Active las notificaciones para no perder las publicaciones de salud y de bienestar más interesantes.
¿Qué necesitas saber?

Cáncer: signos y síntomas a los que debe mantenerse atento

El cáncer en cualquier parte del cuerpo puede provocar síntomas genéricos como pérdida de más de 6 kg sin hacer dieta, cansancio excesivo o tener algún dolor que no pasa. Sin embargo, para llegar al diagnóstico correcto es necesario hacer una serie de exámenes para descartar otras enfermedades.

Normalmente el cáncer se diagnostica cuando la persona presenta síntomas bien específicos, que pueden surgir de una hora a otra, sin explicación o como consecuencia de una enfermedad que no fue correctamente tratada. Como puede suceder cuando una úlcera gástrica evoluciona a cáncer de estómago, por ejemplo. Vea las señales más comunes de cáncer en el estómago.

Por esto, en caso de sospecha se debe acudir al médico para realizar todos los exámenes que sean necesarios, ya que diagnosticar el cáncer en una fase inicial aumenta las posibilidades de cura.

Cáncer: signos y síntomas a los que debe mantenerse atento

1. Pérdida de peso sin hacer dieta o practicar ejercicios

La pérdida de peso rápida hasta un 10% del peso inicial, sin estar haciendo dieta o actividad física intensa es un síntoma frecuente en personas que están desarrollando cáncer, principalmente cáncer de páncreas, estómago o esófago, pero que también pueden surgir en otras enfermedades. Conozca otras enfermedades que pueden causar pérdida de peso.

2. Cansancio intenso realizando pequeños esfuerzos

El cansancio extremo es una señal que puede indicar que se está desarrollando cáncer porque en estos casos es común el desarrollo de anemia o de pérdida de sangre a través de las heces, lo que conlleva a la disminución de los glóbulos rojos y a la reducción de oxígeno en la sangre, provocando una intensa fatiga que surge de mañana al despertar, al subir escaleras o al intentar arreglar la cama, por ejemplo.

3. Dolor que no desaparece

El dolor localizado en una región determinada es común en varios tipos de cáncer como en el cáncer cerebral, óseo, de ovario, testicular o en el intestino. En la mayoría de los casos, este dolor no se alivia con el reposo y no es causado por hacer ejercicio excesivo u otras enfermedades, como artritis o lesión muscular. Es un dolor persistente que no cede con ningún método alternativo como compresas frías o calientes, solamente con analgésicos fuertes.

4. Fiebre que aparece y desaparece, sin tomar medicamento

La fiebre irregular puede ser una señal de cáncer como leucemia o linfoma, surgiendo debido a que el sistema inmune está debilitado. En general, la fiebre aparece durante algunos días y desaparece sin necesidad de tomar medicación, volviendo a aparecer de forma inestable y sin estar ligada a otros síntomas como los de la gripe.

Cáncer: signos y síntomas a los que debe mantenerse atento

5. Alteraciones en las heces

Tener variaciones como heces muy duras o diarrea por más de 6 semanas puede ser una señal de cáncer, principalmente de cáncer intestinal. Además de esto, en algunos casos también pueden aparecer grandes cambios en el patrón intestinal como hacer heces muy duras durante algunos días y, en otros días diarrea, además de tener la barriga hinchada, y síntomas como náuseas y vómitos.

Esta variación en el patrón de las heces debe ser persistente y no debe tener relación con la alimentación u otras enfermedades intestinales como intestino irritable.

6. Dolor al orinar u orina oscura

Los pacientes que están desarrollando cáncer pueden tener dolor al orinar, orina con sangre y ganas de orinar con mayor frecuencia, siendo señales más comunes en el cáncer de vejiga o de próstata. Sin embargo, este síntoma también es común en la infección urinaria y por eso se debe realizar un examen de orina para descartar esta hipótesis.

7. Cicatrización lenta de las heridas 

La aparición de heridas en cualquier región del cuerpo como por ejemplo en la boca, piel o vagina, que demoran más de 1 mes en cicatrizar, también puede indicar cáncer en una fase inicial, pues el sistema inmune está más débil y ocurre disminución de las plaquetas que son responsables de ayudar en la cicatrización de las heridas. Sin embargo, la cicatrización también es más lenta en los diabéticos, siendo por este motivo muy importante hacer exámenes para la diabetes.

