Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Sistema linfático: Qué es, función, enfermedades y anatomía

El sistema linfático es un complejo conjunto de órganos linfoides, tejidos, vasos y conductos, que se distribuyen por todo el cuerpo, cuyas principales funciones son producir y madurar las células de defensa del organismo, además de drenar y filtrar el exceso de líquido del cuerpo, encaminándolo para el torrente sanguíneo.

Esta captación de líquido, llamado linfa, ocurre a través de capilares, que son finos vasos que se comunican con las células y, al alcanzar niveles más profundos del cuerpo, los capilares se convierten en vasos linfáticos más grandes. Durante la circulación en los vasos linfáticos, la linfa pasa a través de órganos, como los ganglios, adenoides y bazo, responsables por la producción, almacenamiento y maduración de las células del sistema inmune, tales como linfocitos, responsables por la defensa y lucha contra microorganismos extraños. 

Sistema linfático: Qué es, función, enfermedades y anatomía

Funciones del sistema linfático

El drenaje linfático es un procedimiento que consiste en realizar un masaje con movimientos suaves, el cual tiene como objetivo estimular y facilitar la circulación de la linfa por sus vasos y llegar de forma más rápida al torrente sanguíneo. 

Como el sistema linfático no tiene un bombeo, como el realizado por el corazón en el torrente sanguíneo, este masaje podría ayudar a retornar la linfa, principalmente en personas que sufren de fragilidad de estos vasos y que tienen una tendencia a acumular líquidos en los tejidos. 

Este procedimiento, cuando se realiza con la técnica correcta, puede ser útil para eliminar cualquier tipo de hinchazón en el rostro o en el cuerpo. 

Enfermedades principales

Algunas de las principales enfermedades que pueden afectar al sistema linfático son:

  • Malformaciones del sistema linfático: pueden ocurrir alteraciones de los vasos o ganglios linfáticos causadas, generalmente, por enfermedades genéticas. 
  • Filariasis: también conocida como elefantiasis, es una enfermedad infecciosa causada por un parásito transmitido por mosquitos, los cuales ocupan y obstruyen los vasos y ganglios linfáticos, causando hinchazón del miembro afectado. Conozca más sobre los síntomas y tratamiento para la elefantiasis
  • Lesiones en la circulación linfática: pueden ser causadas por golpes, procedimientos quirúrgicos o tratamiento, como radioterapia contra el cáncer, causando alteraciones en la capacidad de drenar la linfa. Esta situación es particularmente frecuente en el caso de mujeres que pasaron por tratamiento contra el cáncer de mama, ya que puede ser necesario retirar los ganglios linfáticos de la región de la axila. 
  • Cáncer: puede causar compromiso de la circulación linfática por alcanzar sus vasos y órganos, como el linfoma o por la metástasis o crecimiento de tumores, como de mama, abdominales o cabeza y cuello, por ejemplo. Conozca qué puede causar cáncer linfático. 

Al perjudicar la correcta circulación de linfa para el torrente sanguíneo, estas enfermedades dan origen al linfedema, que es la hinchazón en el cuerpo producido por la acumulación de linfa y líquido en los tejidos del cuerpo. 

Anatomía del sistema linfático

Este importante sistema esta compuesto por una red compleja de células, vasos, tejidos y órganos, los cuales desempeñan varias funciones. Los componentes principales incluyen:

1. Linfa

Es el líquido que fluye a través de la circulación linfática, generalmente, originado del extravasado del fluido del torrente sanguíneo para el tejido alrededor de las células.

Función: el líquido fuera de los vasos es capaz de bañar las células, ofreciendo los nutrientes necesarios, pero al ser captado por el torrente linfático, se transforma en linfa, la cual es transportada para el corazón, con la finalidad de retornar para el torrente sanguíneo. 

2. Capilares y vasos linfáticos

Los capilares son pequeños y finos vasos linfáticos que entran en contacto con las células del organismo y captan líquidos y, a medida que llevan la linfa para el corazón, crecen y forman los vasos linfáticos mayores y conductos. 

Función: captan y absorben el líquido y proteínas alrededor de las células, evitando la acumulación de líquidos e hinchazón del cuerpo. 

3. Conductos linfáticos

Son grandes canales linfáticos, conocidos como conducto torácico y conducto linfático derecho, donde drena la circulación linfática antes de llegar al torrente sanguíneo.

Función: el conducto torácico recolecta y conduce la mayor parte de la linfa del cuerpo para la sangre; por otra parte, el conducto linfático derecho es responsable por drenar la linfa de todo el miembro superior derecho y del lado derecho de la cabeza, del cuello y del tórax para el torrente sanguíneo. 

4. Órganos linfáticos

Son órganos distribuidos a lo largo del trayecto de los vasos linfáticos, los cuales presentan diversos tamaños, estructuras y funciones, que pueden ser estimulados siempre que haya una infección o inflamación. Los principales son:

  • Médula ósea: es una estructura localizada dentro de ciertos huesos, los cuales tienen la función de formar diversas células que componen la circulación del cuerpo, incluyendo los linfocitos, que son las células de defensa del sistema linfático.
  • Timo: es una glándula localizada en la parte superior del tórax, que tiene la función de desarrollar y proliferar los linfocitos T procedentes de la médula ósea para luego dirigirse a otros tejidos linfoides, donde se vuelven activos para la respuesta inmune. 
  • Ganglios: son pequeños órganos redondeados que se encuentran distribuidos a lo largo de los vasos linfáticos, responsables por filtrar la linfa, removiendo microorganismos, como bacterias y virus y otras partículas de la circulación, además de ser responsables de la maduración y almacenamiento de ciertos linfocitos, los cuales están listos para actuar contra infecciones. 
  • Bazo: es un órgano linfático situado en la parte superior izquierda del abdomen, responsable por el almacenamiento y maduración de linfocitos, además de filtrar la sangre, eliminando microorganismos y células envejecidas. 

Además de eso, existen las amígdalas y las adenoides, que son aglomerados de nódulos linfáticos situados en la boca, región inferior de la lengua y faringe, además de las placas de Peyer, las cuales están situadas en el intestino y también son responsables por producir células del sistema inmune y de ayudar en la protección contra microorganismos. 

Bibliografía >

  • FILHO, Geraldo B. Bogliolo: Patologia Geral. 6 ed. Rio de Janeiro: Guanabara Koogan, 2018. 147.
  • GUYTON Arthur, HALL John. Tratado de fisiologia médica. 13º. Brasil: Elsevier, 2017. 198-201.
¿Fue útil esta información?   
 /  No

Si tiene alguna duda, escríbala en el espacio a continuación para que podamos mejorar nuestro texto:

Atenção! Solo podremos responderle si coloca su email a continuación.
Recibirá un email con un enlace al que debe acceder para confirmar que el email le pertenece.
Más sobre este tema:

Publicidad
Carregando
...
Fechar Simbolo de finalizado

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje