11 Pastillas para la infección de orina (de farmacia y naturales)

Actualizado en febrero 2024

Las pastillas para la infección urinaria o mal de orín, como la nitrofurantoína, escopolamina, fosfomicina, metenamina o amoxicilina, cefalexina, por ejemplo, ayudan a eliminar las bacterias causantes de la infección y a aliviar los síntomas asociados, como dolor o ardor al orinar, ganas frecuentes de orinar o sensación de peso en la barriga, por ejemplo.

La infección urinaria, conocida popularmente como mal de orín, es causada por bacterias del intestino, especialmente Escherichia coli, que llegan al sistema urinario, siendo más común en mujeres, debido a la cercanía entre la uretra y el ano, llevando al surgimiento de los síntomas como fiebre baja constante u orina muy oscura con olor fuerte. Vea si tiene una infección urinaria, realizando nuestro test online de síntomas.  

Además de los medicamentos indicados por el médico, algunas opciones caseras pueden ayudar a aliviar los síntomas y complementar el tratamiento, como el jugo de arándano o el jarabe de uva ursi, ya que tienen acción diurética y antiinflamatoria.

Imagem ilustrativa número 1

Pastillas para la infección de orina

Las principales pastillas para la infección de orina de farmacia son:

1. Fosfomicina

La fosfomicina o fosfomicina trometamol es un antibiótico indicado para el tratamiento a corto plazo de infecciones bacterianas del tracto urinario, como la cistitis, el síndrome uretrovesical o la uretritis, por ejemplo.

Este medicamento actúa eliminando bacterias, como Escherichia coli, Proteus, Klebsiella, Enterobacter, Pseudomonas o Staphylococcus, aliviando los síntomas de la infección del tracto urinario, encontrándose bajo el nombre comercial Fosfocil, Monuril, Fossin, Fostren, Urofos, Acecnou, Monurol, Fomixina, entre otros, comercializado previa presentación de receta médica.

La dosis normalmente recomendada de fosfomicina es de 1 sobre en toma única o 1 sobre cada 24 horas, durante 2 días, que debe tomarse con el estómago y la vejiga vacíos, preferiblemente por la noche, antes de acostarse. En caso de que sea en cápsulas, la dosis puede variar entre 500 mg a 1000 mg, 1 o 2 cápsulas cada 8 horas. Vea cómo tomar correctamente la fosfomicina.

La fosfomicina no debe ser utilizada por niños menores de 12 años ni por personas que estén en hemodiálisis o que tengan insuficiencia renal grave. Durante el embarazo solo debe utilizarse si lo recomienda el obstetra.

2. Nitrofurantoína

La nitrofurantoína es otro antibiótico indicado para el tratamiento de infecciones urinarias agudas o crónicas, como la cistitis o la pielonefritis, por ejemplo.

Este medicamento se puede encontrar en farmacias en forma de cápsulas de 100 mg, con los nombres comerciales Macrodantina, Futroken, Ircilus, Furadantina, Biofurin, Macrofurin, Urofuran, Zuvic o Nitrocare, por ejemplo, o como genérico “nitrofurantoína”.

La dosis habitual recomendada de nitrofurantoína para adultos es de 1 cápsula de 100 mg cada 6 horas durante 7 a 10 días, tomada después de una comida para evitar efectos secundarios gastrointestinales. En caso de tratamiento a largo plazo, el médico puede reducir la dosis. Vea cómo tomar nitrofurantoína.

La nitrofurantoína no debe tomarse en niños menores de 1 mes, en las últimas semanas del embarazo (38-42 semanas), durante la lactancia y en algunos casos de insuficiencia renal.

3. Ciprofloxacino

El ciprofloxacino o clorhidrato de ciprofloxacino es un antibiótico de amplio espectro de la clase de las fluoroquinolonas indicado para el tratamiento de infecciones urinarias bacterianas como cistitis, uretritis gonocócica o pielonefritis aguda.

Este medicamento se encuentra en forma de comprimidos de 500 mg, como genérico “clorhidrato de ciprofloxacino” o bajo los nombres comerciales de Cipraín, Ciprobac, Grifociprox, Ciproflox, Ciproxina, Rexner, Medaflox, Ciriax, Dibactil, Xipromox, Cipro o Cipro XR, por ejemplo, vendidos previa presentación de receta médica.

El ciprofloxacino debe tomarse por vía oral, con un vaso de agua, antes o después de las comidas y la dosis recomendada varía según el tipo de infección del tracto urinario. Vea cómo tomar ciprofloxacino.

La ciprofloxacina no debe ser utilizada por niños, mujeres embarazadas o en período de lactancia, ni por personas con antecedentes de problemas en los tendones causados ​​por el uso de fluoroquinolonas o que tengan miastenia gravis.

Otro antibiótico de la clase de las fluoroquinolonas que puede indicar el médico es el levofloxacino. Vea para qué se usa y cómo tomar levofloxacino.

4. Trimetoprima sulfametoxazol

La ​​​​trimetoprima sulfametoxazol es otro antibiótico que puede ser indicado por el médico para el tratamiento de infecciones urinarias, como cistitis aguda y crónica, pielonefritis, uretritis o prostatitis, por ejemplo.

Este medicamento se encuentra en forma de comprimidos o suspensión oral, con el nombre genérico de trimetoprima sulfametoxazol o bajo los nombres comerciales Bactrim, Soltrim, Bisultrim, Ectaprim F, Bactiber, Maxtrim F, Bacticel, Dosulfin Forte, Sulfatrim, Bactron, entre otros.

Las dosis recomendadas de ​​​​trimetoprima sulfametoxazol para adultos varían según la cantidad de sustancias presentes en el comprimido o suspensión oral, debiendo ser indicadas por el médico. Vea cómo tomar ​​​​trimetoprima sulfametoxazol.

La ​​​​trimetoprima sulfametoxazol no debe ser utilizado por recién nacidos de menos de 6 semanas, mujeres embarazadas o lactantes y por personas con enfermedad hepática o renal, anemia o en tratamiento con warfarina o dofetilida.

5. Cefalexina

La cefalexina es un antibiótico de la clase de las cefalosporinas indicado para el tratamiento de infecciones urinarias causadas por bacterias, como uretritis, cistitis, pielitis, anexitis o prostatitis, por ejemplo.

Este medicamento se encuentra en forma de tabletas, cápsulas o suspensión oral, como genérico o bajo los nombres comerciales de Keflex, Cefalexin, Cefalver, Naxifelar, Butegina, Cefagrand, Septilisim, Ceporexím, Cefaxim, Ceporex, entre otros, y no debe ser utilizado por personas alérgicas a las cefalosporinas o a las penicilinas. Durante el embarazo debe usarse solo si lo recomienda el obstetra.

Las dosis de cefalexina deben ser indicadas por el médico, ya que varían con la edad y el tipo de infección urinaria. Vea cómo tomar cefalexina.

Otro antibiótico de la clase de las cefalosporinas que puede indicar el médico para una infección urinaria grave es la ceftriaxona, que se administra a través de vía intravenosa en el hospital. Vea qué es la ceftriaxona y cuándo se indica.

6. Butilhioscina

La butilhioscina o escopolamina es un antiespasmódico indicado para aliviar las contracciones musculares y los espasmos de las vías urinarias que provocan dolor y malestar al orinar.

Este medicamento se puede encontrar conteniendo solo butilhioscina, con el nombre de Buscapina, o conteniendo butilbromuro de escopolamina y metamizol sódico (dipirona), con el nombre de Buscapina Compositum, teniendo una fuerte acción analgésica en el alivio del dolor causado por la infección del tracto urinario. Vea cómo tomar butilhioscina.

La butilhioscina no debe ser utilizada por niños que tienen diarrea aguda o persistente, mujeres embarazadas o en período de lactancia, así como por personas que sufran de miastenia gravis, dilatación o estrechamiento intestinal o que son alérgicas a la butilhioscina, al metamizol sódico o a cualquiera de los componentes de la fórmula.

7. Flavoxato

El flavoxato es un antiespasmódico indicado para aliviar el dolor y las ganas de orinar producidos por infecciones urinarias como cistitis, prostatitis, uretritis, uretrocistitis o uretrotrogonitis.

Este medicamento se puede encontrar bajo los nombres de Genurin, Geniet, Sigtiphin, Urodutan, Lisur, Urodial, Detrucalm, Bladoxato, Bladuril, Flavoxil, Flavosex, Citogral, Vesitram, entre otros, y debe usarse con indicación médica. Vea cómo tomar flavoxato.

El flavoxato está contraindicado en niños menores de 12 años, mujeres embarazadas o en período de lactancia, así como en personas que padecen de glaucoma, problemas hereditarios raros de intolerancia a la galactosa, deficiencia de lactosa o malabsorción de glucosa-galactosa.

8. Amoxicilina

La amoxicilina trihidrato es la clase de medicamentos llamados antibióticos similares a la penicilina y su acción consiste en detener el crecimiento de las bacterias, siendo indicado en diferentes tipos de infecciones, incluyendo infección urinaria.

Este antibiótico solo puede ser comprado en las farmacias con receta médica bajo los nombres comerciales Amoxiga, Amoxil, Augmentin, Penamox, Amoxibay y Amoxal, o bajo su nombre genérico "amoxicilina", pudiendo encontrarse en presentaciones de 500 mg, 750 mg y 1000 mg. Además, también puede conseguirse asociado con ácido clavulánico. Vea para qué sirve la amoxicilina con ácido clavulánico.

La amoxicilina está contraindicado en personas con antecedentes de alergia a antibióticos betalactámicos como penicilinas y cefalosporinas, y en pacientes con alergia a la amoxicilina o a algún otro componente de la fórmula, Además de eso, no se encuentra indicado en mujeres embarazadas, mujeres en período de lactancia, personas con problemas o enfermedades en los riñones o en tratamiento con otros medicamentos.

9. Fenazopiridina

La fenazopiridina o clorhidrato de fenazopiridina es un analgésico indicado para aliviar el dolor, la sensación de ardor o las molestias al orinar provocados por infecciones de las vías urinarias.

Este medicamento se puede encontrar en forma de cápsulas para uso oral, bajo los nombres comerciales de Urezol, Pirimir, Bioferina, Rezol, Urosaxin, Almax NX, Ribacil, Pyridium, por ejemplo, debiendo ser utilizado únicamente por indicación médica. Vea cómo tomar la fenazopiridina.

La fenazopiridina no debe ser utilizada por niños, mujeres embarazadas o en período de lactancia, ni por personas con insuficiencia renal o hepática grave o que tengan deficiencia de la enzima glucosa-6-fosfato deshidrogenasa.

10. Cranberry

El cranberry, conocido también como arándano rojo, es un suplemento que actúa impidiendo que las bacterias se adhieran a las vías urinarias y favorece la reconstitución de una microflora equilibrada, creando un entorno adverso para el desarrollo de infecciones urinarias, por lo que resulta de gran utilidad como complemento al tratamiento o para prevenir infecciones urinarias recurrentes. Conozca otros beneficios del cranberry.

11. Uro-Vaxom

Uro-Vaxom es una vacuna en forma de comprimidos indicada para la prevención de una infección del tracto urinario, compuesta por componentes extraídos de la bacteria Escherichia coli, que actúa estimulando las defensas naturales del organismo, siendo utilizada para prevenir infecciones recurrentes del tracto urinario o como coadyuvante en el tratamiento de infecciones agudas del tracto urinario. Vea cómo se utiliza la Uro-Vaxom.

Remedios naturales para la infección urinaria

Una solución casera para aliviar los síntomas de la infección urinaria es tomar jugo de arándano, jarabe de uva ursi o vara de oro, por ejemplo. Conozca cómo preparar estos remedios naturales.

Además de esto, los alimentos diuréticos como la cebolla, perejil, sandía, espárrago, guanábana, pepino, naranja o zanahoria, también son un gran complemento al tratamiento de la infección, ya que ayudan a eliminar la orina, contribuyendo a la eliminación de las bacterias.

Es importante recalcar que los remedios caseros no reemplazan el tratamiento para la infección de vías urinarias recomendado por el médico, pero pueden utilizarse para complementarlo y ayudar a aliviar los síntomas más rápidamente.

Vea otros consejos naturales para la infección urinaria en el vídeo a continuación:

Remedios para situaciones especiales

Si la infección del tracto urinario ocurre en niños o mujeres embarazadas, los medicamentos y la dosis pueden ser diferentes, como se indica a continuación:

Infección urinaria infantil

En los niños el tratamiento realizado se utilizan los mismos tipos de antibióticos que en el adulto, la única diferencia es que es dado en forma de jarabe. Es importante que el tratamiento sea siempre indicado por el pediatra, ya que la dosis recomendada para el niño varía de acuerdo a la edad, el peso, los síntomas presentes, la gravedad de la infección y el microorganismo responsable por causarla. 

Infección urinaria en el embarazo

Los medicamentos para la infección urinaria en el embarazo deben ser prescritos por el obstetra, debiendo ser utilizados con mucha precaución para no perjudicar al bebé. Los antibióticos para la infección que son considerados más seguros para tomar durante el embarazo son las penicilinas o cefalosporinas.

Cómo prevenir las infecciones urinarias recurrentes

Existen mujeres que sufren de infecciones urinarias varias veces al año y, en estos casos, el médico puede recomendar hacer un tratamiento de prevención para evitar que vuelvan a surgir, a través de la ingestión diaria de una baja dosis de antibióticos, como el Bactrim, Macrodantina o fluoroquinolonas durante 6 meses o tomando una dosis única de antibiótico después del contacto íntimo, si las infecciones están relacionadas con la actividad sexual.

Además, para evitar infecciones urinarias recurrentes, la persona también puede tomar medicamentos naturales durante un largo período de tiempo o inmunoterápicos.

Además de los medicamentos y de las opciones naturales durante el tratamiento para la infección urinaria, se recomienda no tomar ningún otro medicamento sin el conocimiento del médico y beber alrededor de 1,5 a 2 litros de agua al día, lo que ayuda a eliminar las bacterias del organismo.

Vídeos relacionados