8. Sangrados

La hemorragia también puede ser una señal de cáncer, que puede ocurrir en la fase inicial o en una fase más avanzada, pudiendo surgir sangre en la tos, en las heces, en la orina o en los pezones, dependiendo de la región del cuerpo afectada.

Sangrado vaginal excesivo, flujo vaginal oscuro, ganas constantes de orinar, fiebre y cólicos menstruales pueden indicar cáncer de útero.

9. Manchas en la piel

El cáncer puede provocar cambios en la piel como manchas oscuras en la piel, piel amarillenta, manchas rojas o púrpuras y piel áspera que causa picazón.

Además de esto, pueden surgir cambios en el color, el formato y el tamaño de una verruga, lunar, mancha o pecas de la piel, pudiendo indicar cáncer de piel u otro tipo de cáncer.

Cáncer: signos y síntomas a los que debe mantenerse atento
 

10. Nódulos e inflamación de los ganglios

Los nódulos pueden surgir en cualquier región del cuerpo como el pecho o los testículos. Además de esto, puede ocurrir que la barriga se hinche debido al aumento del hígado, del bazo y del timo e hinchazón de los ganglios situados en las axilas, la ingle y el cuello, por ejemplo. Este síntoma puede estar presente en diversos tipos de cáncer.

11. Atragantarse con frecuencia 

En pacientes con cáncer puede surgir dificultad para tragar, provocando que se atragante y que cause tos persistente, principalmente cuando el paciente está desarrollando cáncer de esófago, estómago o faringe, por ejemplo.

Inflamación de los ganglios del cuello, aumento del abdomen, palidez, sudoración, manchas moradas en la piel y dolor en los huesos pueden indicar leucemia.

12. Ronquera y tos por más de 3 semanas

La tos persistente, la falta de aire y la voz ronca puede ser una señal de cáncer de pulmón, laringe o tiroides, por ejemplo. La tos seca persistente, acompañada de dolor de espalda, falta de aire y cansancio intenso pueden indicar cáncer de pulmón.

13. Cambios en las mamas

Cambios en el tamaño de la mama, enrojecimiento, la presencia de una bolita en el seno o de un ganglio inflamado en la axila, formación de costras o heridas en la piel junto al pezón y salida de líquido a través de este, puede indicar cáncer de mama.

La presencia de estos síntomas no siempre indican la existencia de un tumor o de un cáncer, sin embargo, pueden sugerir la existencia de que algo puede estar ocurriendo en el organismo y, por lo tanto, es importante acudir al médico tan pronto como sea posible para evaluar el estado de salud, realizar exámenes de diagnóstico e iniciar el tratamiento lo más pronto posible, en caso de ser necesario, principalmente en aquellos individuos que poseen antecedentes de cáncer en la familia.

Qué hacer si sospecha de cáncer

En caso de sospecha de cáncer se debe acudir al médico para realizar exámenes de sangre como PSA, CEA o CA 125, por ejemplo, debido a que los valores normalmente se incrementan ante la presencia de un cáncer.

Además de esto, el médico puede indicar una ecografía o resonancia magnética para observar el órgano y confirmar si es cáncer o no y, en algunos casos, puede ser necesario la realización de una tomografía o de una biopsia. Vea cuáles son los exámenes de sangre que detectan el cáncer.

Después de saber qué tipo de cáncer la persona tiene, el médico dará a conocer todos los tratamientos posibles e incluso la probabilidad que tiene de curarse.

Cáncer: signos y síntomas a los que debe mantenerse atento

¿Por qué estar atentos a los signos y síntomas del cáncer?

Es importante estar atento a los signos y síntomas que pueden surgir ante la presencia de un cáncer, sobretodo si son síntomas que surgen de repente y están presentes por más de 1 mes, debiendo recurrir al médico tan pronto como sea posible para realizar el diagnóstico y confirmar o no la enfermedad, ya que el tratamiento es más eficaz cuando el cáncer se diagnostica precozmente.

De esta forma la probabilidad de que el cáncer se propague a otras regiones del cuerpo es menor, además de aumentar las probabilidades de curación.

Cómo surge el cáncer

El cáncer puede surgir en cualquier persona y en cualquier fase de la vida, caracterizándose por la reproducción descontrolada de algunas células, que pueden comprometer el funcionamiento de algún órgano. Este crecimiento desordenado y descontrolado ocurre por una alteración genética que puede ser hereditaria, puede estar relacionado con complicaciones de alguna enfermedad o por algunos factores externos como el humo del cigarrillo, el consumo de alimentos ricos en grasa y alimentos refinados, la exposición a metales pesados, rayos ultravioletas o radiación, por ejemplo.

Cómo se realiza el tratamiento

Después de que el médico diagnostica el cáncer y en qué estadio se encuentra, debe indicar cuáles son las opciones de tratamiento, ya que pueden variar dependiendo de la edad de la persona, del tipo de tumor, del estadio donde se encuentra y si tiene metástasis o no.

Cáncer: signos y síntomas a los que debe mantenerse atento

Por lo que las opciones de tratamiento son:

1. Cirugía

Para retirar todo el tumor, parte de él o incluso otros tejidos que puedan estar afectados. Este tipo de tratamiento para el cáncer está indicado para tumores como el cáncer de colon, cáncer de mama y de la boca, por ser zonas más fáciles de operar.

2. Radioterapia

Consiste en la exposición a la radiación ionizante que puede disminuir el tamaño del tumor, y puede ser indicada antes o después de la cirugía.

El paciente durante el tratamiento no siente nada, pero después de la sesión de radioterapia pueden surgir efectos secundarios como náuseas, vómitos, diarrea, piel roja o sensible, que duran sólo unos días. El descanso es importante en la recuperación del paciente después de la sesión de la radioterapia.

3. Quimioterapia

Se caracteriza por la ingestión de un cóctel de medicamentos en forma de comprimidos o inyecciones, que se administran en el hospital o en el centro de tratamiento.

La quimioterapia puede estar constituida por la ingestión de un sólo un medicamento o puede ser una combinación de medicamentos. Los efectos secundarios de la quimioterapia son varios como anemia, caída del cabello, náuseas, vómitos, diarrea, heridas en la boca o cambios en la fertilidad. La quimioterapia a largo plazo puede también provocar leucemia o cáncer en la sangre, aunque es raro. 

4. Inmunoterapia

Son medicamentos que hacen que el propio organismo sea capaz de reconocer las células cancerígenas, combatiéndolas de forma más eficaz. La mayoría de los tratamientos con inmunoterapia son inyectables y actúan en todo el cuerpo, pudiendo provocar síntomas de reacciones alérgicas como erupción cutánea o picazón, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular o náuseas.

5. Terapia hormonal

Son comprimidos que sirven para combatir las hormonas que pueden estar relacionadas con el crecimiento del tumor. Los efectos secundarios de la terapia hormonal dependen del medicamento utilizado o de la cirugía, pero puede incluir impotencia, cambios menstruales, infertilidad, sensibilidad en las mamas, náuseas, dolor de cabeza o vómitos.

6. Trasplante de médula ósea

Puede ser utilizado en los casos de cáncer en las células sanguíneas como leucemia, y tiene como objetivo sustituir la médula ósea enferma por células normales de médula ósea. Antes del trasplante, el individuo recibe tratamiento con altas dosis de quimioterapia o radioterapia para destruir las células cancerosas o normales de la médula, para luego recibir el trasplante de médula ósea sana de otra persona compatible. Los efectos secundarios del trasplante de médula ósea pueden ser infecciones, anemia o rechazo de la médula ósea sana.

7. Fosfoetanolamina

La fosfoetanolamina es una sustancia que está en fase de prueba, que parece ser eficaz en la lucha contra el cáncer, aumentando sus posibilidades de curación. Esta sustancia puede identificar y eliminar las células cancerígenas, pero todavía se necesitan más estudios que puedan comprobar su eficacia.

Estos tratamientos deben ser orientados por el oncólogo y pueden ser usados solos o combinados entre sí para disminuir el riesgo de metástasis, que ocurre cuando el tumor se extiende a otras regiones del cuerpo y también para aumentar las posibilidades de cura.

¿Te gustó lo que leíste?   
 /  No

Si tiene alguna duda o encontró algún error, escríbenos a continuación para que podamos mejorar el texto. No le responderemos directamente. Si quiere una respuesta haga clic en Contacto.

Enviar Carregando elementos na página
Más sobre este tema:


Publicidad
Carregando
...
Fechar

Puede preguntar

Fechar
¡Es hora de quitarse todas las dudas!
Erro
Erro
Erro
Marque la casilla de verificación anterior.
Enviar mensaje