Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Dieta para insuficiencia renal

En la dieta para la insuficiencia renal es necesario controlar la ingesta de algunos nutrientes como sodio, fósforo, potasio y de proteínas. En los casos más graves donde los riñones ya no están funcionando bien o en caso de diálisis también es necesario controlar la cantidad de líquidos que se ingieren a diario, esto incluye el agua, los jugos y las sopas.

Cuando se habla de insuficiencia renal significa que la capacidad de los riñones para filtrar los desechos de la sangre y formar la orina está disminuida, por lo que hace con que ciertos residuos y minerales, como los nombrados anteriormente, se acumulen en la sangre pudiendo causar graves consecuencias, a esto se debe la restricción de estos nutrientes en la dieta.

Por lo que estos individuos necesitan disminuir la ingestión de proteínas como carnes, pescados, granos y algunos tipos de frutas y legumbres como la naranja y el kiwi. Sin embargo, en el caso de los alimentos ricos en potasio existen algunas técnicas que se pueden utilizar para reducir la cantidad de potasio de las frutas y de los vegetales como por ejemplo pelarlos antes de consumirlos.

Dieta para insuficiencia renal

La insuficiencia renal puede ser aguda o crónica, por lo que las restricciones de los alimentos varían de acuerdo al tipo de insuficiencia y al estadio en que se encuentre la enfermedad. Lo ideal en estas situaciones es que sea elaborado un plan nutricional individual por una nutricionista especializada en el área, basándose en los exámenes de laboratorio de la persona. 

Alimentos que deben controlarse

De forma general, los alimentos que deben consumirse con moderación por las personas con insuficiencia renal son:

1. Alimentos ricos en potasio

Los riñones de las personas con insuficiencia renal tienen dificultad para eliminar el exceso de potasio de la sangre, por lo que esas personas necesitan controlar la ingesta de este mineral.

Los alimentos ricos en potasio son:

  • Frutas: aguacate, plátano, coco, higo, guayaba, kiwi, naranja, papaya, maracuyá, mandarina, uva, uvas pasas, ciruelas, ciruela pasa, melón, albaricoque, moras, dátiles;
  • Vegetales: papa, papa dulce, yuca, apio criollo, zanahoria, acelga, remolacha, célery, repollo, col de bruselas, rábano, tomate, palmito en conserva, espinacas, nabo y achicoria;
  • Leguminosas: frijoles, lentejas, maíz, guisantes, garbanzo, soja, habas;
  • Cereales integrales: trigo, arroz, avena;
  • Alimentos integrales: galletas, pasta integral, cereales para el desayuno;
  • Oleaginosas: maní, marañón, almendras, avellanas;
  • Productos industrializados: chocolate, salsa de tomate, tabletas de caldo de carne y de pollo;
  • Bebidas: agua de coco, bebidas deportivas, té negro, té verde, té mate;
  • Semillas: sésamo, linaza;
  • Papelón o guarapo de caña de azúcar;
  • Sal light.

El exceso de potasio puede causar debilidad muscular, arritmias y paro cardíaco, por lo que la dieta para insuficiencia renal crónica tiene que ser individualizada y acompañada por el médico y el nutricionista, que evaluará las cantidades apropiadas de nutrientes que debe ingerir cada persona.

Frutas que deben ser evitadas
Frutas que deben ser evitadas
Vegetales que deben ser evitados
Vegetales que deben ser evitados

2. Alimentos ricos en fósforo

Los alimentos ricos en fósforo también deben ser evitados por las personas con insuficiencia renal crónica para controlar la función del riñón. Estos alimentos son:

  • Pecados enlatados;
  • Carnes saladas, ahumadas y embutidas como salchichas y chorizos;
  • Bacon, tocino;
  • Yema de huevo;
  • Leche y derivados;
  • Soja y derivados;
  • Frijoles, lentejas, guisantes, maíz;
  • Oleaginosas como marañón, almendras y maní;
  • Semillas como sésamo y linaza;
  • Cocada;
  • Cerveza, refrescos de cola y chocolate caliente.

Los síntomas del exceso de fósforo son comezón en el cuerpo, hipertensión y confusión mental, y las personas con insuficiencia renal deben mantenerse atentas a estas señales.

