Dieta del grupo sanguíneo: qué es y cómo funciona

La dieta del tipo sanguíneo es un tipo de alimentación en la que los individuos adaptan los alimentos que ingieren de acuerdo a su tipo de sangre, si es A, B, AB u O. Esta dieta fue desarrollada por el médico naturópata Peter d'Adamo y publicada en su libro "Eat right for your type" que significa "Aliméntate bien según tu tipo de sangre" en el año 1996 en los Estados Unidos.

Según esta dieta, los tipos de sangre tienen una fuerte influencia en el cuerpo, pues determinan la eficiencia del metabolismo, el sistema inmunológico, el estado emocional e incluso la personalidad de cada individuo, promoviendo el bienestar, la reducción de peso y fortaleciendo la salud mediante un cambio en los hábitos alimentarios.

No obstante, es importante mencionar que cualquier tipo de dieta debe ser orientada por un nutricionista o profesional de salud.

Cómo funciona la dieta

El doctor Peter d'Adamo sugiere que el tipo de sangre desempeña un papel clave en todas las etapas del proceso digestivo, desde el momento en que se huele la comida, durante su digestión e incluso hasta la eliminación de los excesos, y que esto a su vez, también tiene influencia en el surgimiento de algunas enfermedades.

También defiende que según el tipo de sangre, ocurren alteraciones a nivel de la saliva, el estómago y los intestinos que condicionarán el tipo de alimento a ser ingerido. Para cada tipo sanguíneo (A, B, O y AB) los alimentos son considerados como:

  • Benéficos: alimentos que evitan y curan enfermedades;
  • Nocivos: alimentos que pueden empeorar enfermedades;
  • Neutros: no causan y no curan enfermedades.

Además de los alimentos a ser ingeridos, también se recomienda la realización de actividad física, la cual también dependerá del tipo de sangre de la persona, mientras que los que tienen sangre tipo A se recomienda ejercicios tipo yoga y meditación y 25 minutos, 2 a 3 veces por semana de ejercicios cardiovasculares, a los del tipo O se les recomienda ejercicios aeróbicos tipo correr o andar de bicicleta, por ejemplo, y los del tipo B una mezcla de ambos tipos de ejercicios.

Principales características según el tipo de sangre

Cada grupo sanguíneo tiene sus propias características y por ello es necesario realizar una dieta específica. No obstante, cada grupo se caracteriza por:

1. Sangre tipo O

La dieta de sangre tipo O debe incluir proteínas de origen animal a diario, siendo este un nutriente esencial en la dieta de este grupo sanguíneo, pues la ingestión inadecuada puede interferir en la capacidad de metabolizar las grasas, provocando diabetes y problemas cardiovasculares, así como obesidad. Las personas de este grupo sanguíneo son consideradas "carnívoras", con un aparato intestinal fuerte, básicamente son considerados como los "cazadores".

Vea con más detalles en qué se basa esta dieta;

2. Sangre tipo A

La dieta de sangre tipo A deben evitar las carnes rojas y blancas, ya que tienen dificultades para digerir estos alimentos ya que la producción de jugo gástrico es más limitada, debiendo preferir el consumo de ciertos tipos de pescados. Los lácteos y sus derivados también deben consumirse en pequeñas cantidades, debiendo preferir el consumo de proteínas de origen vegetal como frijoles o lentejas, por ejemplo. Estas personas son consideradas "vegetarianas" con un sistema intestinal sensible.

Vea en qué consiste esta dieta.

3. Sangre tipo B

La dieta de sangre tipo B tolera una alimentación más variada, consiguiendo metabolizar con eficiencia la proteína animal y los lácteos en general. Las personas de este grupo sanguíneo equilibran las fuerzas del reino animal y vegetal, siendo considerado como el "nomada".

4. Sangre tipo AB

La dieta de sangre tipo AB necesita una alimentación equilibrada que contenga un poco de todo. Este tipo de sangre es una evolución de los grupos A y B, y la dieta de este grupo se basa en la dieta de los grupos sanguíneos A y B, siendo considerado como el "enigma".

Además de esto, existen algunos alimentos ricos en leptinas, que son las proteínas encontradas en los alimentos, que según el tipo sanguíneo pueden interferir en la digestión, en el metabolismo y en el sistema inmunológico de la persona, siendo considerados como "antinutrientes". No obstante, algunos estudios indican que las leptinas provenientes de la dieta no son específicos para el grupo sanguíneo.

¿Esta dieta funciona?

La dieta del tipo sanguíneo carece de fuerte evidencia científica, debido a que los estudios realizados han sido limitados, y no han determinado que la pérdida de peso o la mejoría en general que sufren las personas, se deba a la relación directa entre lo que comen y su tipo de sangre.

De hecho en 2014 investigadores de la Universidad de Toronto, en Canadá, publicaron un estudio que muestra que las necesidades nutricionales de las personas no varían según su tipo sanguíneo, no siendo necesario restringir el consumo de algunos alimentos solo por tener sangre tipo A, B u O.

Además, tampoco se ha comprobado que este tipo de dieta mejore la digestión o proporcione más energía, siendo un régimen bastante restrictivo en cuanto a la selección de alimentos se refiere, por lo que su mantenimiento a lo largo del tiempo no es fácil.

Por este motivo, es recomendable que si desea perder peso o controlar alguna enfermedad específica, debe realizar una alimentación equilibrada y saludable, así como acudir a un nutricionista o profesional de salud, para que a través de una evaluación realice un plan nutricional adaptado a sus necesidades.

¿Fue útil esta información?

Actualizado por Andreina De Almeida Rodríguez - Nutricionista, en marzo de 2022.

Bibliografía

  • WANG, Jingzhou et al. ABO Genotype Does Not Modify the Association between the "Blood-Type" Diet and Biomarkers of Cardiometabolic Disease in Overweight Adults. Journal of Nutrition i. Vol.148. 4.ed; 518-525, 2018
  • HAVARD HEALTH PUBLISHING. Diet not working? Maybe its not your type. Disponível em: <https://www.health.harvard.edu/blog/diet-not-working-maybe-its-not-your-type-2017051211678>. Acceso en 05 nov 2021
Abrir la bibliografía completa
  • D'ADAMO Peter. Viva melhor com a dieta do tipo sangüíneo. 16º. Brasil: Campus , 2001.
  • ASHTON Nick. ABO Genotype, ‘Blood-Type’ Diet and Cardiometabolic Risk Factors. Plos One. 9. 1; 1-9, 2014
  • CUSAK Leila et al. Blood type diets lack supporting evidence: a systematic review. The American Journal of Clinical Nutrition. 98 . 1 ; 99-104, 2013
Equipo editorial constituido por médicos y profesionales de salud de diversas áreas como enfermería, nutrición, fisioterapia, análisis clínicos y farmacia.