Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Qué es la sepsis, principales síntomas y cómo identificarla

La infección en la sangre, llamada científicamente de sepsis o septicemia, corresponde a la presencia de microorganismos en el torrente sanguíneo, principalmente hongos y bacterias, llevando a síntomas como fiebre alta, disminución de la presión arterial, aumento de los latidos cardíacos y náuseas, por ejemplo. Cuando la infección no se diagnostica y no se recibe el tratamiento adecuado el microorganismo puede diseminarse por el torrente sanguíneo y lesionar otros órganos, pudiendo llevar a complicaciones y fallo de órganos.

La gravedad de la infección depende del microorganismo que infecta y de la respuesta del organismo de la persona infectada, ya que la personas con el sistema inmunológico comprometido o poco eficaz son más susceptibles a este tipo de infecciones y el tratamiento normalmente es más complicado.

El tratamiento para la infección en la sangre se realiza de acuerdo con el microorganismo identificado por medio de los exámenes de laboratorio, pudiendo ser hecho con el antibióticos o antifúngicos de acuerdo con la recomendación médica y de los resultados de cultivos y perfil de sensibilidad de los microorganismos a los medicamentos.

Qué es la sepsis, principales síntomas y cómo identificarla

Síntomas principales

Los síntomas de septicemia surgen de forma rápida y son frecuentes después de una cirugía o cuando se padece alguna infección en el cuerpo. Algunos de los síntomas iniciales incluyen:

  • Fiebre constante por arriba de 38ºC;
  • Escalofríos;
  • Respiración rápida;
  • Latidos cardíacos acelerados.

Cuando la septicemia no es tratada de forma precoz, pueden surgir otros síntomas más graves como:

  • Náuseas y vómitos;
  • Confusión y dificultad para pensar;
  • Puntos rojos en la piel;
  • Disminución de la cantidad de orina.

Cuando se perciban los signos y síntomas de la infección en la sangre es importante acudir al médico para que puedan se evaluados los síntomas descritos por el paciente y que sean solicitados exámenes para confirmar la infección en la sangre, y se pueda iniciar el tratamiento y evitar complicaciones.

Cuanto más temprano se inicie el tratamiento, mayores serán las posibilidades de evitar complicaciones graves como sepsis y falla de órganos internos. 

¿La Sepsis es grave?

La infección en la sangre es grave de acuerdo con el microorganismo identificado y la capacidad de respuesta del organismo frente a la infección. De esta forma, los recién nacidos, ancianos y personas con deficiencias en el sistema inmune tienen más posibilidades de que la infección en la sangre sea grave. 

Algunos microorganismos poseen alta capacidad infecciosa, siendo capaces de proliferar rápidamente y diseminarse por la corriente sanguínea, lesionando otros órganos y caracterizando el cuadro de choque séptico o septicemia. En caso de que la infección no se identifique rápidamente y sea debidamente tratada, puede haber fallo de órganos y resultar en la muerte de la persona. Conozca todo sobre el choque séptico.

Posibles causas de infección en la sangre

La infección en la sangre puede ser consecuencia de otras infecciones, como infección urinaria, neumonía o meningitis, por ejemplo. Puede surgir después de cirugías debido a la infección de heridas quirúrgicas o la colocación de dispositivos médicos como catéteres y sondas, por ejemplo, siendo considerada una infección hospitalaria relacionada con la asistencia de salud. Conozca lo que es una infección hospitalaria y cómo prevenirla.

Qué es la sepsis, principales síntomas y cómo identificarla

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico de la infección en la sangre se realiza principalmente por medio de exámenes de laboratorio y cultivos. Lo principal en el examen realizado para identificar microorganismos en el torrente sanguíneo es el hemocultivo, que normalmente se realiza durante el internamiento hospitalario y que consiste en la recolección de sangre por un profesional capacitado, pudiendo existir la identificación de bacterias y/u hongos la sangre.

La sangre recolectada se coloca dentro de un recipiente denominado "tubo de hemocultivo" y es enviado al laboratorio para que sea analizado. El tubo es colocado en un equipo que es capaz de proporcionar el ambiente adecuado para el crecimiento de microorganismo. Los tubos permanecen en el equipo por 7 a 10 días, sin embargo, cultivos positivos son identificados en los primeros 3 días. Después de que se detecte que la muestra es positiva, la sangre contenida en el tubo se utiliza para hacer una lámina que pueda ser vista en el microscopio para identificar las características del microorganismo.

Además de la identificación microscópica, se realiza una cultivo en un medio adecuado para que el microorganismo pueda ser aislado y posteriormente sea identificada la especie y los antimicrobianos a los que es sensible o resistente, para que de esta forma se pueda definir el mejor tratamiento. 

El hemograma también puede ser solicitado para la confirmación de la infección, en el cual se verifica la cantidad de leucocitos, que en el caso de la infección está elevado, así como la medición de la Proteína C Reactiva (PCR). Pueden ser solicitado también otros exámenes para la confirmación de la diseminación del microorganismo en el cuerpo, como el urocultivo, cultivo de secreción de la herida, tomografía computarizada y ultrasonido. Vea para qué sirve el hemograma y cómo interpretarlo.

En el caso de sospecha de infección en la sangre por virus, se realizan pruebas serológicas y moleculares para identificar el virus, su concentración en la sangre y, así, determinar el tratamiento, ya que los virus no son identificados por medio del hemocultivo.

Cuál es el tratamiento

El tratamiento se realiza con la persona internada y se establece con base en el microorganismo identificado en la sangre. En el caso de infección por bacterias, se recomienda el uso de antibióticos, que se define con el perfil de sensibilidad de la bacteria. En el caso de infección por hongos, está indicado el uso de antifúngicos según el resultado del antifungigrama.

Puede recomendarse también el uso de medicamentos para aumentar la presión arterial, así como bajas dosis de corticoesteroides e insulina para regular los niveles de azúcar en la sangre. 

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje