Pus en la garganta: causas y cómo quitar

Manuel Reis
Revisión clínica: Manuel Reis
Enfermero
Enero 2022

El pus en la garganta se produce por una reacción del propio organismo a las infecciones causadas por virus o bacterias, acompañando otras molestias que causan dolor y fiebre. Estos microorganismos inflaman las amígdalas y la faringe, ocasionando enfermedades como mononucleosis o amigdalitis bacteriana.

El tratamiento de la infección debe ser hecho con el uso de antiinflamatorios como ibuprofeno o nimesulida y, si es necesario se indica también un antibiótico como la amoxicilina o el benzetacil, los cuales son prescritos por el médico general o por el otorrinolaringólogo para ayudar a desinflamar y a quitar el pus.

Además de los medicamentos, existen remedios caseros que pueden ayudar en el tratamiento y acelerar la recuperación de la garganta, como hacer gárgaras con agua y sal, por ejemplo.

Principales causas

El pus en la garganta puede ser causado principalmente por infecciones virales y bacterianas, siendo más común en los niños, embarazadas y adultos de tercera edad. Además, las personas con el sistema inmunitario debilitado o suprimido, causado por algunas enfermedades como virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o el cáncer, tienen mayor riesgo de contraer estos tipo de infecciones.

A continuación se describen los diferentes tipos de infecciones que causan pus en la garganta:

Infecciones virales 

El pus puede producir infecciones en la garganta por los virus que causan el resfriado común, tales como rinovirus, adenovirus, el virus de la gripe o el virus sincitial respiratorio. Otra de las infecciones más comunes que se producen y que pueden causar pus en la garganta es el virus Epstein-Barr, causando mononucleosis y que se transmite por secreciones orales. 

Con menor frecuencia se relaciona con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y del sarampión.

Cómo detectar: es difícil saber si la causa de la pus en la garganta es viral o bacteriana solo mirando la garganta. A pesar de ello, las personas con secreción nasal y tos presentan mayores probabilidades de tener una infección viral. 

A veces, el médico puede solicitar estudios serológicos y análisis de sangre para detectar la presencia de anticuerpos contra el virus responsable.

Infecciones Bacterianas 

Las bacterias más comunes que afectan y que pueden producir pus en la garganta son el estreptococo pyogenes o los estreptococos del grupo A, las cuales provocan afecciones como la faringitis estreptocócica o la amigdalitis estreptocócica.

Cómo detectar: en una infección bacteriana, además de revisar la garganta y evaluar los síntomas, el médico puede tomar muestras de la garganta con un hisopo y realizar análisis para identificar el tipo de bacteria.

Conozca más sobre la amigdalitis bacteriana

Cómo quitar el pus de la garganta

El tratamiento debe realizarse de acuerdo a la causa de la infección, que es diagnosticada por el médico general u otorrinolaringólogo. 

En caso de que la infección sea causada por virus, el tratamiento está enfocado en aliviar los síntomas, siendo recomendado hacer mucho reposo, para que la fiebre pueda remitir con la máxima rapidez y los ganglios linfáticos se alivien. El médico podría indicar algún medicamento para reducir la fiebre. La gran mayoría de los casos se resuelve con el correr de los días de forma satisfactoria. 

Además de esto, durante todo el tratamiento además de descansar, es importante  beber muchos líquidos, para lubricar la garganta y aliviarla.

Si la causa de la enfermedad es por una infección bacteriana, además de tratar los síntomas el médico puede recetar antibióticos.  

Las principales tipos de medicamentos indicados por el médico son:

  • Antiinflamatorios, como ibuprofeno, nimesulida, profenid, para mejorar la inflamación, la fiebre, el enrojecimiento y la dificultad para tragar

  • Corticosteroides, como prednisona o dexametasona, cuando los antiinflamatorios no alivian los síntomas o hay mucha hinchazón en la garganta

  • Antibióticos, como benzetacil, amoxicilina o azitromicina, por ejemplo, se utilizan sólo en casos de infección bacteriana, ya que no son útiles para desinflamar, pero sí para eliminar las bacterias que causan la infección.

En algunos casos, las infecciones pueden causar complicaciones, como la formación de un absceso periamigdalino, acumulación de pus detrás de las amígdalas, y cuando esto ocurre, el médico deberá drenar el pus acumulado. Hay situaciones en las que es necesario la extracción de las amígdalas.   

Sin embargo, hay que recordar que la presencia de bolitas amarillas o blanquecinas en las amígdalas, sin otros síntomas, puede ser señal de cáseum que es formado a partir de acumulación de secreciones en la boca. Conozca cómo debe ser el tratamiento para cáseum.

Remedios caseros 

Existen opciones de remedios caseros que pueden ayudar en el tratamiento de la garganta inflamada y a reducir la cantidad de pus, pero nunca debe ser retirado con el dedo o con un hisopo, ya que se continuará formando mientras no se mejore la inflamación, pudiendo ocasionar heridas, además de empeorar el dolor y la hinchazón en la región. Algunos de los remedios caseros son:

  • Gárgaras con agua tibia y sal, o limón con agua y miel;

  • Té de miel con jengibre, eucalipto, malva, salvia o malvavisco;

  • Tomar jugo de toronja.

Además de esto, también pueden ser realizadas gárgaras con agua oxigenada, añadiendo 2 cucharadas de agua oxigenada en 1 vaso de agua y mezclando hasta que la solución esté bien diluida. Se debe mantener la gárgara durante el mayor tiempo posible, luego se debe escupir y repetir 2 veces más, teniendo cuidado de no tragar la solución. 

El agua oxigenada tiene propiedades antibacterianas y por eso es un excelente remedio casero para la inflamación en la garganta. 

Este tipo de tratamiento puede ser hecho tan pronto como se comience a notar la garganta inflamada para evitar que se agrave, o en conjunto con los medicamentos para quitar el pus de la garganta.  Conozca más remedios caseros para la garganta inflamada

Vea en el vídeo a continuación algunos remedios caseros para la garganta inflamada:

¿Fue útil esta información?

Actualizado por Equipo de Tua Saúde en Enero de 2022. Revisión clínica por Manuel Reis, Enfermero en Enero de 2022.

Bibliografía

  • ELISABET FONT. Faringitis y amigdalitis. Tratamiento etiológico y sintomático. ELSEVIER. 20. 10; 71-78 , 2001
  • MANUAL MERCK. Absceso retrofaríngeo. 2020. Disponível em: <https://www.merckmanuals.com/es-us/professional/trastornos-otorrinolaringol%C3%B3gicos/trastornos-bucales-y-far%C3%ADngeos/absceso-retrofar%C3%ADngeo>. Acceso en 06 Ene 2022
Abrir la bibliografía completa
  • SALVADOR GIMÉNEZ SERRANO. Faringitis. ELSEVIER. 20. NUM.1; 46-49, 2006
  • MANUAL MSD. Celulitis amigdalina y absceso amigdalino. Disponível em: <https://www.msdmanuals.com/es/hogar/trastornos-otorrinolaringol%C3%B3gicos/trastornos-de-la-boca-y-la-garganta/celulitis-amigdalina-y-absceso-amigdalino>. Acceso en 05 Ene 2022
  • THE NEMOURS FOUNDATION. Abscesos periamigdalinos. 2017. Disponível em: <https://kidshealth.org/es/teens/peritonsillar-abscess.html>. Acceso en 06 Ene 2022
Revisión clínica:
Manuel Reis
Enfermero
Diplomado en Fitorerapia Clínica. Formado por la Escuela Superior de Enfermería de Porto y miembro Nº 79026 del Colegio de Enfermeros en Portugal.

Videos Relacionados

  • CURAR EL DOLOR DE GARGANTA con remedios naturales increíbles

    05:41 | 832608 visualizações
  • Me quitaron las AMÍGDALAS ¿Y AHORA?

    07:18 | 219991 visualizações
  • Cómo quitar el dolor con ANTIINFLAMATORIOS NATURALES

    04:31 | 1728741 visualizações