Microneedling: qué es, para qué sirve y cómo usarlo

El microneedling, conocido también como DermaRoller o microagujas, es un tratamiento que sirve para remover cicatrices del acné, ocultar manchas, otras cicatrices, arrugas o líneas de expresión de la piel, a través de una estimulación natural que se realiza con microagujas que penetran en la dermis, favoreciendo la formación de nuevas fibras de colágeno, que dan firmeza y sustento a la piel. 

Este tratamiento puede realizarse de dos formas, usando un aparato manual llamado Dermaroller o un aparato automático llamado DermaPen.

Este tratamiento puede causar un poco de dolor e incomodidad, ya que son usadas agujas de más de 0,5 mm, por lo que puede indicarse la aplicación de una pomada anestésica antes de iniciar el procedimiento. En los casos en que se utilizan agujas menores, no necesitan de la aplicación de la pomada. ​​​​​​ 

Microneedling: qué es, para qué sirve y cómo usarlo

Para qué sirve 

El microneedling estimula la producción natural de colágeno y puede indicarse para:

  • Eliminar por completo las cicatrices causadas por el acné o por pequeñas heridas;
  • Disminuir los poros dilatados de la cara;
  • Combatir las arrugas y promover el rejuvenecimiento de la piel;
  • Ocultar las arrugas y las líneas de expresión, especialmente aquellas alrededor de los ojos, cuero cabelludo y surco nasogeniano;
  • Aclarar manchas en la piel;
  • Eliminar estrías.

Además, el dermatólogo también puede indicar el microneedling para ayudar en el tratamiento de la alopecia, una enfermedad que se caracteriza por la rápida y repentina pérdida de cabello del cuero cabelludo o de otra zona del cuerpo.

Cómo se realiza el tratamiento en casa

Pasar el rodillo de forma horizontal, vertical y diagonal 5 veces en cada área
Pasar el rodillo de forma horizontal, vertical y diagonal 5 veces en cada área

Para realizar el tratamiento de microneedling en casa, se debe usar un equipo con agujas de 0,3 o 0,5 mm, siguiendo las indicaciones a continuación:

  • Desinfectar la piel, lavando adecuadamente;
  • Aplicar una buena capa de pomadas anestésica y dejar que actúe durante 30-40 minutos, en caso de tener la piel muy sensible;
  • Quitar completamente el anestésico de la piel;
  • Pasar el aparto por la cara, en sentido horizontal, vertical y diagonal, 15 a 20 veces en total, sobre cada zona. En la cara, puede comenzar en la frente, después en la barbilla y por último, por ser más sensibles, pasar en las mejillas y el área cerca de los ojos; 
  • Después de haber pasado el rodillo por toda la cara, debe limpiarse nuevamente, con algodón y suero fisiológico;
  • Posteriormente debe aplicarse la crema o suero más adecuado a su caso, con ácido hialurónico, por ejemplo. 

Es normal que la piel quede roja al usar el rodillo, pero después de lavar la cara con agua fría o agua termal, y aplicar la loción cicatrizante rica en vitamina A, la piel queda menos irritada. 

Durante el tratamiento es fundamental usar un bloqueador solar todos los días para que la piel no se manche y siempre mantener hidratada la piel. En las primeras 24 horas después del tratamiento con microagujas no se recomienda usar maquillaje.  

Cómo funciona el tratamiento 

Las agujas penetran en la piel causando microheridas y enrojecimiento, estimulando naturalmente la regeneración de la piel, con la producción de colágeno. 

Al comenzar el tratamiento, se recomienda iniciar con agujas pequeñas, de alrededor 0,3 mm, y si fuera necesario, podrá aumentar el tamaño de la aguja a 0,5 mm, principalmente cuando el tratamiento se realiza en la cara. 

Si desea remover estrías rojas, cicatrices antiguas o cicatrices de acné muy profundas, el tratamiento debe hacerse con un profesional, el cual podrá usar agujas de 1, 2 o 3 mm. Con agujas mayores de 0,5 mm se recomienda que el tratamiento sea realizado por el fisioterapeuta o por el dermatólogo, sin embargo, con agujas de 3 mm, el tratamiento sólo debe realizarlo el dermatólogo. 

Contraindicaciones 

El tratamiento con microagujas está contraindicado en las siguientes situaciones:

  • Acné muy activo con espinillas y puntos negros presentes;
  • Infección por herpes labial;
  • Si se encontrara tomando medicamentos anticoagulantes, como heparina o aspirina;
  • Si tuviera historial de alergias a pomadas anestésicas locales;
  • En caso de diabetes mellitus no controlada;
  • Si estuviera bajo radioterapia o quimioterapia;
  • Si posee alguna enfermedad autoinmune;
  • Cáncer de piel.

En estas situaciones no debe realizar este tipo de tratamiento sin antes consultar al dermatólogo.

¿Fue útil esta información?

Bibliografía

  • LIMA, Angélica Aparecida de, et al. Os benefícios do microagulhamento no tratamento das disfunções estéticas. Revista Científica da FHO|UNIARARAS. Vol.3. 1.ed; 92-99, 2015
  • KALIL, Célia, et al. Microagulhamento: série de casos associados drug delivery. Surgical & Cosmetic Dermatology. Vol.9. 1.ed; 96-99, 2017
  • SANTANA, Cândida Naira Lima e Lima, et al. Microagulhamento no tratamento de cicatrizes atróficas de acne: série de casos. Surg Cosmet Dermatol. Vol.4. 1 ed; 63-5, 2016
  • BORGES, Fábio dos Santos; SCORZA, Flávia Acedo. Terapêutica em Estética: Conceitos e Técnicas. 1.ed. São Paulo: Phorte, 2016. Terapia de indução de colágeno.
Más sobre este tema: