Síndrome nefrótico: qué es, síntomas y tratamiento

El síndrome nefrótico es un problema renal que causa la excreción excesiva de proteínas por la orina, ocasionando síntomas, como inflamación de los párpados e hinchazón de los tejidos (edema), cansancio, orina espumosa y dolor abdominal.

El síndrome nefrótico es causado por diversos trastornos que dañan los riñones, generando daños en los glomérulos, que son las estructuras que ayudan a filtrar los desechos y los líquidos del riñón. La causa más común en los niños es la enfermedad con cambios mínimos y la glomerulonefritis membranosa en adultos. Asimismo, este problema puede ser provocado por varios factores, como diabetes, lupus, infecciones virales y Asimismo, el uso excesivo de ciertos medicamentos.

El tratamiento del síndrome nefrótico debe ser indicado por el nefrólogo y consiste en aliviar los síntomas, tratar la causa y prevenir el daño renal, siendo importante que sea tratado lo antes posible, pudiendo llegar a indicar el uso de medicamentos para controlar la presión arterial, diuréticos para bajar la hinchazón y corticoides para disminuir la inflamación, además de ser recomendada una dieta baja en sodio y grasas.

Imagem ilustrativa número 2

Principales síntomas

Los principales síntomas relacionados con el síndrome nefrótico son:

  • Hinchazón en los tobillos y los pies;

  • Hinchazón en el rostro, principalmente en los párpados;

  • Malestar general;

  • Dolor e hinchazón abdominal;

  • Pérdida de apetito;

  • Cansancio;

  • Presencia de proteínas en la orina;

  • Orina con espuma.

Además de esto, el síndrome nefrótico puede complicarse, pudiendo causar aumento o disminución de la presión arterial, dificultad respiratoria, por acumulación de líquidos en los pulmones, el surgimiento de insuficiencia renal aguda o crónica, aumento de los triglicéridos y el colesterol y malnutrición; así como hay mayor riesgo de formación de coágulos y de surgir alguna infección, ya que el sistema inmunitario se encuentra alterado.

Cómo se realiza el diagnóstico

El diagnóstico del síndrome nefrótico es realizado por el nefrólogo o médico general y, en el caso de los niños, por el pediatra. Este es realizado con base en la observación de los síntomas y del resultado de algunos exámenes de diagnóstico, como orina de 24 horas para medir el grado de pérdida de proteínas, además de análisis de sangre para medir la concentración de albúmina y grasas. Conozca más sobre el examen de orina 24 horas y cómo se realiza.

Posibles causas

El síndrome nefrótico puede ocurrir debido a enfermedades renales, como enfermedad de cambios mínimos en niños o glomerulonefritis membranosa en adultos, pero también puede ser consecuencia de otras situaciones, como:

  • Diabetes;
  • Lupus eritematoso sistémico;
  • Infecciones por virus o bacterias;
  • Cáncer;
  • Trastornos genéticos;
  • Trastornos inmunitarios;
  • Uso frecuente o excesivo de ciertos medicamentos, especialmente (AINE).

Además de eso, este síndrome puede ser provocado por ciertas reacciones alérgicas, como a los insectos, hiedra o el roble venenoso. Conozca los principales síntomas a la alergia a piquete de insectos y cómo tratar.

Tratamiento para el síndrome nefrótico

El tratamiento para el síndrome nefrótico debe ser orientado por un nefrólogo e incluye, generalmente, el uso de medicamentos para aliviar los síntomas provocados por el síndrome, los cuales incluyen:

  • Medicamentos para la tensión alta, como Captopril, Benazepril o Enalapril;

  • Diuréticos, como Furosemida o Espironolactona, que aumentan la cantidad de agua eliminada por los riñones, disminuyendo la hinchazón provocada por el síndrome;

  • Medicamentos para reducir la acción del sistema inmune, como corticoides, pues ayudan a disminuir la inflamación en los riñones, aliviando los síntomas.

Asimismo, en algunos casos, puede ser necesario tomar medicamentos para tornar la sangre más fluida, como Heparina o Warfarina; o medicamentos para reducir los niveles de colesterol, como Atorvastatina o Simvastatina, y reducir los niveles de grasas en la sangre y en la orina, los cuales aumentan debido al síndrome, evitando el surgimiento de complicaciones, como embolia o insuficiencia renal, por ejemplo.

Qué alimentación debe seguir

La dieta para el síndrome nefrótico debe incluir una alimentación variada y equilibrada normal en proteínas, potasio y baja en sodio para ayudar a controlar la retención de líquidos y presión arterial. De esta manera, además de disminuir de evitar el agregado de sal a las comidas, se debe evitar los alimentos ricos en sodio, que generalmente son los productos enlatados, congelados, snacks de paquete y comidas rápidas, como pizzas y empanadas, por ejemplo.

Además de esto, el síndrome nefrótico también puede cursar con un aumento en el colesterol y los triglicéridos en sangre, de esta forma es importante evitar la ingesta de alimentos ricos en grasas especialmente saturadas, como carnes rojas, frituras, quesos duros y amarillos, lácteos enteros, bollerías, embutidos o alimentos industrializados, por ejemplo. Conozca cómo debe ser la dieta para bajar las grasas.

Si se acumula líquido en el abdomen, la persona puede necesitar comer con frecuencia y en pequeñas cantidades, ya que la capacidad del estómago se ve reducida por el líquido. No obstante, la dieta debe ser orientada de forma individual por un nutricionista, tomando en cuenta los síntomas presentados