Melasma: qué es, causas y tratamiento

mayo 2021

El melasma, también conocido como paño, es una condición de la piel caracterizada por la aparición de manchas oscuras en el rostro, principalmente en la nariz, mejillas, frente, mentón y labios, y en casos menos comunes puede surgir en los brazos o en el cuello.

Esta afección es más frecuente en mujeres principalmente durante el embarazo debido a cambios hormonales, denominándose cloasma. Además, pueden surgir manchas oscuras por el uso de anticonceptivos, predisposición genética y, principalmente, exposición frecuente o prolongada a la luz ultravioleta o visible, en el caso de computadoras y teléfonos celulares, por ejemplo.

El tratamiento se puede llevar a cabo mediante el uso de cremas que aclaren la piel, como hidroquinona o tretinoína, o a través de procedimientos estéticos como láser, peeling químico o con microagujas; no obstante, las manchas pueden no desaparecer por completo o reaparecer en los casos en que no se usa el protector solar diariamente.

Principales causas

La causa de la aparición del melasma no está todavía muy clara, sin embargo, las manchas suelen aparecer con más frecuencia en personas que quedan expuestas por mucho tiempo al sol o que usan constantemente la computadora o los teléfonos celulares.

En el caso de las mujeres, el melasma puede surgir como consecuencia del embarazo o del uso de píldoras anticonceptivas, por ejemplo. Y en el caso de los hombres, puede estar relacionada con la reducción de testosterona en la sangre, que normalmente disminuye con la edad.

Cómo identificar el melasma

El melasma se caracteriza por la aparición de pequeñas manchas oscuras en la piel, generalmente en la frente, nariz y mejillas, por ejemplo; no obstante, también pueden surgir en otras regiones expuestas al sol, como los brazos o el cuello, y no producen dolor, ardor ni comezón.

Por lo general, las manchas tienen forma irregular y la aparición varía de acuerdo con la exposición a los factores de riesgo, como el sol o el uso frecuente de la computadora, por ejemplo.

Cómo se realiza el tratamiento

El tratamiento del melasma varía de acuerdo al tipo, lugar del cuerpo afectado y la profundidad de la mancha, la cual puede ser superficial o epidérmica, profunda o dérmica, o mixta, por lo tanto, es importante conversar con el dermatólogo para decidir cuál es el tratamiento ideal:

1. Cremas aclaradoras

Las cremas que aclaran las manchas son muy eficaces, a pesar de ser parte de un tratamiento a largo plazo, tienen resultados duraderos, pudiendo ser usadas en cualquier parte del cuerpo:

  • Hidroquinona, contiene un principio activo aclarador y debe ser usado de 1 a 2 veces al día, pero por un tiempo limitado, debido a sus efectos irritantes en la piel, como descamación y comezón;
  • Retinoides, como tretinoína, adapaleno y tazaroteno usados en forma de crema o gel, son útiles para reducir el oscurecimiento de la piel;
  • Corticoide tópico, en pomadas, puede ser usado por un corto período de tiempo para disminuir la inflamación de la piel que puede causar manchas;
  • Ácido azelaico, también tiene un efecto en el control de la cantidad de melanina y el oscurecimiento de la piel;
  • Otros ácidos como ácido kójico, glicólico y salicílico, están presentes en los tratamientos cosméticos y son más eficaces cuando se asocian con otros ácidos para ayudar en el aclaramiento y renovación de la piel.

El tiempo de tratamiento varía de acurdo con el producto utilizado y con la profundidad de la piel afectada, y los resultados pueden comenzar a ser vistos después de 2 a 4 semanas de tratamiento, el cual puede durar hasta cerca de 6 meses.

2. Tratamientos estéticos

Estos tipos de tratamiento deben ser llevados a cabo por profesionales calificados, y son orientados por el dermatólogo, ya que promueven la eliminación de la capa superficial de la piel y proporcionan resultados más rápidos, e incluyen:

  • Peeling químico, se realiza con ácidos, como el glicólico, a concentraciones más fuertes que los usados en cremas, para remover una capa de la piel. Puede ser leve para el melasma superficial o más intenso para el melasma profundo. Conozca los cuidados necesarios al realizarse un peeling químico.
  • Microdermoabrasión, conocido como renovación facial, es una técnica de exfoliación profesional que remueve las capas superficiales de la piel para un aspecto renovado;
  • Microagujas, es una técnica que perfora la piel con microagujas para estimular la producción de colágeno y la circulación de sangre en la piel, lo que puede ser útil para disminuir algunas manchas en la piel, además de reducir las arrugas y flacidez de la cara;
  • Luz intensa pulsada, no es una opción inicial, pero es utilizada en algunos casos en que no mejoran con otros tratamientos e incluso pueden empeorar las manchas en la piel si se usa de forma incorrecta.

Generalmente, son necesarias varias sesiones para poder obtener el resultado deseado, lo que varía de acuerdo con la intensidad y la profundidad del melasma.

3. Tratamiento láser

El láser es una buena opción para el tratamiento de las manchas, ya que libera una onda de calor sobre la piel, que destruye el pigmento de melanina, y está indicado en casos de melasma profundo o que no mejoró con el tratamiento con cremas o cosméticos.

Se realizan sesiones semanales y la cantidad también varía dependiendo de la gravedad y la profundidad de la mancha. Asimismo, este tratamiento debe estar siempre orientado por un dermatólogo capacitado, debido al riesgo de quemaduras en la piel.

4. Nutricosméticos

El uso de algunos suplementos puede ser útil durante el tratamiento de melasma, pues estos reemplazan algunas carencias de vitaminas y minerales importantes para la salud de la piel, que pueden hacer falta en la alimentación.

Algunas opciones son el ácido tranexámico, que inhibe sustancias que causan el oscurecimiento de la piel, además de antioxidantes como la vitamina C, luteína, colágeno, carotenoides, flavonoides, selenio y minerales, que ayudan en la recuperación de la piel, además de prevenir arrugas y flacidez.

5. Protector solar

El protector solar es el tratamiento más importante para el melasma, ya que ningún otro será efectivo sin la protección de la piel contra los rayos del sol. El protector solar debe usarse con el factor mínimo de 15 FPS, todos los días, aunque el día esté nublado o la persona permanezca en lugares cerrados.

También es importante evitar la exposición al sol durante el tratamiento de las manchas, y si estuviera en ambientes soleados, es importante volverse a aplicar protector solar cada 2 horas.

Conozca cuál es el mejor protector solar para su piel y cómo usarlo.

Cómo tratar el melasma en el embarazo

Para tratar el melasma durante el embarazo, también conocido como cloasma, se debe usar protector solar e hidratantes naturales diarios. De preferencia los productos deben ser hipoalergénicos y oil free, para que no dejen la piel grasosa y así evitar el surgimiento de espinillas, también comunes en el embarazo.

El uso de cremas aclaradoras o tratamientos estéticos con productos químicos, ácidos o láser están contraindicados en el embarazo. En casos muy necesarios, el ácido azelaico y ácido salicílico en dosis bajas no presentan riesgo en este período; no obstante, se recomienda que cualquier tratamiento sea postergado hasta el fin del embarazo y la lactancia.

Asimismo, debido a las alteraciones hormonales del embarazo, el tratamiento de manchas en la piel se dificulta, y también es muy probable que las manchas en la piel se mejoren naturalmente al final de la gestación.

¿Fue útil esta información?

Actualizado por Jean-Erick De Almeida - Odontólogo, en mayo de 2021.

Bibliografía

  • SOCIEDADE BRASILEIRA DE DERMATOLOGIA. Melasma. Disponível em: <https://www.sbd.org.br/dermatologia/pele/doencas-e-problemas/melasma/13/>. Acceso en 18 may 2021
  • STEINER, Denise; FEOLA, Camila; BIALESKI, Nediana; SILVA, Fernanda A. M. Tratamento do melasma: revisão sistemática. Surgical & Cosmetic Dermatology. 87-94, 2009
Equipo editorial constituido por médicos y profesionales de salud de diversas áreas como enfermería, nutrición, fisioterapia, análisis clínicos y farmacia.