-de-cancer/cancer-de-bexiga/profissional-de-saude>. Acceso en 27 May 2020
  • GOLDMAN, Lee; SCHAFER, Andrew I. . Goldman-Cecil Medicine . 25.ed. Rio de Janeiro: Elsevier, 2018. p. 1374- 1377.
Más sobre este tema: