Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.

Ciprofloxacino: para qué sirve, cómo tomarlo y efectos secundarios

El ciprofloxacino, también conocido como ciprofloxacina, es un antibiótico de amplio espectro, el cual es indicado en el tratamiento de varios tipos de infecciones, como bronquitis, sinusitis, prostatitis o gonorrea, por ejemplo. 

Este medicamento está disponible en farmacias, en su versión genérica o bajo los nombres comerciales de Cipraín, Ciprobac, Grifociprox, Ciproflox o Cipro XR, por ejemplo. 

Como cualquier otro antibiótico, el ciprofloxacino solo debe ser utilizado bajo orientación del médico y solo puede ser comprado mediante la presentación de una receta médica. Vea por qué no debe automedicarse.

Ciprofloxacino: para qué sirve, cómo tomarlo y efectos secundarios

Para qué sirve

Este antibiótico está indicado para el tratamiento de infecciones causadas por microorganismos sensibles al ciprofloxacino, tales como:

  • Neumonía;
  • Otitis media;
  • Sinusitis;
  • Infecciones en los ojos;
  • Infecciones urinarias;
  • Infecciones en la cavidad abdominal;
  • Infecciones en la piel, los tejidos blandos, los huesos y las articulaciones;
  • Sepsis. 

Asimismo, también puede ser utilizado en infecciones o como prevención de infecciones en personas con un sistema inmunitario comprometido, o en descontaminación digestiva selectiva en personas que hacen tratamiento con inmunosupresores. 

Por otra parte, en los niños, este medicamento solo debe ser utilizado para tratar infecciones agudas en la fibrosis quística causada por Pseudomonas aeruginosa.

Cómo tomarlo

En el adulto, la dosis recomendada varía de acuerdo con el problema a tratar, los cuales pueden ser:

Problema a tratar:Dosis recomendada por día:
Infecciones del tracto respiratorio2 dosis de 250 a 500 mg

Infecciones del tracto urinario:

 - aguda, no complicada

 - cistitis en mujeres

 - complicada

De 1 a 2 dosis de 250 mg

Dosis única de 250 mg

2 dosis de 250 a 500 mg

GonorreaDosis única de 250 mg
DiarreaDe 1 a 2 dosis de 500 mg
Otras infecciones2 dosis de 500 mg
Infecciones graves, con riesgo para la vida2 dosis de 750 mg

Por otra parte, en el tratamiento de niños con infección aguda de Pseudomonas aeruginosa, la dosis debe ser de 20 mg/Kg, 2 veces al día, hasta un máximo de 1500 mg al día. 

La duración del tratamiento también varía según la infección que se pretende tratar. De esta forma, el tratamiento debe ser de 1 día en casos de gonorrea aguda no complicada y cistitis; hasta un máximo de 7 días en los casos de infección renal, del tracto urinario y de la cavidad abdominal; durante todo el período neutropénico en pacientes con defensas orgánicas debilitadas; un máximo de 2 meses en los casos de osteomielitis, y de 7 a 14 días en el resto de las infecciones. 

En las infecciones estreptocócicas o en aquellas causadas por Chlamydia spp., el tratamiento debe durar por lo menos 10 días debido al riesgo de complicaciones posteriores. Por otra parte, la duración total del tratamiento con ciprofloxacino para la exposición al ántrax por inhalación es de 60 días. En casos de exacerbación pulmonar aguda de fibrosis quística asociada a la infección por Pseudomonas aeruginosa en pacientes pediátricos con edad entre 5 y 17 años, la duración del tratamiento debe ser de 10 a 14 días. 

La posología puede ser alterada por el médico, especialmente en casos de insuficiencia renal o hepática. 

Principales efectos secundarios

Algunos de los efectos secundarios más comunes que pueden surgir durante el tratamiento con ciprofloxacino son náuseas y diarrea. 

Aunque sea inusual, también pueden ocurrir superinfecciones micóticas, eosinofilia, disminución del apetito, agitación, dolor de cabeza, mareo, trastornos del sueño, alteraciones del gusto, vómitos, dolores abdominales, indigestión, exceso de gases intestinales, pancreatitis, aumento de las transaminasas hepáticas, incremento de la bilirrubina y de la fosfatasa alcalina en la sangre, erupciones cutáneas, comezón y urticaria, dolores en el cuerpo, malestar, fiebre y disfunción renal. 

Quién no debe usarlo

Este antibiótico no debe ser usado durante el embarazo ni en la lactancia materna sin la orientación de un médico. Asimismo, tampoco puede tomarse por personas alérgicas al ciprofloxacino o a cualquier componente presente en la fórmula, ni por aquellas que estén bajo tratamiento con tizanidina. 

¿Fue útil esta información?

¡Su opinión es importante! Escriba aquí en qué podemos mejorar nuestro texto:

Consulta el email de confirmación que te enviamos.
Más sobre este tema:

Carregando
...
Enviar mensaje