3. Alimentos ricos en proteínas

Las personas con insuficiencia renal crónica necesitan controlar el consumo de proteínas, debido a que durante su metabolismo se producen desechos tóxicos que se acumulan en la sangre, y no pueden ser eliminados . Por esto es importante evitar el consumo excesivo de carnes, pescados, huevos, leche y derivados, ya que son alimentos ricos en proteínas.

Lo ideal es que una persona que tenga insuficiencia renal coma 1 bisteck pequeño de carne en el almuerzo y en la cena, y 1 vaso de leche o yogur por día. Sin embargo, esta cantidad varía de acuerdo a cómo se encuentre el funcionamiento del riñón, siendo más restrictiva en aquellas personas en las que el riñón casi no funciona. 

4. Alimentos ricos en sal y agua

Las personas con insuficiencia renal también necesitan controlar el consumo de sal, ya que el exceso aumenta la presión arterial y fuerza al riñón a trabajar, perjudicando aún más la función de este órgano. Lo mismo ocurre con el exceso de líquidos, ya que estas personas producen poca orina y el exceso de líquidos acaba por acumularse el organismo, causando problemas como hinchazón y mareos.  

Por lo que se debe evitar el uso de: 

  • Sal;
  • Salsas como ketchup, mayonesa, alioli, entre otras;
  • Pasta de tomate;
  • Condimentos como cubitos, salsa de soja y salsa inglesa;
  • Alimentos enlatados y comida preparada congelada;
  • Botanas, papas fritas y galletas con sal;
  • Comida rápida;
  • Sopas en polvo o enlatadas.

Para evitar el exceso de sal, una buena opción es utilizar hierbas aromáticas para sazonar los alimentos como perejil, ajo y albahaca. El médico o nutricionista indicará la cantidad adecuada de sal y de agua permitidas para cada persona individualmente.  

Alimentos ricos en proteínas
Alimentos ricos en proteínas
Sustituir la sal por hierbas aromáticas
Sustituir la sal por hierbas aromáticas

Cómo reducir el potasio de los alimentos

Además de evitar el consumo de alimentos ricos en potasio, también existen estrategias que ayudan a reducir la cantidad de potasio de las frutas y de los vegetales, estas son: 

  • Pelar las frutas y los vegetales;
  • Cortar y enjuagar bien los alimentos;
  • Colocar las verduras a remojar en agua dentro del frigorífico durante un día, antes de su utilización;
  • Colocar los alimentos en una olla con agua y dejar hervir durante 10 minutos. Después escurrir el agua y volver a cocinar con agua nuevamente para luego preparar el alimento como desee.

Otra sugerencia importante es evitar el uso de ollas de presión y de microondas para preparar las comidas, ya que estas técnicas concentran el contenido de potasio en los alimentos por no permitir cambiar el agua. Vea con más detalle cómo disminuir el potasio de los alimentos.

Cómo elegir las meriendas

Las restricciones en la alimentación del enfermo renal pueden dificultar a la hora de escoger los refrigerios. Por esto las 3 recomendaciones más importantes para escoger meriendas saludables son:

  • Comer fruta siempre cocida (cocinar por 2 veces), nunca reutilizando el agua de la cocción, esta debe ser descartada;
  • Restringir los alimentos industrializados y procesados ​​que generalmente son ricos en sal o azúcares, prefiriendo las preparaciones caseras;
  • Evitar la ingesta de alimentos proteicos en las meriendas.

Dieta para la insuficiencia renal aguda

La dieta para la insuficiencia renal aguda se realiza generalmente a nivel hospitalario, debido a que es una situación que ocurre repentinamente y es tratada en el hospital, siendo cuidadosamente calculada por el nutricionista, pudiendo inclusive ser necesario el uso de alimentación a través de una vía intravenosa para administrar la cantidad de nutrientes que el individuo requiera.

Por lo general la función renal suele restablecerse, y el individuo recibe instrucciones específicas sobre qué puede comer para evitar la acumulación de toxinas que se eliminan a través de los riñones. Normalmente esta dieta suele ser baja en proteínas, potasio, sal y fósforo, al igual que en la insuficiencia renal crónica, hasta que la función de los riñones vuelva por completo a la normalidad.
 

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tienes alguna duda o encontraste algún error escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Carregando
...