Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Antibióticos- qué son y para qué sirven

El antibiótico es un tipo de medicamento que sirve para combatir microorganismos sensibles, como bacterias, parásitos u hongos que causan enfermedades. Estos medicamentos sólo deben ser utilizados si son indicados por el médico. 

Los antibióticos sirven para tratar diversos tipos de infecciones, como por ejemplo: infección urinaria, en los oídos, ojos, riñones, piel, huesos, órganos genitales, cavidad abdominal, articulaciones o tractores respiratorio y digestivo, sinusitis, forúnculos, úlceras infectadas, amigdalitis, rinitis, bronquitis, o neumonía.

Si estos medicamentos son utilizados incorrectamente o sin la prescripción del médico, pueden causar resistencia y efectos secundarios innecesarios, ya que los antibióticos pueden eliminar también las bacterias que son benéficas para el organismo, como las que viven en los intestinos y en la piel, pudiendo causar el surgimiento de candidiasis, diarrea o infecciones en la piel, haciendo que el tratamiento de la enfermedad sea más difícil.

Antibióticos- qué son y para qué sirven

Dudas comunes sobre los antibióticos

1. ¿Tomar antibióticos hace que aumente de peso?

La ingestión de antibióticos no engorda, ya que no tienen efectos secundarios que indiquen que su uso favorezca al aumento de peso o del apetito. Sin embargo, algunos antibióticos pueden causar indigestión y exceso de gases, pudiendo ocasionar hinchazón en el abdomen, pudiendo ser confundido con aumento de peso.

2. ¿Los antibióticos cortan el efecto de las pastillas anticonceptivas?

Son pocos los antibióticos que reducen el efecto de los anticonceptivos, y recientemente ha sido comprobado científicamente, que sólo la rifampicina y la rifabutina interfieren con su acción. Conozca qué hacer en estos casos.

Sin embargo, como uno de los efectos secundarios más comunes de la mayoría de los antibióticos es la diarrea, existe el riesgo de que el anticonceptivo no se absorba completamente si la diarrea se produce 4 horas después de haberlo ingerido. En estos casos se aconseja la utilización de preservativo desde que se detuvo la diarrea hasta 7 días después.

3. ¿Es necesito tomarse la caja de antibiótico hasta el final?

El antibiótico siempre debe tomarse hasta el final o durante el tiempo que el médico indique, incluso cuando existen señales que indican una mejoría de los síntomas, que suele ocurra al cabo ​de 3 a 5 días de haber iniciado el tratamiento.

En algunos casos, las personas que sienten una mejoría de los síntomas tienen la tendencia de dejar de tomar el antibiótico antes del tiempo recomendado, pero no lo deben hacer, porque las bacterias responsables de causar la infección pueden no haber sido eliminadas por completo. Por lo que al interrumpir el tratamiento, pueden volver a multiplicarse, desarrollando de nuevo la enfermedad y, además de esto, es posible que desarrollen resistencia a los compuestos ya utilizados, haciendo con que el antibiótico sea ineficaz en el futuro. 

4. ¿Por qué los antibióticos causan diarrea?

La diarrea es un efecto secundario común de los antibióticos, que surge debido al efecto que causan sobre la flora intestinal. Lo que ocurre es que los antibióticos son medicamentos que eliminan las bacterias que son sensibles a ciertos compuestos, eliminando por esto tanto a las bacterias malas como a las bacterias buenas, lo que provoca alteraciones en el funcionamiento del intestino.

5. ¿El alcohol corta el efecto del antibiótico?

El alcohol no corta el efecto del antibiótico, pero puede disminuir su eficacia porque el alcohol tiene efecto diurético, lo que puede facilitar la salida del medicamento en la orina y disminuir su concentración en el torrente sanguíneo, pudiendo no ser eficaz para el tratamiento. Además, el uso de alcohol y de antibiótico al mismo tiempo puede sobrecargar el hígado, ya que ambos son metabolizados en este órgano, por lo que la biodisponibilidad del medicamento puede verse perjudicada y puede aumentar la toxicidad del antibiótico.

Por estas razones, normalmente los médicos recomiendan que no haya ingestión de alcohol durante el tratamiento, ya que existen antibióticos específicos que no se pueden ingerir con alcohol, como es el caso del Metronidazol, Tinidazol, Cefoxitina y la combinación de Sulfametoxazol y Trimetoprima, ya que además de ser tóxico para el organismo, puede causar síntomas desagradables como: vómitos, palpitaciones, calor, sudor excesivo, dificultad para respirar, dolor de cabeza e hipotensión.

Antibióticos- qué son y para qué sirven

¿Cuáles son los Antibióticos más utilizados?

Algunos de los antibióticos más utilizados para el tratamiento de infecciones son:

  • Ciprofloxacino: conocido comercialmente como Cipro, es un medicamento indicado para el tratamiento de infecciones respiratorias, de oído, ojos, riñones, piel, huesos u órganos reproductores, así como para el tratamiento de infecciones generalizadas. Las dosis recomendadas de este antibiótico varían entre los 250 y 1500 mg al día, dependiendo de la gravedad de la infección a tratar. 
  • Amoxicilina: indicado para el tratamiento de infecciones causadas por bacterias, como neumonía, bronquitis, amigdalitis, sinusitis, infecciones urinarias o vaginales, de la piel y de las mucosas. Este antibiótico pertenece al grupo de penicilinas y las dosis recomendadas varían entre 750 mg y 1500 mg al día, dependiendo de la gravedad de la infección a tratar. Además de esto, también puede asociarse al ácido clavulánico, para reducir la resistencia de las bacterias al antibiótico. Más información sobre este medicamento en: Antibiótico Amoxicilina.
  • Azitromicina: Indicado en el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio inferior y superior, como sinusitis, faringitis o amigdalitis; infecciones de la piel y tejidos suaves; otitis media aguda y; en las Enfermedades de Transmisión Sexual no complicadas tanto en hombres como en mujeres, causadas por las bacterias Chlamydia trachomatis y Neisseria gonorrhoeae. Asimismo, es indicado para tratar el chancroide causado por Haemophilus ducreyi. Por lo general, las dosis recomendadas varían entre los 500 y los 1000 mg por día, dependiendo de la infección a tratar. 
  • Cefalexina: también puede ser conocida por los nombres comerciales de Keflex, Optocef, Facelit, Nixelaf-C, Ceporexin, Cefalex, entre otros, siendo generalmente indicada para el tratamiento de infecciones del tracto respiratorio, otitis media, infecciones en la piel y tejidos suaves, infecciones urinarias e infecciones óseas. Por lo general, se recomiendan dosis que varían entre los 750 y 1500 mg al día, dependiendo de la gravedad de la infección a tratar. Más información sobre este medicamento en: Antibiótico Cefalexina.
  • Tetraciclina: Comercialmente conocida por Ciclotetryl, Guayatetra, Urovec, Acromicina, entre otros. Es un antibiótico que por lo general se indica para el tratamiento de infecciones causadas por organismos sensibles a la tetraciclina, como la brucelosis, la gingivitis, la gonorrea o la sífilis. En general, las dosis recomendadas varían entre 1500 y 2000 mg al día. 

Es importante tener siempre en cuenta que todos los antibióticos deben tomarse hasta el final de la caja o de acuerdo con las indicaciones dadas por el médico, respetando la duración del tratamiento, incluso cuando se nota mejoría. Los horarios de las dosis también deben ser respetados, para garantizar que el tratamiento cause el efecto deseado.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje